Los católicos ultraconservadores ya tienen plataforma electoral

Las organizaciones aglutinadas en el Frente Nacional por la Familia ya tienen plataforma electoral y, según cuenta su presidente, Rodrigo Iván Cortés Jiménez, incluso se la presentaron al Papa Francisco hace un mes en el Vaticano. Sin embargo, lo que preocupa a los laicos católicos ultraconservadores es la indefinición de los precandidatos José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador en torno a los dos temas que ellos consideran fundamentales: la defensa del matrimonio heterosexual y la oposición al aborto.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).-El Frente Nacional por la Familia (FNF), que aglutina alrededor de mil organizaciones de laicos católicos del país, llamará a votar por el candidato presidencial que mejor defienda los dos temas que siempre ha enarbolado: el respeto a la vida desde el momento de la concepción y que el matrimonio sea sólo entre hombre y mujer.

Respaldada por el Vaticano y el episcopado mexicano, esta poderosa organización ya empieza a analizar la postura que sobre estos temas tienen los tres principales precandidatos a la Presidencia: José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya.

Además, el FNF negocia con distintos partidos políticos para lanzar, también en los comicios de 2018, a sus propios candidatos a cargos legislativos que rechacen el aborto y los matrimonios homosexuales.

Rodrigo Iván Cortés Jiménez, presidente del FNF, comenta: “Por lo pronto, los tres principales precandidatos a la Presidencia ya empiezan a lanzar algunos gestos, algunos guiños sobre su postura ante los temas de la vida y la familia que a nosotros nos interesan. Sin embargo, todavía no se definen con claridad. De manera que estamos esperando esa definición para saber por quién vamos a votar”.

–José Antonio Meade, el candidato de la alianza entre el PRI, el Partido Verde y Nueva Alianza, ¿qué postura ha externado al respecto?

–Hasta el momento Meade sólo se ha autodefinido como un “hombre de fe y de familia”, lo cual nos parece un gesto positivo, pero no profundiza más. De manera que aún es muy pronto para decir que será nuestro candidato.

“Por otro lado, algunos miembros del Comité Ejecutivo Nacional del PRI me aseguran que no volverán a cometer el mismo error del presidente Enrique Peña Nieto, quien en mayo de 2016 presentó una iniciativa para legalizar las bodas gay. Me dicen que ya se dieron cuenta de que la mayoría de la población mexicana valora mucho el tema de la vida y la familia.”

Y respecto al precandidato de la coalición Por México al Frente, integrada por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, comenta el entrevistado: “En su doctrina política y en su desempeño, el PAN siempre ha defendido los mismos temas que nosotros. Pero aun así, Ricardo Anaya no ha hecho ningún pronunciamiento al respecto. Esto nos desconcierta mucho. En una reciente entrevista con el diario El País, sólo mencionó de manera muy genérica que esos temas ya los vio la Suprema Corte, como diciendo que él no se meterá en eso.

“Y en un acto de precampaña, en Ciudad Nezahualcóyotl, Anaya estuvo acompañado por el perredista Juan Zepeda. Ambos cantaron juntos alegremente, aventándose un ‘palomazo’. Esto nos preocupa mucho, ya que cuando fue candidato a la gubernatura del Estado de México, Zepeda nos atacó muchísimo y tuvo una agenda muy agresiva de ideología de género. ¿Anaya apoyará esa ideología? No lo sabemos.”

Al integrarse a la coalición Por México al Frente, el PAN y el PRD, de ideologías totalmente opuestas, empezaron a negociar para llegar a una postura conjunta en torno al aborto y el matrimonio gay, temas que los dividían. Finalmente acordaron esquivar esos candentes asuntos y no hacer ningún pronunciamiento al respecto. Esto fue interpretado como una victoria de la derecha (Proceso 2140 y 2145).

Sin embargo, ahora Cortés Jiménez señala que esta indefinición de Por México al Frente, coalición que quedó finalmente sin identidad ideológica, no le sirve de nada a los votantes católicos.

Dice enfático: “Lo que queremos son definiciones claras. Necesitamos que Ricardo Anaya se defina. Ya basta de andarse por las ramas esquivando el tema y cantando junto con Zepeda”.

–¿Qué postura han visto de López Obrador, el precandidato de la coalición de Morena, PT y PES? –se le pregunta.

