Trabajadores de la cultura acusan falta de certeza laboral

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Alrededor de 700 trabajadores del Instituto Nacional de Antropología (INAH), y unos 500 de Bellas Artes, tanto investigadores y académicos como técnicos y manuales, dejarán de tener acceso a prestaciones al ser contratados bajo el esquema laboral de “salarios compactados”.

Así les fue dado a conocer el pasado 31 de diciembre.

Por citar un caso, el personal compactable de la Dirección de Conservación de Investigación de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNPC) recibió una nota informativa en la cual se les transmite la determinación de la secretaria técnica del instituto, Aída Castillejas González:

“Para el ejercicio fiscal 2018 solo se aplicarán recursos de los capítulos 2000 y 3000, de acuerdo con el clasificador por objeto del gasto. No habrá contratación de personal con cargo al capítulo 1000 (Servicios personales). La contratación del personal (puesto-función) de proyectos registrados para el presente ejercicio de Proyectos ‘Otras Actividades’, identificado como ‘Compactables’ quedará a cargo de la Secretaría Administrativa”.

Hasta ese día se le pidió a la CNCPC una lista con los nombres de los trabajadores para la contratación de 2018, con el mismo puesto-función y salario, y se le solicitó también que justificara “por qué es fundamental que el personal de esta Coordinación inicie sus labores desde principios del mes de enero de 2018”.

Tras reconocer y valorar al personal “por su gran desempeño, entrega y compromiso” con la CNCPC se le dice:

“…lamentamos informarles que, hasta este momento, no tenemos certeza de cuál será la forma laboral y la fecha de inicio de sus contratos con el instituto para el 2018, por lo que les solicitamos a ustedes, personal compactable, tanto a los que aún se encuentran de vacaciones como a los que pensaban incorporarse en la semana del 2 al 5 de enero, que no se presenten a sus labores en la Coordinación hasta que el 5 de enero podamos tener mayor claridad sobre la situación, misma que les informaremos vía correo electrónico”.

Y se les pide paciencia.

En respuesta, los trabajadores respondieron mediante un oficio entregado este día, que fueron notificados hasta el domingo 31 de diciembre, en un documento sin firma “y por un canal no oficial, por lo que nosotros continuaremos laborando en tanto no seamos informados”.

Asimismo, exigieron un trato correcto y recíproco con el compromiso que ellos han mostrado en su quehacer, ya el pasado mes de diciembre, este grupo de trabajadores compactados recibieron su pago del mes de diciembre y gratificación de fin de año hasta el 28 y 29 de diciembre, cuando la ley establece como fecha límite el 15 de diciembre.

A través de redes sociales, los trabajadores expresaron su inconformidad porque no es la primera vez que sufren este retraso en el pago de sus salarios y prestaciones, pues también ocurrió en diciembre de 2016.

Los empleados se quejaron del silencio de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda.

Llama la atención que entre los trabajadores cuya situación laboral no está definida, se encuentren justamente los del área de conservación y restauración del patrimonio, particularmente cuando luego de los sismos del pasado mes de septiembre se espera un arduo trabajo en la restitución de bienes muebles de los edificios dañados.

Comentarios