Proceso

“Tragedia y crisol del sacerdocio en México”, libro que registra violencia contra religiosos

Padre Omar Sotelo Aguilar, director del Centro Católico Multimedial. Foto: J. Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- México es el país más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal en toda América Latina, se asegura en el libro “Tragedia y crisol del sacerdocio en México”, el cual se pondrá en circulación en los próximos días.

Editado por el Centro Católico Multimedial (CCM), que cada año hace un recuento de los sacerdotes asesinados en el país, el libro ofrece un análisis de las causas y consecuencias de estos crímenes, y esté complementado con un elaborado informe de los templos y otros lugares de culto que han sido blanco de los criminales.

El CCM ya adelantó que “las páginas de la obra tienen este recuento fatal que no debe permanecer en las estadísticas. Se trata de mantener viva la memoria y hacer algo antes de que esto sea demasiado tarde”.

Y asegura que “sacerdotes y agentes de pastoral están en la mira del crimen organizado, que los ve como contrapeso de su poder”, motivo por el cual son asesinados.

De esta manera, aclara que estos crímenes no son por odio a la fe, sino por la predica religiosa que afecta a este “poder” de las bandas criminales.

En una entrevista con el semanario Proceso, el religioso Omar Sotelo, director del CCM, ya adelantaba este análisis hecho en el libro. Y señalaba preocupado que en México ya se está viviendo un “clericidio”.

Desde 1990, el CCM ha dado seguimiento puntual no sólo a los crímenes, sino también a los secuestros, extorsiones y amenazas de muerte que han sufrido los sacerdotes y sus agentes de pastoral.

De acuerdo con sus estadísticas, el Centro ha señalado que en lo que va de la actual administración de Enrique Peña Nieto (2012-2017), ha aumentado el número de sacerdotes asesinados, llegando a un total de 19 curas, un religioso y cinco laicos masacrados.

Tan sólo en este 2017 que acaba de terminar, cuatro sacerdotes fueron ultimados: Joaquín Hernández Sifuentes, de la diócesis de Saltillo; Felipe Altamirano Carrillo, de la Prelatura del Nayar; José Miguel Machorro, apuñalado en plena catedral de la Arquidiócesis de México, y Luis López Villa, de la diócesis de Nezahualcóyotl.

Aparte, el libro registra el ataque terrorista contra la sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), perpetrado con explosivos la madrugada del pasado 25 de julio.

En el libro hay una presentación hecha por el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, uno de los prelados mexicanos que más ha vivido y analizado la inseguridad que padecen los sacerdotes del país.