–López Obrador sigue con la misma ambigüedad de siempre. Esto ya es tradicional en él. Cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México no se metió con el aborto ni con los matrimonios entre personas del mismo sexo. Sin embargo, se ha rodeado de políticos muy contrarios a nosotros.

“Y lo sigue haciendo. Por ejemplo, acaba de anunciar que, de llegar a la Presidencia, pondrá a la exministra Olga Sánchez Cordero en la Secretaría de Gobernación. Ella tiene una agenda muy agresiva contra la vida y la familia, y así lo demostró durante su participación en el constituyente de la Ciudad de México. De manera que la actitud de López Obrador nos provoca mucha confusión.”

–Sin embargo, López Obrador acaba de aliarse con el Partido Encuentro Social, de ideología cristiana evangélica…

–Sí, ese es un buen gesto de López Obrador a favor de nuestra agenda, ya que el PES tiene principios muy similares a los nuestros; incluso en el frente participan organizaciones de iglesias evangélicas. Esperamos que esta alianza atenúe la agresividad de algunos miembros de Morena en contra nuestra. Aunque también existe la posibilidad de que Morena se trague al PES y lo anule políticamente. Ya veremos qué sucede.

“De manera que, reitero, hasta el momento no hay ninguna postura firme por parte de los principales precandidatos. En sus coaliciones todo está muy patas para arriba. No hay definiciones. En ese sentido, coincido plenamente con el cardenal Francisco Robles Ortega, el presidente del episcopado, quien señala que los votantes católicos la tienen muy difícil por tantas indefiniciones”.

En efecto, en su mensaje de apertura de la pasada asamblea plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), pronunciado el pasado 13 de noviembre, Robles Ortega afirmó: “La sociedad busca opciones ciudadanas, pero pareciera que éstas no logran madurar y consolidarse en su originalidad e independencia. Por otra parte, los partidos políticos desdibujan sus identidades, pierden sus liderazgos claves, se vinculan con opciones políticas contrapuestas, haciendo que el voto en conciencia de los católicos sea más arduo que nunca”.

Convocatoria

En abril próximo, ya en plenas campañas políticas, la CEM realizará una nueva asamblea plenaria, por lo que, como suelen hacerlo en tiempos electorales, los más de 100 obispos del país invitarán a su asamblea a los candidatos a la Presidencia, para que ahí definan su postura sobre el aborto y el matrimonio.

“En la asamblea de abril del episcopado, los candidatos tendrán finalmente que definirse ante los obispos. Ahí detallarán sus posturas. Y ya entonces nosotros, como frente que aglutina a las organizaciones de laicos católicos, sabremos por cuál candidato votar”, comenta Cortés Jiménez.

El FNF surgió en mayo de 2016, en protesta contra la iniciativa de Peña Nieto que intentaba legalizar las bodas gay. El gobierno de Peña tuvo que desistir de su iniciativa ante las multitudinarias movilizaciones de protesta apoyadas por la católica y otras iglesias, en las que se llamó a votar contra el PRI en las elecciones de ese año, que resultaron desastrosas para el tricolor.

“Sí, nosotros llamamos a votar contra el PRI en nuestras movilizaciones. Y creo que la derrota del PRI en 2016 se debió en gran parte a ello. Incluso así lo reconocieron algunos priistas, como Francisco Labastida Ochoa”, señala Cortés.

Ya consolidado políticamente, el FNF participó también en las elecciones del Estado de México en 2017, llamando a votar por el candidato priista Alfredo del Mazo Maza, ya que él se comprometió a rechazar el aborto y defender el matrimonio tradicional (Proceso 2115).

Y ahora en las elecciones de 2018, el FNF planea dar un paso más: lanzar candidatos propios surgidos de sus organizaciones de laicos católicos.

Adelanta Cortés Jiménez: “Actualmente estamos en diálogo con distintos partidos, así como con las distintas coaliciones, para que podamos tener candidatos surgidos de nuestras propias organizaciones y liderazgos”.

–¿Con qué partidos están negociando esas candidaturas?

–Por lo pronto tenemos diálogos con el PRI y con el PAN. Y también con gente del PES, antes de que este partido se aliara con Morena.

–¿Y también hay la posibilidad de que Morena saque candidatos surgidos del Frente Nacional por la Familia?

