“Modos de ver”, exposición colectiva en el Carrillo Gil

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-Una excelente exposición colectiva se presenta actualmente en el Museo de Arte Carrillo Gil, resultado del trabajo del Programa Bancomer-MACG.

Este programa ha apoyado a más de 50 artistas jóvenes, quienes han podido realizar proyectos importantes para la exhibición de sus trabajos.

En esta ocasión que se celebran 10 años de esta iniciativa, se exhibe de manera óptima la muestra Modos de ver. Participan nueve artistas becarios que han sido seleccionados por un jurado internacional y acompañados por un coordinador curatorial. Bajo la curaduría de Tatiana Cuevas, se parte de la premisa planteada por el escritor inglés John Berger: “Toda imagen incorpora un modo de ver”.

Los artistas convocados reflexionan y proponen “una manera de ver” a partir de diferentes disciplinas. La propuesta parte de aquella serie televisiva de gran repercusión en el público en general sobre el libro homónimo y vigente de Berger (1972), el cual, como anota la curadora en el texto inicial de la exposición, está centrada en que “las particularidades de la representación visual de cada tiempo y cultura forman parte integral de nuestros acuerdos culturales, normas sociales y posiciones filosóficas”.

Cada una de las propuestas confirma la seriedad y creatividad de cada uno de los participantes, en una sólida muestra que ofrece vital investigación creativa y resultados sorprendentes: Acercamientos a problemas actuales que surgen frente a la falta de certezas de los acuerdos políticos, económicos y sociales, y cómo han sido abordarlos desde el lenguaje del arte.

Los seminarios que incluyen el proceso creativo muestran seriedad y profundidad para abordar de manera personal una nueva forma de ver el arte.

El trabajo de Yolanda Ceballos aborda el tema de las casas en vías de destrucción, habitación y reconstrucción en la ciudad de Monterrey, por medio del dibujo, la escultura y el video.

Victoria Estrada incursiona en el tema de la identidad y la memoria a partir de la historia de los ideales de un objeto para producir plástico creado por su padre. Estupendos dibujos, video y una instalación y, como subraya la artista, esta pieza “navega entre la esperanza y el fracaso, lo orgánico e inorgánico, la voz y la imagen”.

Julieta Aguinaco realiza un inteligente y poético Video FullHD para peguntarse, a través de la imagen, sobre la posibilidad de revistar 4.6 mil millones de años de evolución de la Tierra. Mediante un personaje central que va de los 7 a los 90 años, que transcurre por diferentes locaciones que aluden a diversas fases evolutivas, aborda de manera asertiva la crisis de significado, y el poder de la palabra para nombrar y resaltar el reconocimiento entre especies y entornos, así como evidenciar las categorías excluyentes y rescatar lo esencial y aproximarse al poder de la memoria.

Los demás artistas, con propuestas igual de inquietantes son: Antonio Monroy, quien en una videoinstalación plantea el tema de resistencia de dos comunidades frente al desarrollo de megaproyectos urbanos; Amauta García, con Sueño de una casa, aborda el tema de la vivienda y la imposibilidad de logarla; Pablo Tutexplora el espacio habitacional de las casas del Infonavit y crea un mirador que ofrece otra perspectiva para ver dónde nos tocó vivir; Cecilia Barreto realiza doce pinturas al óleo y una sutil variación climática para hablar de los espacios de seguridad que resguardan los relatos de la especie humana. Bayrol Jiménez incursiona por el dibujo hacia la escritura como un esquema visual. Lorena Ancona aborda la cosmogonía maya en un entramado a nivel formal (instalación, escultura, cerámica y pintura).

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 29 de abril en el Museo Carrillo Gil, ubicado en Av. Revolución 1608. San Ángel, Ciudad de México.

Comentarios