Morena: “honestidad” sin datos

Según lo previsto, Andrés Manuel López Obrador dejará este martes 12 la dirigencia nacional del partido que creó. Lo hará para registrarse como precandidato a la Presidencia de la República, sin rendir cuentas de los recursos públicos a los que tuvo acceso en Morena durante poco más de dos años. De hecho, el partido no ha reportado en ninguna plataforma cómo administró cerca de 800 millones de pesos, tampoco ha atendido las recomendaciones que le ha emitido el INAI y ha guardado silencio cuando es cuestionado sobre su opacidad.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En poco más de dos años, como dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador dispuso de un presupuesto superior a 800 millones de pesos; enfrentó 15 elecciones locales y puso las condiciones para asegurar candidaturas relevantes hacia 2018, antes de dejar el cargo para registrarse como precandidato a la Presidencia de México.

Morena fue creado a convocatoria de López Obrador luego de que en 2012 abandonó el PRD, que dirigió de 1996 a 1999 y que lo postuló a la Presidencia en 2006 y 2012. Con registro desde 2014, su actual partido encabeza por estos días todos los estudios de opinión rumbo a los comicios de 2018, lo mismo pasa con la figura del tabasqueño.

Más allá de las preferencias electorales –que el propio dirigente festinó el miércoles 6–, por vías oficiales poco se puede saber de los 800 millones de pesos.

Por la conducción de su dirigente han surgido denuncias ante el órgano electoral, de las que hasta ahora ha salido bien librado.

Y es que de los recursos millonarios no hay rastro en el Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (Sipot), tampoco en su página en internet.

Sin embargo, aunque el Instituto Nacional Electoral (INE) aún no coloca en línea la fiscalización de 2016, el pasado 22 de noviembre aprobó una multa a Morena por 97.41 millones de pesos, también contra su aliado el Partido del Trabajo (PT), cuya sanción asciende a 98.58 millones, y una más contra el PRI, por 103.6 millones de pesos.

La fiscalización del INE detectó que Morena no presentó facturas de un gasto por 16 millones pesos. Eso no es todo. Durante la sesión, se ventiló abrir un procedimiento oficioso para fiscalizar los viajes de los dirigentes del partido, a partir de que López Obrador no había reportado 148 traslados realizados durante el ejercicio, pero finalmente decidieron no hacerlo.

Los viajes y otros aspectos de las dirigencias de partido se han convertido en un tema recurrente en el debate público de cara a las elecciones de 2018, dado que es el primer periodo preelectoral en el que dos aspirantes presidenciales son dirigentes de partido: López Obrador y el panista Ricardo Anaya, quienes han recorrido el país aprovechando el cargo y los recursos partidistas.

Sin embargo, en Morena –a diferencia del PAN– la información sobre recursos, viajes y en general todo aquello que los partidos deben hacer público, es prácticamente inexistente, de acuerdo con el informe del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) publicado el pasado 21 de agosto y cuya información sigue vigente de acuerdo con una consulta realizada al Sipot, así como a la página de Morena.

Se quedan mudos

Una palmera y cierto follaje de fondo advierte que está en una urbanización tropical. El dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, reposa en una silla de jardín bullicioso mientras emite un mensaje en video para el empresariado, lo hace mediante sus redes sociales, columna vertebral de su política comunicacional.

Es el jueves 7 y al parecer –el video no lo aclara– está en Pinotepa Nacional, uno de los puntos que abarca la gira que se tornó polémica el domingo 3, cuando en Guerrero hizo su oferta de amnistía al narco para conseguir la paz.

Cuando gane el movimiento, dice en su video, respetará la autonomía del Banco de México y tendrá cero déficit; no habrá nuevos impuestos ni aumentarán los existentes y se erradicará la corrupción, tema sobre el que vuelve una y otra vez desde 2006, cuando por primera ocasión buscó la Presidencia de la República.

Como dirigente de partido, nadie ha podido ni podrá encontrarle algo malo. Tampoco bueno. La dirigencia que asumió en noviembre de 2015 no ha hecho públicos los datos que debería colocar en el Sipot, una herramienta creada a partir de la Ley General de Transparencia.

En ese sentido, Morena es de los partidos más rezagados y de los menos transparentes de entre 882 dependencias y entidades receptoras de recursos públicos.

De acuerdo con la verificación del INAI –organismo a cuyos integrantes AMLO llamó “burocracia fifí” por sus resoluciones de reserva en materia de negocios del sector petrolero–, los partidos políticos tuvieron los siguientes resultados en una escala de cero a 100 puntos: el PRI sacó 86.85; PAN, 80.46; PES, 78.80; PVEM, 79.92; Movimiento Ciudadano, 67.39, y PT, 52.72. Sólo el PRD y Morena obtuvieron una calificación por debajo de 50 puntos, pues el primero obtuvo 38.41, mientras que el segundo se colocó en un distante 8.94.