–Sí, estamos en pláticas, pues en ese partido hay personas que comparten nuestros temas y pueden apoyarnos, así como nosotros podemos apoyar a candidatos de Morena o de otros partidos que impulsen el tema de la vida y la familia.

“Pero ahorita todavía estamos en negociaciones y pláticas con esos partidos, pues además queremos que esas candidaturas cuenten con un verdadero respaldo social. De manera que aún no hay nada confirmado.”

Así, el FNF intenta conseguir candidaturas para líderes de las casi mil organizaciones de laicos que dice aglutinar, entre las que se encuentran la Unión Nacional de Padres de Familia, Movimiento Familiar Cristiano, Acción Católica, Escuela de Pastoral, Cursillos de Cristiandad, Renovación Carismática, Adoración Nocturna o el movimiento Regnum Christi, brazo laico de los Legionarios de Cristo.

Tener diputados y senadores de estas organizaciones católicas, aclara el líder del FNF, es con el fin de legislar a favor de la vida y la familia.

“No nos quedamos en lo meramente electoral. Vamos más allá. Tratamos de incidir en la elaboración de leyes, para cuando ya estén integrados los nuevos congresos legislativos”, abunda.

Por lo pronto, el FNF acaba de sacar el documento Plataforma del Frente Nacional por la Familia: Rumbo al 2018, en el que incluye sus propuestas en 15 “ejes temáticos”, centrados en torno a la institución familiar.

En su primer eje temático señala: “Proponemos que la institución jurídica del matrimonio sea respetada como la unión de un hombre y una mujer; evitando que ésta se utilice para incluir sociedades de convivencia entre personas del mismo sexo”.

Y sobre el aborto –incluido en el tercer eje temático– señala: “Proponemos proteger la vida desde la concepción, así que buscaremos que el derecho a la vida sea protegido en las 32 entidades de nuestro país”.

Igualmente sustenta que la educación sexual impartida en las escuelas se ajuste a estos esquemas y se deje de “ideologizar” a los alumnos. Indica también la “implementación de un Programa Nacional de Educación Familiar, con la participación de todas las instituciones de la sociedad civil expertas en el tema, que apoyen la reconstrucción de las familias y la eficacia de su gestión educativa, con recursos gubernamentales”.

Y agrega: “Proponemos incluir en la Ley General de Educación el reconocimiento del derecho que tienen los padres a educar a sus hijos”.

Sobre la libertad de conciencia y de religión señala: “Lamentablemente México en su legislación reconoce de una manera muy parcial la libertad de conciencia y de religión, por eso se propone eliminar el segundo párrafo del artículo 1 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público”.

Y así, en la plataforma se siguen detallando las propuestas del Frente en temas como “familia y seguridad”, “familia y salud”, “familia y adicciones”, “familia y juventud”, “familia y migración”, “familia y economía”, “familia y empleo”, “mujer y familia” y “familia y combate a la corrupción e impunidad”.

Cortés Jiménez indica que este documento es la “carta de presentación” del FNF en los acercamientos que sostiene con los distintos actores políticos, pues resume su postura ideológica. Incluso le ha servido para informar a las autoridades del Vaticano lo que es su proyecto en México.

Relata: “Acabo de estar en el Vaticano, del 10 al 14 de diciembre, y esta plataforma cívica la pude dar a conocer allá, en un foro sobre temas sociales”.

–¿Qué autoridades vaticanas participaron en ese foro?

–Estuvo el secretario de Estado de la Santa Sede, monseñor Pietro Parolin; lo mismo su encargado para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher, entre otras autoridades. El foro se realizó en las instalaciones de una orden religiosa. Y culminó con una audiencia que sostuvimos con el Papa Francisco.

Ya anteriormente, el 28 de agosto de 2016, el Papa Francisco animó personalmente a Cortés Jiménez a seguir en su lucha, durante un breve encuentro que tuvieron en el Palacio Apostólico del Vaticano (Proceso 2083).

Y en este momento, concluye el presidente del FNF, “nos corresponde estar al pendiente de las acciones que están realizando los precandidatos, y lo que pueden implicar a futuro. Por el momento, en esta especie de corte de caja, ningún de ellos se ha definido todavía en cuanto a la vida y la familia… seguiremos esperando a que se definan”.

Este reportaje se publicó el 7 de enero de 2018 en la edición 2149 de la revista Proceso.

Comentarios