La CDHDF registra 11 quejas de violencia política provocada por servidores públicos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- De 2014 a la fecha, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (SCHDF) ha registrado 11 quejas sobre violencia política y violencia política de género en las que se puede presumir la participación de servidores públicos.

Según el organismo, de ese total, sólo una se investiga de oficio, originada en el proceso de precampaña actual y relacionada con los hechos ocurridos el pasado 3 de enero en dos mítines de la precandidata de Morena a la jefatura de gobierno, Claudia Sheinbaum, en Coyoacán.

Dos días después, el viernes 5, murió Martha Patricia Reyes, simpatizante de Morena, quien durante la violencia del primer mitin en la colonia Villa Quietud –presuntamente ocasionada por funcionarios de la delegación Coyoacán– se desmayó, fue llevada al hospital por problemas de hipertensión y murió de un paro cardiaco.

Este martes, la CDHDF, el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) y el Tribunal Electoral de la Ciudad de México (TECDMX), firmaron un Convenio Marco Tripartita de Apoyo y Colaboración, con el propósito de “prevenir, atender, investigar, erradicar y sancionar la violencia que atente contra el ejercicio de los derechos político-electorales en la Ciudad de México”.

La titular de la CDHDF, Nashieli Ramírez, explicó que la colaboración de estos organismos es para “articular acciones conjuntas con protocolos de atención, mecanismos de capacitación, desactivación de actos de violencia política en eventos, atención integral inmediata a los ciudadanos que presenten denuncias o quejas y en su caso aplicar las sanciones contra quienes infrinjan la ley”.

Agregó que se establecerá en la sede de la sede de la Comisión un módulo especial con persona de las autoridades participantes para que la gente acuda y sepa a qué competencia corresponde su queja sobre violencia política y violencia política de género y sea atendida de inmediato.

Los participantes del Convenio exhortaron a los partidos políticos y a la ciudadanía a participar en el proceso electoral en el marco de la Ley y a ejercer sus “derechos en paz, en civilidad, con propuestas políticas y diálogo respetuoso”.

El magistrado presidente del TECDMX, Armando Hernández Cruz, dijo que los capitalinos deben tener la certeza que “todo acto de violencia física o verbal en materia político-electoral en el ejercicio de sus derechos, no serán tolerados por las autoridades electorales y las instituciones actuarán para proteger los derechos humanos de este tipo de conductas”.

Y recordó que, según las leyes vigentes en la Ciudad de México, la violencia política y la violencia política de género, son incluso causales de nulidad de una elección.

Mario Velázquez Miranda, consejero presidente del IECM, reconoció que en las situaciones de violencia se deben atender inmediatamente para que no sean una constante y que toda persona acuda a actos políticos o electorales de su preferencia sin ningún riesgo o temor para ejercer sus derechos ciudadanos.

Héctor Díaz-Santana, titular de la Fiscalía Especial para Delitos Electorales (FEPADE) y testigo de la firma, advirtió que frente a situaciones de violencia “se actuará con total imparcialidad y sobre todo aplicando el Derecho y la Ley Electoral”.

Incluso, dijo que se tiene conocimiento de casos de violencia política que se investigan y analizan “detenidamente”.

Este convenio se dio un día después de la firma del llamado Pacto de Civilidad que ayer firmaron siete de los 10 partidos con representación en la ciudad, excepto Morena, el PT y el PES, con el gobierno de Miguel Ángel Mancera, con el fin de “lograr una mejor distribución del espacio público” en el desarrollo del proceso electoral en la capital.

Comentarios