Proceso

Policía estatal resulta ileso tras ataque de pistoleros en Colima

COLIMA, Col. (apro).- Un agente de la Policía Estatal resultó ileso de un ataque a balazos sufrido este día cuando salió de su domicilio, a bordo de su vehículo, para dirigirse a las instalaciones de la corporación.

Según versiones extraoficiales, el ataque fue perpetrado por pistoleros que se trasladaban en una motocicleta, en el cruce de las calles República del Perú y Selva, en la colonia Mirador de la Cumbre, ubicada en la zona sur del municipio de Colima.

Al llegar a esa esquina, los hombres armados se emparejaron al vehículo del elemento policiaco y lo agredieron con disparos de arma de fuego, pero no acertaron. El vehículo presentaba huellas de al menos 10 impactos de bala.

El agente estatal logró huir conduciendo rumbo a las instalaciones de la Policía Estatal, donde se puso a salvo, mientras que sus agresores no fueron localizados.

Hasta la noche de este jueves, la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia del Estado no habían difundido información al respecto.

En entrevista, el policía estatal Juan Nazario Alfaro Palacios, presidente de la organización Seguridad, Dignificación Social y Amparo Laboral al Trabajador A.C., denunció que los agentes estatales se encuentran en una situación de vulnerabilidad, pues no sólo la sociedad está padeciendo la violencia, sino que los encargados de cuidar la seguridad también son víctimas.

“Esto es derivado del cumplimiento del deber, porque como policías no tienen otra opción más que responder a las emergencias, las necesidades, la delincuencia, la prevención y combate al delito, no pueden decir no cuando tienen que cumplir sus funciones y a consecuencia de eso los delincuentes tratan de atemorizarlos y de meterles miedo”, dijo.

Luego de que el año pasado en menos de tres meses fueron asesinados siete elementos de la Policía Estatal y de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), se evidenció que los agentes laboran en la desprotección, dijo Alfaro Palacios.

Añadió: “Es un trabajo muy riesgoso en el que está de por medio la vida del policía, por un sueldo de entre cuatro mil 800 y seis mil 500 pesos quincenales, mientras que a los familiares de muchos compañeros que han perdido la vida sólo les han entregado entre 70 mil y 120 mil pesos por concepto del seguro de vida, una cantidad demasiado baja”.

Además, hay varias viudas o madres de policías fallecidos a las que no se les han respetado sus derechos a una pensión y a otros beneficios derivados de la muerte de su familiar, concluyó.