Barrales ningunea a Sheinbaum y alardea: El enemigo a vencer es “Andrés”

Alejandra Barrales, precandidata de Por México al Frente al gobierno de la Ciudad de México, minimiza los escándalos recientes por sus propiedades de lujo y reafirma su pertenencia al PRD, un partido que, sostiene, supo reinventarse aunque en el camino tuvo que establecer una alianza con su enemigo histórico: el PAN y con Movimiento Ciudadano. En entrevista con Proceso, expone los resabios de su antigua cercanía con López Obrador –el actual contrincante a vencer, según ella–, y respecto de Claudia Sheinbaum, que busca también gobernar la capital pero bajo el emblema de Morena, prácticamente ni la menciona.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– A diferencia de 2012 –cuando buscó por primera vez la jefatura de gobierno de la Ciudad de México y fracasó, por amplio margen, ante Miguel Ángel Mancera Espinosa–, Alejandra Barrales tejió fino para posicionarse, incluso sacrificó los principios del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y se alió con su enemigo histórico: el PAN.

El plan de la exlíder de azafatas comenzó a hilvanarse el 16 de julio de 2016, cuando renunció a la Secretaría de Educación del gobierno capitalino, e impulsada por el propio Mancera fue electa presidenta nacional del PRD.

En su primer discurso como dirigente, Barrales llamó a “recuperar el orgullo perredista” y, de cara a las elecciones de 2018, pidió “no ir a buscar a nadie, no ir a colocarnos a la cola de nadie, porque igual daño nos hace ser la cola de cualquier izquierda, que ser la cola de cualquier derecha”.

Sin embargo, las desavenencias de muchos perredistas con su gestión y el crecimiento de Morena a nivel nacional provocaron una desbandada de fundadores y otrora líderes de las corrientes que integran su partido, como Pablo Gómez, René Bejarano y Dolores Padierna. La mayoría de ellos se sumó al partido de Andrés Manuel López Obrador.

A principios de abril de 2017 el senador Luis Miguel Barbosa renunció al PRD y, en consecuencia, a la presidencia de la bancada perredista en el Senado. Hoy milita en Morena. Barrales asumió la vacante legislativa que él dejó, en plena violación a la ley, como lo confirmó el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En marzo de 2017, Univisión Noticias reveló que “por error” –como ella justificó– la luchadora izquierdista omitió declarar la propiedad de un departamento de lujo en Miami, Florida, valuado en 14.3 millones de pesos y una casa de más de 500 metros cuadrados en Lomas de Chapultepec con un valor catastral estimado en 13.3 millones de pesos.

La entonces senadora explicó que compró ambos inmuebles con créditos bancarios y como socia de una empresa con sede en Estados Unidos.

Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2151, ya en circulación

Comentarios