Willie Colón: “México va a triunfar; es el pueblo quien debe tomar las riendas de la nación”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Más que una marca certificada desde 1966 como “Willie Colón Presenta”, el trombonista, compositor, cantante y arreglista salsero William Anthony Colón Román (El Bronx, Nueva York, 28 de abril de 1950) simboliza la encarnación del arte musical latino con alta garantía de calidad.

Pronto publicar su autobiografía Barrio de guapos, la vida secreta de Willie Colón, a pocos meses de haber salido otro libro sobre él en torno a sus disputas legales con Rubén Blades (Decisiones, de Robert Morgalo, 2016), el llamado Malo de la salsa regresa con su poderío orquestal y candela a la Ciudad de México para dos presentaciones el jueves 8 de febrero en el Mambo Café y el viernes 9 en el Teatro Metropólitan, a las 20:00 horas.

También celebrará el Día de San Valentín en el Auditorio Pabellón de Monterrey, Nuevo León, el miércoles 14 de febrero, a las 21:00 horas. Para el 25 y 26 de mayo, su sitio de internet anuncia dos actuaciones más en la capital mexicana (https://www.williecolon.com).

Desde Nueva York, este genial mago del Bronx responde al telefonema del promotor Sergio Islas Pacheco para la agencia noticiosa Apro, y en 15 minutos, Willie Colón entrega la calidez de una filosofía de vida sonora que ha refrendado a lo largo de 52 años. He aquí la entrevista:

–Ya empieza a calentar acá, cuando llegue usted seguro que va a subir la temperatura anunciando trinos primaverales, ¿eh?

–Pues acá estamos a 25 Farenheit (-4° Centígrados) ¡Para como está la cosa acá, allá vamos a llegar a México en camiseta!

–Empecemos nuestra charla de forma poco ortodoxa: Donald Trump y su muro fronterizo que hará pagar a los mexicanos.

–Bueno, yo pienso que esas tácticas de cuestionamiento utilizadas durante la campaña fueron erróneas y le beneficiaron a Trump bastante… Aquel enfrentamiento que en verdad yo considero politizó el voto a favor de Trump estalló con el approach (abordaje) contra él de Jorge Ramos (periodista mexicano-estadunidense de Univisión, quien enfureció a Trump al preguntarle en 2015 como candidato sobre su plan contra indocumentados.

“Yo creo que el fallo también fue que (los hispanos) tratan de emular la manera de los negros, en cuanto a protestar y conseguir las cosas o los beneficios de los negros. Pero nosotros no podemos usar eso, porque los negros fueron traídos acá como esclavos, ellos tienen algo que usan y que nombran la culpabilidad blanca. Ellos pueden hacer cosas que nosotros no podemos hacer. Entonces, tratar de usar la misma táctica va creando resentimientos, cuando los mexicanos y los latinos en general poseemos muchas más facultades que podríamos emplear, porque tenemos la mano de obra, etcétera. Habría que realizar ese acercamiento de otra manera para que nuestras cosas mejoren, toda vez que Donald Trump es un negociante.

“La oferta que hizo hace unos días, de otorgar amnistía a 1.8 millones de jóvenes inmigrantes ilegales es mayor de la que había hecho Obama. Él tiene que dejar cruzar más latinos para llegar a otro periodo presidencial en el 2020 y así, todavía hay la oportunidad de negociar algo con Trump.

“A nosotros los latinos nos usan como en un encuentro de futbol entre los dos partidos, demócratas y republicanos, de tal modo que cuando ya van a sacar todo el humo blanco, nos quedamos sin nada. Lo único con lo que nos quedamos es con el grito y el llanto que lanzamos; es una insuficiencia eso, nos ahogamos y tiramos piedras…

“Necesitamos un líder carismático que se siente en la mesa y negocie con el negociador Trump; pero no que llegue a tratar de ir enfureciendo al tigre más y más. Eso no funciona. El tipo ganó ya.  ¿Vamos a seguir peleando con él durante cuatro u ocho años? No creo que la misma estrategia brinde buen resultado. Yo no soy esa persona para ir a negociar con él, sino que hace falta un líder carismático quien tenga la destreza suficiente para ir negociando con los partidos, con Trump y con quien sea. A nosotros nos usan como soldados y peones, tanto demócratas como republicanos, pero si no conseguiste nada antes, tampoco vas a conseguir nada después. Tenemos poca memoria”.

Mi público es una bendición

–En su caso, en la música ya son 52 años de andar los caminos de la salsa. Ha sido un largo sendero, ¿no?

