Regresa “Numancia” de la Compañía Nacional de Teatro en breve temporada

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En una breve temporada, El Cerco de Numancia de la Compañía Nacional de Teatro (CNT), tragedia histórica y contemporánea estrenada el año pasado durante el Festival Internacional Cervantino, tendrá funciones en el Centro Cultural del Bosque (CCB) de esta ciudad.

Del 9 al 17 de diciembre, de jueves a domingo, en el Teatro Julio Castillo, la magna producción se montará por segunda vez en ese recinto, después de estar brevemente de noviembre a diciembre de 2016.

Dirigida por Juan Carillo en la versión de Ignacio García –original nada menos y nada más que de Miguel de Cervantes Saavedra que data de 1784–, la obra se llevó a cabo para conmemorar los 400 años de la muerte del autor de El Quijote de la mancha.

Según Carrillo, a pesar de ser un relato histórico basado en La Numancia” o “La destrucción de la Numancia”, que narra la valentía del pueblo numantino en medio de las guerras celtíberas hacia el año 134 A.C., se trata de una historia 100% contemporánea:

“Está llena de metáforas que aluden al imaginario del espectador y a la conciencia”, así como referentes claros a México, dijo Juan Carrillo a Proceso en su momento:

“Es una pieza universal, una metáfora donde puede ser una persona, un ejército, un país, un contexto político, cultural, la sociedad misma, lo que sea que te rodee y busca destruirte. Es una tragedia donde no hay un protagónico, todos lo son, el protagónico es el pueblo entero. Habla el general Escipión y el embajador numancio Coradino, pero como la voz de un pueblo, como estrategia porque alguien tiene que tomar la voz”.

El Cerco de Numancia narra el momento en que, tras casi 20 años de repeler los ataques romanos, Numancia, capital de los palendones (cuyos restos permanecen sobre el Cerro de la Muela, en Garray, a siete kilómetros al norte de la actual ciudad de Soria, España) se unen para combatir al general Escipión, enviado para cercarla y dejar a sus pobladores a merced de la inanición.

Sobre el origen de la pieza, explicó:

“La pelea por Numancia alude a todos los pueblos, incluido a México: la defensa de la tierra. Porque es el origen de todo y lo que da origen a las batallas.

“Aquí la tierra recuerda a México, a la revolución, al movimiento indígena, zapatista, así que trabajamos una serie de metáforas manipulando la tierra de muchas maneras. En este Cerco de Numancia el lodo es vida, y la sangre misma, no hay una sola gota de sangre, así que me parece que logramos un juego interesante con los actores en estrecha relación con la tierra”.

La obra fue montada por segunda ocasión tras 40 años de que la CNT produjo la primera en 1973 con adaptación del poeta José Emilio Pacheco (1939-2014), Manuel Montoro como director, vestuario de Guillermo Barclay, y música de Mariano Ballesté.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios