El 9 y la numerología de John Lennon (1940-1980)

CIUDAD DE MÉXICO, (apro).- A finales de noviembre, la policía alemana detuvo en Berlín al turco Karol Karsan, hallado culpable de vender por Europa los diarios que escribió John Lennon (Liverpool, octubre 9 de 1940 – Nueva York, diciembre 8 de 1980) en su departamento neoyorkino durante los últimos años de su vida.

Lennon fue asesinado a la entrada de los edificios Dakota hace 37 años y sus diarios originalmente fueron sustraídos por su asistente Fred Seaman, quien a su vez los prestó al periodista neoyorquino Robert Rosen (Brooklyn, 1952).

Rosen publicó la historia de aquellos tomos (uno de los cuales no ha sido recuperado por Yoko Ono) en su polémico libro Nowhere Man (traducido al castellano en 2002 como Los días finales de John Lennon en Penguin Random House).

Poco antes de viajar a Argentina, donde presentará su nueva edición de autor en español, corregida y aumentada, de Nowhere Man. Los últimos días de John Lennon, con nueva introducción y cinco capítulos extra, traducción de René Portas (robertrosennyc.com) en 300 páginas, Rosen permitió publicar fragmentos del capítulo “El libro de los números” acerca de la pasión fanática que sentía Lennon por la numerología y sus lecturas supersticiosas del Tarot.

El libro de los números

Mucho antes de descubrir la numerología, John estuvo consciente de la fuerte presencia del número 9 en su vida. Él y Sean nacieron ambos el 9 de octubre. Hay canciones de Los Beatles tituladas “One After 909” y “Revolution 9”.

La cubierta del álbum Walls and Bridges, que contiene la canción “Number 9 Dream”, es un dibujo que él hizo en la escuela cuando tenía 11 años. Se trata de una pintura de un partido de futbol que exhibe prominentemente en la camiseta de uno de los jugadores el número 9. Brian Epstein vio por primera vez a Los Beatles en The Cavern el 9 de noviembre de 1961. Exactamente cinco años después, el 9 de noviembre, John conoció a Yoko.

El primer contrato de grabación de Los Beatles con la EMI fue firmado el 9 de mayo de 1962. Su madre, Julia, vivía en el 9 de Newcastle Road. John escribió siempre sobre estos hechos como una mera coincidencia; aunque consideraba el 9 su número de suerte, incluso después de aprender de Yoko que el 9, que se pronuncia ku en japonés, es homónimo de una palabra para el dolor y el sufrimiento. Durante sus años de reclusión, Lennon se zambulló de lleno en la numerología. Era justo lo que necesitaba. La numerología podía ser aplicada rápidamente a cualquier situación para obtener una lectura preliminar del futuro.

Simples, apremiantes y poéticas, las leyes arcanas de la numerología tienen el poder de hacer que incluso el más acérrimo escéptico quiera creer en éstas.

Como jugar a la lotería, ésta puede ser adictiva. Después de aprender sobre numerología, John y Yoko eran incapaces de salir de la casa sin buscar el significado místico de cada placa de circulación, dirección y letrero de calles. Tampoco marcaban ningún número telefónico sin primero consultar su Biblia, El libro de los números de Cheiro […]

Los nombres de los números se basan en el alfabeto hebreo. A cada letra se da un valor numérico del 1 al 8, como sigue:

A=1 B=2 C=3 D=4 E=5 F=8 G=3 H=5 I=1 J=1 K=2 L=3 M=4 N=5 o=7 P=8 Q=1 R=2 S=3 T=4 U=6 V=6 W=6 X=5 Y=1 Z=7.

Aunque algo se pierde cuando se traduce al alfabeto latino, los numerólogos prefieren ignorar ese detalle inconveniente. Cuando se calcula el nombre o el número de nacimiento, todos los números de dos dígitos (aunque éstos tienen su propio significado, lo cual debe ser tomado en consideración), se suman juntos para formar un número de un solo dígito. Por eso 9, 18 y 27 son todos números 9.

Tras leer a Cheiro, John descubrió que las tres personas más importantes en su vida -Sean, nacido el 9 de octubre; Yoko, nacida el 18 de febrero, y Paul McCartney, nacido el 18 de junio- eran 9. El hecho de que ellos compartían su número de nacimiento era suficiente para hacer creer a John en la numerología. Aquí está una versión consensada de lo que escribió Cheiro:

“Las personas del número 9 son luchadoras en todo lo que intentan en la vida. Usualmente pasan por tiempos difíciles en sus primeros años, pero generalmente son exitosas al final por su firmeza, fuerza de voluntad y determinación. Son de temple apresurado, impulsivas, independientes y desean ser sus propios amos.

“Cuando se advierte que el número 9 es más de lo usualmente dominante en las fechas y eventos de sus vidas, van a ser propensas a buscarse grandes enemigos, a causar lucha y oposición donde quiera que puedan estar, y a menudo son heridas o asesinadas en la guerra o en la batalla de la vida. […]”

Impresionado por el análisis de Cheiro, John estaba convencido de que el libro le estaba hablando directamente a él. Leyó sobre el simbolismo oculto del número de nacimiento de Yoko y de Paul, el 18.

Para el momento en que terminó, estaba seguro que había descubierto “el libro de la verdad”. Pero la verdad era demoledora. Justamente, mientras el número 9 parecía ser una descripción perfecta de sí mismo, el 18 era igualmente perspicaz de sus dos socios creativos principales.

El símbolo para el Tarot del número 18, escribió Cheiro, “es una Luna radiante de la cual están cayendo gotas de sangre; un lobo y un perro se ven debajo, capturando las cayentes gotas de sangre con sus bocas abiertas, mientras más abajo un cangrejo se está apurando para unírseles.

“Es el símbolo del materialismo luchando para destruir el lado espiritual de la naturaleza. Se asocia generalmente a una persona con peleas amargas, incluso familiares, guerra, trastornos sociales, revoluciones, y en algunos casos indica hacer dinero y alcanzar posición a través de la guerra.

“Es un aviso de traición, decepción de otros, asimismo peligro de explosión. Cuando este número ‘compuesto’ aparece en fechas planeadas de antemano, tal fecha debe ser tomada con una gran cantidad de cuidado, precaución y circunspección”.

Usando el esquema del alfabeto de Cheiro, John calculó el valor numérico de su propio nombre. Entendía que para una lectura verdadera debería ser minucioso y descifrar los números según sus miríadas de nombres y apodos.

JOHN WINSTON LENNON

1755 6153475 355575

18=9 31=4 30=3

9 + 4 + 3 = 16 = 7

JOHN ONO LENNON

757

19= 10 = 1

9 + 1 + 3 = 13 = 4

JOHN WINSTON ONO LENNON

9 + 4 + 1 + 3 = 17 = 8

JOHNNY

175551

24 = 6

WALRUS (Morsa)

613263

21 = 3

DR WINSTON O’BOOGIE

42 7 277315

6 32 = 5

6 + 4 + 5 = 15 = 6

JOHN LENNON

9 + 3 = 12 = 3

Nacido John Winston Lennon, cambió su nombre por el de John Ono Lennon un mes después de casarse con Yoko. Su green card decía John Winston Ono Lennon; pero ahora sólo usaba el nombre de Winston en broma, como el de Dr. Winston O’Boogie, el alter ego bajo el que suscribía a las revistas.

Veinte años atrás, en Liverpool, todos lo llamaban Johnny, e incluso, hoy algunas personas aún lo llaman así. Por supuesto, el apodo auto-impuesto de La Morsa no debía ser pasado por alto. Todo eso era importante.