–Ya estoy resignado. No me siento nervioso jamás. Yo estoy disfrutando mucho esta gira. Todo lo que tenía que demostrar lo hice a su tiempo. Los logros de mi carrera hoy en día son estar viajando; pero por la inseguridad y todos los problemas que hay, ahora me es cada vez más difícil…

“Sin embargo, una vez que llego a tocar esas dos horas que paso en la tarima con mi público es una bendición. Me siento muy dichoso de poder estar con la gente, ¡y que me paguen y que me aplaudan, es increíble, increíble…! Es un regalo de la vida”.

–¿Cómo está su corazón?

– (Pausa) Tú sabes… ¿el corazón emocional o el corazón como mecanismo?

–Emocional.

–Yo, yo me siento contento, conforme. Las cosas a veces me preocupan, pero puedo apreciar mucho la vida. Ya tengo más carretera atrás que por delante de mí. Estoy muy resignado. Tú sabes, el día que yo me vaya volando voy a estar muy contento y satisfecho.

–Pero va a regresar a México otra vez en mayo, ¿verdad?

–Sí, sí, pero yo me refiero cuando yo me vaya allá con Los Panchos al cielo, o con Miguel Aceves Mejía…

–Por lo pronto, en México están las campañas presidenciales y habrá votaciones en julio. Usted ha conocido nuestro país desde hace décadas y aquí vivió, ¿qué le desea a México para el futuro ante tanta violencia y desconfianza recíproca que priva entre los mexicanos?

–Sí, bueno, la cosa es que yo siento y siempre he dicho eso, creo que México y la cultura mexicana, estamos hablando de la fe, el arte y todas esas cosas, es una cultura muy antigua, grandiosa y perdurará.

“México va a triunfar. Es un gran ejemplo de independencia, posee una cultura muy fuerte y yo creo que al fin México va a triunfar. Aunque yo de verdad no sé cómo esté la contienda política allá, pero yo pienso que es el pueblo quien debe tomar las riendas de la nación. El pueblo es el que debe hacer los cambios y no ser tan complaciente. No digo que se haga una revolución, sino que los mexicanos dejen de ser tan pasivos y resignarse a estar siendo tan manipulados. Deben participar más, ser más activos. No sé. Es importante apoyar allá la educación pues hay muchos mexicanos que han salido de las universidades, por eso donde quiera que caen ellos progresan.

“Cuando yo viví allá, me quedaba bobo de ver una ciudad con tres veces más de la gente que hay en Nueva York, ¡y veía al pueblo trabajando, funcionando! No digo que todo sea bueno, pero me parece una maravilla”.

La vida secreta de Willie Colón

–Usted publicará su libro de memorias Barrio de guapos, la vida secreta de Willie Colón, ¿qué le inspiró escribirlo y cuándo podremos leerlo?

–Okey, supuestamente estábamos por lanzarlo el verano pasado. Iba colaborando con Mayra Santos-Febres que es una escritora muy reconocida, ella ha publicado en cinco idiomas por Europa, en fin. Es una negra portorriqueña muy conocedora y me ayudó a editar el libro; pero azotaron los huracanes y eso interrumpió nuestra colaboración unos meses, así que pospusimos la salida del libro. Ahora estamos reiniciando para finiquitarlo”.

–¿Iría usted a tocar a Cuba?

– (Pausa) Algún día. Bueno, yo quisiera ir a Cuba antes de morirme, eh… Nunca he visto Cuba. Eh… A mí me hace falta hacer ese viaje.

–¿Cuál es su paseo favorito?

–Me gusta el mar, me encanta estar cerca del mar. A mí la grandeza del mar me calma y me hace ver las cosas en su verdadera perspectiva.

–¿Cuál es su libro favorito?

–Cyrano de Bergerac. Mi héroe.

–¿Su película favorita?

–Tengo muchas… Hay una que me gusta mucho y no es muy conocida: Galaxy West (de William Winckler, 2011).

–De no haber sido músico, ¿qué le hubiera gustado ser?

–Um… No sé, muchas cosas, me gusta la ciencia, inventar cosas. Me gusta la medicina. Algo así, no sé, médico o mecánico. Siempre ando arreglando cosas. Y es lo que hago con la música, soy arreglista.

–¿Cuál es su pasatiempo favorito?

–Para diversión, me gustan las motos. Me gusta practicar con armas…

Un bip continuo corta las risas. Y pese a intentar reconectarnos a Willie Colón, el promotor Sergio Islas ya no puede localizarlo para Apro. La próxima cita será en Mambo Café el jueves 8. Luego, en el Metropólitan el viernes 9, a las 8 de la noche. Finalmente, el 14 de febrero en Monterrey.

Comentarios