Es decir, Morena se ubicó ocho veces por debajo del resto de la mayoría de los partidos en materia de transparencia, si se toma en cuenta que el promedio de calificación fue de 70.35 puntos.

Sobre esos resultados, Proceso solicitó a César Yáñez, vocero de Morena, un posicionamiento. A la medianoche del viernes 8 no hubo respuesta.

La Dirección General de Enlace con Partidos Políticos, Organismos Electorales y Descentralizados del INAI fue la responsable de la evaluación a los institutos políticos.

Dicha verificación consistió en revisar si la información difundida en el Sipot por los sujetos obligados federales, conforme a los artículos 70 a 82 de la Ley General de Transparencia, atiende las especificaciones establecidas en los lineamientos aprobados por el Sistema Nacional de Transparencia, en los que se prevén más de 4 mil criterios y 270 formatos de publicación para asegurar estándares de calidad en los datos.

Con ello, fue posible obtener un panorama respecto de la carga y la publicación de la información.

Así, el instituto emitió a cada sujeto obligado una serie de observaciones y recomendaciones. Es una observación cuando se trata de información correcta, pero que podía ser mejorada en algún aspecto, y es una recomendación, cuando se debía corregir. En el caso de Morena la mayoría fueron recomendaciones que no ha atendido hasta ahora.

El viernes 8, Proceso realizó una consulta al Sipot para ver el grado de cumplimiento de Morena. No había avance.

Por ejemplo, la nómina que debe ser pública –según el artículo 64, fracción VI de la mencionada ley– exhibe un listado informal que corresponde a la dirigencia de Martí Batres, que concluyó en 2015, y muestra sólo conceptos totales, es decir, cifras cerradas sin desagregar, sin posibilidad de saber de impuestos, prestaciones ni otros datos que corresponden al salario integrado.

De acuerdo con esa nómina, cuya confección data de al menos dos años, de todo el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena sólo cuatro personas cobran una remuneración mensual.

Se trata del presidente del Consejo Nacional, que en ese entonces era Andrés Manuel López Obrador, y del presidente del CEN, Martí Batres, con 50 mil pesos cada uno; en tanto, el secretario de Organización, Tomás Pliego, y el secretario de Finanzas, Marco Antonio Medina Pérez, recibían 20 mil pesos.

Aún peor: ni siquiera es posible saber quiénes integran actualmente el CEN de Morena, lo que debe ser público conforme al citado artículo 64, Fracción V.

De hecho, la declaración patrimonial subida al sistema corresponde a lo emitido por Martí Batres en 2014.

En 2016, Morena tuvo un presupuesto aprobado de 406 millones 877 mil 571 pesos; en 2017 se le autorizaron 400 millones 849 mil 652 pesos. Sin embargo, esos recursos que suman 807 millones 727 mil 223 pesos no están reportados tampoco al Sipot, donde sólo se exhibe el presupuesto de 2015.

Otro tema a cuestionar: los partidos políticos deben informar sobre viáticos y gastos de representación. Morena no ha difundido los montos de viáticos, pero sí cargó un listado de gastos de representación. Se trata de un recuento de 100 viajes de 2016 y 21 viajes de 2017 realizados por López Obrador.

Por esos 121 viajes totales, el tabasqueño se habría gastado unos 413 mil pesos. Sin embargo, destaca que no se reportan fechas ni concepto de los gastos que, de por sí, parecen bajos, aun realizando viajes en el avión de cuatro plazas que exhibió el pasado 3 de noviembre en sus redes sociales, cuando dijo que iba de Tepic a tres comunidades nayaritas, como parte de una gira que realizaba por esa entidad, por Jalisco y Zacatecas, procedente de Palenque, Chiapas.

Es decir, Morena no refleja si posee aeronaves, cuánto gasta en combustible, derechos por uso de plataforma o pernocta; por tarifa operacional anual, en qué viajes y a cargo de qué partidas se usa o usan y, en general, nada relacionado con al menos 121 traslados expuestos en el Sipot.

Inclusive, más allá del manejo presupuestal, el partido bajo la dirección de López Obrador ni siquiera transparenta sus procesos de honor y justicia, cuyo enlace no tiene información. Básicamente, la página de Morena es para difusión de actividades del dirigente.

Igual que en 2015

A tres años de su creación, Morena se convirtió en la formación política que encabeza las preferencias electorales para 2018, llevando como candidato a su dirigente, Andrés Manuel López Obrador.

Conforme a lo anunciado, el también exjefe del Gobierno de la Ciudad de México se registrará el próximo martes 12 como precandidato presidencial, por lo que se espera que el lunes 11, al concluir una gira por el Estado de México, deje la presidencia del CEN que asumió en noviembre de 2015.

