Proceso

Investigación del crimen de “Nana Pelucas” debe incluir su labor periodística: ONU-DH

Leslie Ann Pamela Montenegro del Real en uno de sus videos.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el asesinato de la periodista Leslie Ann Pamela Montenegro del Real, “Nana Pelucas”, ocurrido el pasado lunes 5 en Acapulco, Guerrero, y exigió su pronto esclarecimiento.

“La investigación de este crimen debe incluir la labor periodística de Montenegro y la posible implicación de funcionarios públicos, como ha señalado la propia Fiscalía. Además, no podemos olvidar que esta agresión contra una periodista centrada en la crítica política se produce en medio de un proceso electoral”, destacó en un comunicado Jan Jarab, representante de la ONU-DH en México.

De igual manera, resaltó que información hecha pública refiere que Montenegro –integrante del Club de Periodistas de Guerrero– habría sido amenazada por medio de mensajes públicos atribuidos a grupos delictivos en diciembre de 2016. “Sin embargo, no contaba con ningún esquema de protección sea a nivel estatal o federal”.

Luego de expresar sus condolencias y solidaridad a familiares de “Nana Pelucas”, la ONU-DH llamó a las autoridades a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la protección de la familia y de los colegas de la periodista, y reiteró su disposición para asistir técnicamente al gobierno mexicano.

De acuerdo con el comunicado, en diciembre de 2017 los Relatores Especiales sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) visitaron el estado de Guerrero, donde se encontraron con periodistas, autoridades y representantes de la sociedad civil.

Tras su visita concluyeron que las autoridades de Guerrero “deberían adoptar una serie de medidas para prevenir la repetición de agresiones contra periodistas, restaurar la confianza con el gremio periodístico y los medios en dichos estados y consultar a la sociedad civil”.

Sobre el crimen de Montenegro, la Fiscalía del estado de Guerrero sostuvo que fue perpetrado por integrantes de una célula de la delincuencia organizada con la que tendría relación un funcionario público municipal que había amenazado a la periodista con anterioridad.

Según la Fiscalía, “se tiene conocimiento que quien ordenó el crimen es el grupo delictivo liderado por Javi Daniel Cervantes, El Barbas”.

El fiscal Javier Ignacio Olea Pérez destacó en su momento que se trata de una escisión del llamado Cártel Independiente de Acapulco (Cida), comandado por José Ángel Palacios Galeana, El Capuchino.

Puntualizó que la periodista “manejó en su portal, presuntamente, información privilegiada de grupos delictivos, y con ello se advierte, de las investigaciones de inteligencia, que provocó malestar en los líderes de aquel grupo contrario al que lidera El Capuchino”.

Olea Peláez recordó que la víctima también fue amenazada mediante narcomantas colgadas en vialidades de Acapulco. Y agregó que el arma de fuego en el homicidio de Leslie Ann fue usada dos horas después en otro asesinato: el de un empleado de un establecimiento de grúas.