Proponen aumentar castigo a agresores sexuales que suministren sustancias psicotrópicas a sus víctimas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A los agresores sexuales que para cometer una violación suministren deliberadamente cualquier tipo de sustancia psicotrópica a sus víctimas, se les debe incrementar hasta la mitad del castigo previsto en la ley.

Así lo propuso la diputada Elizabeth Mateos Hernández, quien destacó que actualmente se contempla una pena de 6 a 17 años de cárcel, que pasaría de 12 a 34 años de prisión para los victimarios.

En un comunicado difundido este martes, la legisladora perredista recordó que cada año en la Ciudad de México, más de 300 mujeres son víctimas de ataque mientras se encuentran en un estado de narcosis. Eso las somete, quiebra su voluntad y las deja expuestas al abuso sexual, además que les genera pérdida de memoria, puntualizó.

De acuerdo con la presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa, las autoridades de salud capitalinas contabilizan el uso de drogas en uno de cada cinco casos relacionados atendidos en hospitales de la capital del país.

Y recordó que la Organización de las Naciones Unidas ha advertido el uso de las llamadas “drogas de la violación” desde 2010. En América Latina, añadió, se pueden conseguir con facilidad en cualquier farmacia y son usadas para lograr un estado de sedación e indefensión entre las víctimas.

Mateos Hernández comentó que la propuesta de modificación legal consiste en reformar el Código Penal local, para integrar una fracción segunda al artículo 175, con el fin de establecer castigo agravado a “quien se valga de sus intenciones para suministrar cualquier sustancia psicotrópica para provocar premeditadamente en la víctima cambios temporales en la percepción, somnolencia y hasta la pérdida de la conciencia”.

La propuesta considera una pena mayor a los agresores que cometan conductas delictivas equiparadas a la violación, hasta la mitad del castigo previsto actualmente, entre quienes suministren cualquier sustancia psicotrópica para provocar en la víctima cambios temporales en su percepción y que le genere somnolencia, cuyo estado de indefensión sea aprovechado por el agresor.

Mateos Hernández señaló que los cambios propuestos a la ley se suman a otros ordenamientos para fomentar una vida libre de violencia contra las mujeres, ya que es terrible el daño que se sufre a causa de una violación sexual, desde al aspecto físico hasta el ámbito psicológico.

Comentarios