Hace dos años, Morena –bajo la presidencia del hoy dirigente capitalino, Martí Batres Guadarrama, y con el Consejo Nacional en manos de López Obrador– enfrentó su primera elección federal y se convirtió en la cuarta fuerza política, al obtener 8.82% de la votación, lo que le permitió contar con 35 diputados federales. Pero, principalmente, ganó cinco jefaturas delegacionales de la capital del país y se convirtió en mayoría en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

De acuerdo con la medición realizada por El Universal/Buendía y Laredo, en agosto de 2015 y publicada a principios de septiembre de ese año, la tendencia ya favorecía a López Obrador con 23% de la intención del voto rumbo a Los Pinos. Meade ni siquiera figuraba; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quedaba abajo del tabasqueño, cuyo partido estaba empatado con el PAN, cuando la candidata posible era Margarita Zavala.

Los números variaron poco en 2016. Ese año hubo elecciones en 12 entidades federativas con resultados que poco tenían que ver con las encuestas que posicionaban a Morena y a su dirigente nacional.

Aguascalientes, por ejemplo, tuvo una participación electoral de 464 mil 251 electores, pero sólo 14 mil 809 votaron por Morena, es decir, 3.18%. Eso le alcanzó para tener un diputado de representación ­proporcional.

Algo similar ocurrió en Baja California, donde hubo elecciones intermedias, pero en su resultado más favorable obtuvo poco más de 11% en un distrito electoral.

Pese a que 2016 fue un año que marcó la historia del PRI por haber sufrido la peor derrota en cuanto a gubernaturas, no se benefició el partido de López Obrador. Chihuahua fue otro descalabro que lo relegó al quinto lugar, al obtener 2.37% de la votación, y no consiguió ningún ayuntamiento ni diputado. En Durango tuvo 2.72% de los votos; en Hidalgo, 7.47%.

En Puebla, aunque fue tercera fuerza electoral, sólo consiguió 9.5% de los votos, muy lejos del PRI y del PAN con sus respectivos aliados. Morena también se colocó como tercera fuerza en Quintana Roo, aunque sólo consiguió 11.17% de los votos, ubicándose 25 puntos por debajo del PRI y de sus aliados que fueron segunda fuerza. En Sinaloa no llegó ni a 4% de los sufragios, al registrar apenas 39 mil 912 votos, esto es una décima parte de lo que obtuvo el candidato del PRI.

En Tamaulipas, el partido del tabasqueño se fue a la sexta posición al conseguir sólo 2.25% de los sufragios. No obtuvo ningún ayuntamiento y sólo un diputado de representación proporcional. En el caso de Tlaxcala, Morena consiguió ser tercera fuerza pero con 6.33% de la elección. Sin embargo, no pudo ganar algún ayuntamiento ni diputación de mayoría.

Un caso distinto fue Oaxaca para la elección de gobernador, donde Morena se colocó en tercer lugar con 22.81% de los votos (311 mil 257), es decir, dos puntos menos que la alianza PAN-PRD, aunque casi 10 puntos menos que el PRI con sus aliados; en general, sólo ganó cuatro distritos de 25 en disputa.

En Veracruz sí tuvo mejores resultados al convertirse en tercera fuerza electoral con 26.40% de los sufragios, a cuatro puntos de distancia del PRI y a ocho puntos de la alianza PAN-PRD.

Todavía mejor le fue en el caso de Zacatecas, donde se convirtió en la segunda fuerza electoral al ganar 28.10% de los votos, esto es 10 puntos por encima de la alianza PAN-PRD, pero también 10 puntos por debajo de la alianza encabezada por el PRI. Inclusive, consiguió una diputada de mayoría en la ciudad de Zacatecas, donde ganó Mónica Borrego Estrada, hermana de Genaro, el exdirigente nacional del PRI.

Ya en 2017, en las elecciones de Coahuila Morena obtuvo menos de 12% de los votos, una presencia significativa que, no obstante, se ubica muy lejos del 36.40% que obtuvo el PAN con aliados y del 38.90% de la alianza encabezada por el PRI.

En Nayarit, el partido de AMLO alcanzó 12.06%, convirtiéndose en la cuarta fuerza electoral.

Pero como en ninguna parte, su mejor resultado fue en el Estado de México, donde se convirtió en la segunda fuerza electoral, con 30.78% de los votos, apenas tres puntos del PRI y sus aliados.

Así, al concluir su dirigencia, es una incógnita la manera en que López Obrador administró los recursos públicos en Morena; se registrará como precandidato a la elección de 2018, apenas con un punto más desde que asumió el CEN, y entregando resultados locales escasos para su partido en la mayoría de las elecciones que enfrentó como jefe del partido.

Este reportaje se publicó el 10 de diciembre de 2017 en la edición 2145 de la revista Proceso.

Comentarios