“Llámame por tu nombre”: La sacudida del primer amor

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La cinta Llámame por tu nombre (Call Me by Your Name, 2017), de Luca Guadagnino, es una hermosa historia de amor que marca el despertar sexual de un adolescente.

Se desarrolla en el norte de Italia en 1983, en el seno de una familia judía liberal. La figura central es un joven músico llamado Elio Pearlman (Timothée Chalamet), cuyo padre (Michael Stuhlbarg) es un arqueólogo, especialista de la cultura grecolatina y cuya madre (Amira Casar) es una culta traductora.

Como cada verano, el señor Pearlman necesita un asistente para sus investigaciones, y es aquí donde entra la otra figura importante de la narración: Oliver (Armie Hammer), un joven estadunidense recién graduado que llega para ayudarlo.

Elio es un talentoso pianista y un joven bastante culto, bastante seguro de sus intereses, es decir, en apariencia muy maduro. Elio suele coquetear con su amiga Marzia, a quien no le es indiferente; sin embargo, la situación da un giro con la llegada de Oliver, quien parece mover a Elio de una manera que nunca antes había sentido.

La historia, basada en la novela homónima de André Aciman, fluye de manera natural gracias a la normalidad con la que la familia Pearlman ve la situación de Elio. Es decir, no nos encontramos familias desgarrándose las vestiduras por el tema de la homosexualidad.

La historia se cocina a fuego lento, y el director no sólo se da tiempo para armar la tensión entre los dos personajes sino también para mostrarnos bellas postales veraniegas de la casa donde habitan los Pearlman (una mansión del siglo XVII) y su entorno.

Por supuesto que los personajes se encontrarán con barreras sociales, pero éstas se presentarán de manera interna en los personajes. Y claro que habrá desconcierto, pero todo forma parte de la misma adolescencia y el proceso de aprendizaje de esos años, donde los corazones jóvenes comienzas a vivir sus primeras pasiones y sus primeras decepciones amorosas.

Las estupendas actuaciones, en especial de Chalamet, constituyen la cereza del pastel de esta historia.

Llámame por tu nombre es una historia que, al final de cuentas, va más allá del amor entre dos hombres, y es capaz de hablarle a todos los que han vivido un primer amor adolescente.

Comentarios