Fujimori sale del hospital tras indulto presidencial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El expresidente de Perú Alberto Fujimori abandonó la clínica Centenario Peruano Japonesa, tras el indulto humanitario y derecho de gracia que recibió por parte del presidente Pedro Pablo Kuczynski el pasado 24 de diciembre, tras 12 años de prisión.

De la salida dieron cuenta los hijos del exmandatario, Keiko Fujimori y su hermano Kenji Fujimori quienes compartieron fotos con su padre en las redes sociales tras su salida de la clínica Centenario donde fue internado el pasado 23 de diciembre por distintos problemas médicos.

“¡¡Muy contentos de darle la bienvenida a nuestro padre en esta nueva etapa de su vida!!”, escribió la excandidata presidencial y lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori en su cuenta de Twitter. Acompañó el mensaje con una foto en la que se le ve a ella y su padre junto a sus hermanos Kenji, Sachi y Hiro.

Fujimori salió de la clínica, ubicada en el distrito de Pueblo Libre, aproximadamente a las 21:38 hora local del jueves pasado en una silla de ruedas y acompañado por su hijo menor Kenji y se trasladó rumbo a la zona de La Estancia, en el distrito de La Molina.

La legisladora de Nuevo Perú, Marisa Glave, arremetió contra la salida de la clínica del exmandatario y consideró que su alta solo comprueba que el condenado por delitos contra los derechos humanos “no es enfermo terminal”.

“Se completa la farsa. Queda en evidencia que Fujimori no es enfermo terminal. Hoy el crimen y la impunidad salen a la calle, pero la dignidad de los peruanos saldrá a la calle el día 11 a recuperar la esperanza y a decirle a PPK (Pedro Pablo Kuczynski) que su Indulto Ilegal no se sostiene”, advirtió mediante su cuenta en Twitter.

Y es que según observadores y políticos, el perdón a Fujimori fue producto de una negociación política, porque tres días antes Kuczynski logró eludir una destitución en el Congreso gracias a los votos de una corriente liderada por Kenji Fujimori, que rechazó la moción.

Ahora el exmandatario se hospedará en la casa del empresario Aldo Kruger, hijo de Germán Kruger, quien pagó la residencia donde Fujimori estuvo bajo arresto domiciliario casi dos años en Chile.

Fujimori cumplía una sentencia de 25 años de prisión por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, así como por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

Antes del polémico indulto, que las familias de las víctimas buscan anular en tribunales internacionales, el exmandatario estuvo internado durante 12 días por problemas cardíacos.

Con información de Notimex

Comentarios