El único hecho que se erguía como un faro era que “John” sólo era igual a 18 o a 9, los números más significativos de su vida. Su primer nombre vibraba en simpatía con su número de nacimiento, con el número de nacimiento de Sean y el número de nacimiento de Yoko.

Eso significaba que su vida estaba en armonía. Pero el 16, el número compuesto del nombre en su inscripción de nacimiento, era preocupante.

Conocido como La ciudadela destrozada, su símbolo es una torre golpeada por un rayo, de la cual un hombre está cayendo con una corona en la cabeza. Es aviso de alguna fatalidad extraña que nos aguarda. Reducido a 7, no obstante, los resultados eran más felices. Los sietes, decía Cheiro, “son escritores, pintores o poetas extremadamente buenos, y en todo lo que hacen tarde o temprano muestran una peculiar mirada filosófica de la vida que matiza toda su obra. A menudo se hacen ricos por sus ideas originales o métodos de negocio, y son justo tan propensos a hacer grandes donaciones de caridad.

“Crean una religión suya propia, pero ésta apela a la imaginación y se basa en el misterio. Tienen sueños maravillosos y una gran inclinación al ocultismo, tienen el don de la intuición, la clarividencia, y un peculiar sereno magnetismo suyo propio, que tiene una gran influencia en los otros. […]”.

Pero todos sus apodos eran igual a 3 o 6 y eso era bueno. “El 6, símbolo del planeta Venus, era el número del amor. Todas las personas del número 6 son extremadamente magnéticas, atraen a las otras hacia ellas, son amadas y a menudo adoradas por esas que están por debajo de ellas. […]”.

Entonces calculó los nombres de su esposa y de sus hijos.

YOKO ONO

1727 757

17=8 19 = 10 =1

8 + 1 = ¡¡¡9!!!

SEAN TARO ONO LENNON

4127

14 = 5

5 + 5 + 1 + 3 = 14 = 5

JOHN CHARLES JULIAN LENNON

3512353 163115

22 = 4 17 = 8

9 + 5 + 8 + 3 = 24 = 6

¡Para deleite y sombro de John, Sean y Yoko eran ambos 9! ¡Y Yoko Ono Lennon, el nombre en su certificado de matrimonio, era exactamente el mismo que John Lennon (y La Morsa) –12 y 3–! ¡Los nombres y los números de nacimiento de su familia entera eran armónicos en cualquier configuración imaginable!

No había más nada que necesitara ser considerado aquí. John estaba contento con que Sean y su segundo nombre, Taro, eran 5, y con que su nombre entero, Sean Taro Ono Lennon, era asimismo 5. Los cincos, decía Cheiro, “se recuperan rápidamente de los golpes más fuertes, son de pensamiento rápido y tienen un agudo sentido para hacer dinero”. Éstas eran las cualidades exactas que Sean necesitaría para sobrevivir.

El nombre de Julián también estaba lleno de buenas vibraciones de Lennon. Pero la mayoría de las personas no sabía que su nombre era John Charles Julian (John a veces lo llamaba JCJ), nombrado así después de su padre, el padre de su madre y la madre de su padre, Julia. Todos lo llamaban Julian Lennon y eso era 8 + 3 = 11 = 2.

El 11, “que da avisos de peligros ocultos, amenazas y traición de otros”, sumaba para su primer hijo. El 2 asimismo no era un buen número. “Aunque imaginativo, artístico, romántico e inventivo, no son vigorosos para realizar sus ideas, ni son físicamente fuertes. Pobre Julian, pensó John. […]”.

Él continuó su análisis.

BEATLES

2514353

23 = 5

JAMES PAUL MCCARTNEY

11453 8163 433124551

14 = 5 18 = 9 28 + 10 = 1

5 + 9 + 1 = 15 = 6

GEORGE HARRISON (Nacido en febrero 25 = 7)

357235 51221375

25 = 7 26 = 8

7 + 8 = 15 = 6

RINGO STARR (Nacido el 7 de julio)

21537 34122

18 = 9 18 = 9

9 + 9 = 18 = ¡9!

