“La música debe volver a los barrios para renovarse”: Dante Spinetta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El caos, la oscuridad y las luces de la ciudad de Buenos Aires calan hasta la profundidad en el nuevo disco del cantautor argentino Dante Spinetta, al que llamó Puñal “porque atraviesa hasta sus más insondables sentimientos”.

Y es que, para el intérprete porteño, “la música tiene que volver a los barrios para sacar jugo a renovados sonidos”, tal como lo comenta a César Muñoz Valdez en entrevista para la agencia informativa Apro:

“El disco Puñal transita por momentos oníricos y poéticos, al representar una parte de mis sueños.”

Después, viene lo urbano, según Dante:

“Es la raja de una pesadilla, con canciones que tienen aspectos de la ciudad, de Buenos Aires, con poesía urbana. Todas las ciudades tienen eso, poesía, como la Ciudad de México. Nunca hay que dejar de conectarse con la gente.”

En esta ocasión, el nacido un 9 de diciembre de 1976 en la capital bonaerense experimenta de vuelta como solista (sin su banda original Illya Kuryaki and the Valderramas), sintiendo sonoramente el legado de su padre Luis Alberto Spinetta (1950-2012), quien formó parte de la agrupación pionera del rock argentino Almendra.

Dante Spinetta recupera la influencia directa de su papá, además de Charly García y Fito Páez:

“De esos grandes aprendí que hay que tener los pies en la Tierra, a ser uno mismo. El rock argentino ha dejado mucho y este disco es precisamente la vuelta a esa mística argentina de la lírica, esa necesidad de volver a manejarme en mi ciudad, y sus sonidos ásperos. El rock tuvo su apogeo, a mí me tocó la revolución urbana, pero crecí con una pata en el rock argentino.”

Sin embargo, destaca que en ningún momento de su carrera ha buscado seguir los pasos de su padre. No tiene empacho en ostentarlo:

“Spinetta es parte de mi sangre, pero lo mío es lo mío y soy muy bueno [sic], soy diferente, tengo su influencia, en este disco está muy presente, mi viejo es insuperable en el rock.”

Desamor y honestidad

En Puñal, “el público podrá sentir que hay referencias psicodélicas, de rituales mayas e incluso del peyote, una marcada esencia del soul y del Rythm’n’Blues”, pero sin el funk de Illya Kuryaki.

La placa se grabó en el Estudio La Diosa Salvaje y fue mezclada en la ciudad de Los Ángeles; toma vuelo de la mano de la Filarmónica de Praga, con arreglos del argentino Leo Sujatovich.

“Mi Vida” es la rola elegida para dar puntapié inicial a este proyecto, que imprime una sensación de paranoia y desamor, siendo el concepto del álbum. El video, dirigido por Hernán Corera, retrata un paisaje de ensueños alucinantes sobre una obsesión que abarca diferentes dimensiones y espacios temporales, una oscuridad que se cierne durante diferentes vidas y termina por reflejarse en el espejo dual de todo ser humano.

De acuerdo con Spinetta, este punto de partida “es en el lugar de un apuñalado, en el lugar donde desangras, en el dolor”. La génesis de este disco es “un momento doloroso, mi corazón estaba muy roto por un desamor, por eso es el más honesto y más vulnerable, porque salgo desde ahí, salgo de un lugar herido, es un disco humano, eso se siente y la gente lo está sintiendo”.

Aunque el creador pasa por este momento de introspección, apunta que también le preocupan las cosas del mundo y lo que pasa en México, como lo sucedido en los pasados sismos del 7 y 19 de septiembre.

“Argentina quiere mucho a México. Conocemos sus calles, vimos ese sufrimiento de la gente, pero cómo se unieron y levantaron; dieron un mensaje grande en contraposición a Donald Trump de mierda [sic], que tira pura mierda. ¡Los mexicanos nos dieron un mensaje grande al mundo!”

Del presidente de Estados Unidos, afila:

“Como latino soy raza. Esa gente racista es ignorante y, en el poder, la ignorancia es muy peligrosa. Hay mucho más gente mala de lo que uno piensa e ignorante; pero hay un montón de gente que empuja para adelante y que quiere que el mundo duerma más pacífico. Ojalá algún día las cosas sean más justas.”

Asimismo, políticamente se deslinda de cualquier tendencia:

“No me siento ni de izquierda ni derecha, las extremidades no sirven para mí. No creo en los políticos, la historia de mi país lo demuestra. En Argentina sorteamos otra clase de sismos; pero el arte se impregna en las cosas, el arte tiene ese poder de volar por sobre las fronteras y las banderas, tocar el alma y el corazón.”

Por lo tanto, Dante Spinetta ha preferido otro camino más cercano al alma:

“Estoy en una etapa más espiritual, al yin y yang vinculado a la humanidad, a los elementos, al amor, que me parecen muy importantes. A los políticos no les creo, entran y se roban todo, hay gente en la calle, no tengo que creer ni uno ni otro”.

Su primer experimento en solitario, paralelo a Illya Kuryaki and The Valdarramas (que en 1990 formó junto a Emmanuel Horvilleur) fue Elevado en el año de 2002. De su actual propuesta, Dante Spinetta concluye:

Puñal es violento porque la realidad es violenta, es un arma de proximidad, está ligado a la traición, es un disco desgarrado, por eso se llama así, todos en algún momento somos apuñalados. Creo que por eso es honesto, trata de demostrar lo que no existe, un elemento de sacrificio; ser apuñalado no es solamente físicamente por violencia de otra persona, la vida también te puede traicionar.”

Dante nació en el seno de una familia de artistas y músicos de Buenos Aires. Hijo de El flaco Luis Alberto Spinetta, desde muy temprana edad supo absorber la pasión por la música, ganándose un lugar en la historia de la música popular latinoamericana como uno de los principales exponentes del hip-hop y el R&B en la región.

Con tan sólo 14 años, grabó el primer disco de hip-hop de la Argentina, “Fabrico cuero”. Poco tiempo después fue la apertura de los shows de Lenny Kravitz y U2, presentándose en escenarios de Europa, Estados Unidos y toda Latinoamérica.

Comentarios