Revive el escándalo de Tecnoradio por presunto citatorio a López Dóriga y a abogado de Televisa

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El caso del presunto contubernio entre la empresa Tecnoradio –que había licitado y ganado 37 nuevas frecuencias del año pasado– y otros grupos radiofónicos llegó a la Procuraduría General de la República (PGR) y provocó un agrio intercambio entre el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y el periodista Joaquín López Dóriga.

Éste acusó al órgano regulador de haber proporcionado al Ministerio Público su dirección laboral y la del director jurídico de Televisa, Javier Tejado Dondé, para que fungieran como testigos en el caso.

En su programa radiofónico, López Dóriga hizo esta denuncia señalando que el IFT lo citó a declarar ante la PGR, pero se olvidó de los presuntos responsables.

“No es la primera vez que un organismo autónomo va contra los periodistas y no contra los verdaderos culpables. Ahora fue con el IFT”, afirmó López Dóriga.

En un comunicado de prensa, el IFT calificó como “absolutamente falso” que haya interpuesto denuncia o demanda en contra de algún periodista. “En ningún momento el órgano regulador ha señalado, presumido o imputado responsabilidad alguna a comunicadores o columnistas”, sentenció el organismo.

Sin embargo, confirmó que sí formuló denuncia penal en contra del representante legal de Tecnoradio SA de CV, “aportando todos los elementos de los que disponía para que dicha procuraduría llevara a cabo las investigaciones pertinentes”.

En un comunicado el IFT aclaró: “Como parte de dichos elementos, se aportó copia de las notas periodísticas que daban cuenta de la posible ilicitud en que habría incurrido Tecnoradio S.A. de C.V.”.

Entre esas notas estaban las publicadas el 24 y 28 de marzo de 2017 y la del 16 de mayo del mismo año, esta última difundida como columna informativa en El Universal por Javier Tejado Dondé, quien reveló los vínculos familiares de Alí Eduardo Bañuelos Santana, socio mayoritario de Tecnoradio, con los grandes grupos radiofónicos Radiorama, Megacima, Grupo Radio México, Corporación Mexicana de Radiodifusión, Grupo Siete Comunicación, NRM Comunicaciones y Multimedios.

El vínculo derivaba del parentesco de la esposa de Alí Eduardo Bañuelos, Bibiana del Carmen Toscano Castro, con los concesionarios de 77 estaciones de radiodifusión.

Al conocerse el comunicado del IFT, López Dóriga insistió en que sí fue citado a declarar, al igual que Tejado Dondé, y calificó como “mentirosos” a los representantes del organismo regulador.

Tecnoradio y Radiorama

La licitación de 139 nuevas estaciones de radiodifusión en México, la más grande realizada en los últimos 20 años, se concentró desde el principio en el presunto “nuevo jugador”, una empresa denominada Tecnoradio, que habría ganado 37 frecuencias en AM y FM, que la convertiría en un nuevo y poderoso actor en este mundo de oligopolios familiares dominado por empresas como Radiorama, Grupo Radio Centro, Grupo ACIR, Núcleo Radio Mil, Radio Fórmula y Grupo MVS, que detentan la mayoría de las mil 308 concesiones comerciales de radio que existen en el país.

Resultó que Tecnoradio no era un “nuevo jugador” y que detrás de él estaban los vínculos con Radiorama, el grupo radiofónico fundado en 1970 por Javier Pérez de Anda y Adrián Pereda. Durante los últimos años, tanto Pérez de Anda como Pereda han ido transfiriendo el poder y la propiedad de las concesiones a sus hijos y parientes. El tercer socio minoritario es la familia Sanabria.

Radiorama detenta ahora más de 400 concesiones de radio en todo el país, según el especialista Gabriel Sosa Plata, autor del libro Días de Radio, aunque información interna del IFT señala que son 155 concesiones en FM y 30 en AM, de las cuales la mayoría está en manos de la familia de Javier Pérez de Anda, seguidas por Adrián Pereda.

Radiorama tenía una investigación en curso en el IFT por una concentración no notificada con Grupo ACIR, de Francisco Ibarra. Radiorama pretendió hacer lo mismo que Grupo Televisa al adquirir Cablecom. Sólo dar el aviso, pero la concentración rebasó los índices y límites de concentración.

El vínculo entre Radiorama y Tecnoradio no fue revelado por las autoridades encargadas de investigar a los licitantes (IFT y SCT) sino por el responsable jurídico de Grupo Televisa, Javer Tejado Dondé, colaborador del periódico El Universal.

El 16 de mayo pasado, una semana antes de que concluyera el plazo para el pago de contraprestaciones, Tejado Dondé publicó en El Universal que el representante legal de Tecnoradio, Alí Eduardo Bañuelos, “está casado con Biviana Toscano, sobrina de Javier Pérez de Anda… Asimismo, La Bivis es prima hermana de las tres hijas de Pérez de Anda, accionistas de Radiorama, de tal modo que existe parentesco por afinidad y consanguinidad en tercer grado entre el presidente de Tecnoradio y varios accionistas de Radiorama”.

La revelación de Tejado Dondé cayó como bomba en los órganos reguladores que habían dado por buena la condición de “nuevo jugador” de Tecnoradio, lo que le permitiría tener un descuento de 15% en la adquisición de las nuevas señales.

Tecnoradio no sólo tenía vínculos con Radiorama sino también con Núcleo Radio Mil (NRM), otro de los grandes consorcios radiofónicos en México, ya que Lorena Pérez Toscano, hija de Javier Pérez de Anda y pariente de la esposa de Alí Eduardo Bañuelos, está casada con Mauricio Huesca, hijo de Edilberto Huesca Perrotín, fundador de NRM. Según Darío Celis, columnista de Excélsior, “los Pérez de Anda tienen una tercera parte de las acciones de este grupo” con fuerte presencia en la Ciudad de México.

Entre las estaciones nuevas de mayor valor en las que Tecnoradio había ganado, una se encontraba en Playa del Carmen, Quintana Roo, con valor de 55.7 millones de pesos; dos estaciones en el puerto Lázaro Cárdenas, de Michoacán, con valor de 23.5 y 21.6 millones de pesos, respectivamente; una de Huauchinango, Puebla, por 20 millones, y varias en Querétaro, Jalisco, Veracruz y Zacatecas.

Curiosamente, el interés de los especialistas no se concentró en los otros grupos que también adquirieron un buen número de concesiones nuevas como son Escápate al Paraíso, que ganó en 14 frecuencias en AM (pagó 18 millones de pesos por una en León, Guanajuato); Media FM, que ganó cinco en AM y siete en FM; Centrado Corporativo S.A., que ganó ocho estaciones en FM, o por el mismo Edilberto Huesca Perrotín, que adquirió seis nuevas estaciones en FM en Campeche y Oaxaca. Pagó 25.2 y 25 millones de pesos por cada estación de FM que ganó en San Francisco, Campeche.

Comentarios