BRIAN EPSTEIN

22115 5834515

11 = 2 31 = 4

2 + 4 = 6

GEORGE MARTIN

357235 412415

25 = 7 17 = 8

7 + 8 = 15 = 6

Mientras más profundo probaba John, más creía. Los patrones numéricos no podían ser ignorados. Los 9 y los 6 estaban por todas partes entre la gente clave de su vida profesional. ¡No en vano Los Beatles fueron tan exitosos! […] Paul, el Dr. Winston O’ Boogie, George Harrison y George Martin tienen todos el número 15, “un número de significado oculto, mágico y misterioso. Las personas representadas en éste, van a usar todos los actos de magia que puedan para lograr su propósito”.

Las conexiones eran alucinantes. El 23, número de Los Beatles, simbolizaba La estrellas real del león y el éxito prometido, la ayuda de los superiores y la protección de éstos en los lugares altos. Reducido a 5, Beatles = Sean Taro Ono Lennon. ¿Y por qué no?

CYNTHIA POWELL LENNON

3154511 876533

20 = 2 32 = 5 3

2 + 5 + 3 = 10 = 1

MAY PANG

411 8153

6 + 8 = 14 = 5

No era sorprendente para John, Cynthia Lennon sola es 2 + 3 = 5, que es igual a May Pang. ¡La esposa anterior es igual a la amante anterior! […] Cynthia Powell, su nombre de soltera, es igual a John Winston Lennon, el nombre que él usaba cuando se casó con ella. ¿No tenía un sentido perfecto?

JULIA LENNON

18311

12 = 3 + 3 = 6

FREDDY LENNON

825441

24 = 6 + 3 = ¡9!

ALFRED LENNON

138254

23 = 5 + 3 = 8

ALF LENNON

138

12 = 3 + 3 = 8

MIMI SMITH

4141 34145

10 = 1 17 = 8

1 + 8 = ¡9!

LIVERPOOL

316528773

42 = 6

PENNY LANE

85551 3155

24 = 6 14 = 5

6 + 5 = 11 = 2

STRAWBERRY FIELDS

3421625221 815343

28 = 10 = 1 24 = 6

1 + 6 = 7

CAVERN

316525

22 = 4

¡Entonces su papá, Alfred, al menos en la forma más comúnmente usada de “Freddy”, era un 9 también, como era su tía Mimí, que lo crió! Pero su papá y su madre eran asimismo 6, 6 entre muchos 6, incluyendo el mismo Liverpool. Strawberry Fields, que estaba al doblar de la esquina en Mendips, la casa donde él creció, era igual a John Winston Lennon. ¡Poético!

Penny Lane es igual a Julian Lennon. El pediatra de Julian, el doctor Basil, que John sospechaba era el hijo de su propio pediatra, tenía su oficina en Penny Lane. The Cavern es igual a John Ono Lennon, ambos el número 4. Entonces John advirtió que 1980 = 18. ¡El año es un 9!

DAKOTA (¡¡¡construido en 1881= 18 = 9!!!)

412741

19 = 10 = 1

1 Oeste Calle 72 Apartamento 72

9 9

NEW YORK CITY

556 1722 3141

16 = 7 12 = 3 9

7 + 3 + 9 = 19 = 10 = 1

Y los últimos cuatro dígitos de su número de teléfono: 4437 = 18 = ¡9! ¡9 por todas partes, incluso en el año que el Dakota fue construido! No había fin para todo eso… Yoko, cuando encargó el número de teléfono, había mirado para que, al menos, una parte de éste vibrara en simpatía. Y el Dakota en sí mismo vibraba en simpatía con la ciudad de Nueva York.

¿Pero qué significaba todo esto? Más allá de El Vigilante, en el número 9 de todas las configuraciones, John no tenía pista alguna.

Comentarios