Prevén que en septiembre abra el Museo de Ciencias del Cráter de Chicxulub

MÉRIDA, Yuc. (apro).- El Museo de Ciencias del Cráter de Chicxulub, un complejo de investigación, difusión y divulgación que se construye en el interior del Parque Científico Tecnológico de Yucatán (PCTY), estaría listo en septiembre próximo.

Zeus Mendoza González, enlace de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies), y el PCTY en Proyectos Especiales, recordó que esta iniciativa surge de un plan con fondo mixto en colaboración con la UNAM, el Centro de Investigación Científica (CICY) y la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), que contribuirá a una alianza entre la indagación y la divulgación.

Con ello se busca consolidar una plataforma para que los estudios e investigaciones que se generen en los Laboratorios de Geofísica puedan ser expuestos y dados a conocer a la sociedad, cualidad con la que cuentan únicamente los museos de ciencias de la UNAM “Universum” y del Cráter de Sudbury, en Canadá.

En este nuevo museo, que será un espacio único en su tipo en el mundo y contará con el respaldo científico más actualizado, se pondrán al alcance de investigadores y público en general los conocimientos relacionados con el impacto de un meteorito en la península de Yucatán, acción que extinguió a los dinosaurios hace 65 millones de años, sus causas y repercusiones hasta la actualidad.

El complejo, que se construye con una inversión de 50 millones de pesos, reporta a la fecha un avance de 60%.

El proyecto se complementará con los Laboratorios de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recientemente inaugurados, para convertir a este sitio en el más importante del país en el ámbito de las Ciencias de la Tierra.

El inmueble contará con dos mil 200 metros cuadrados de edificación, que albergarán cuatro principales salas de exhibición sobre los temas del Universo y el Sistema Solar; Cráteres de impacto y Chicxulub; Extinción de dinosaurios y aparición de primeros mamíferos; Biodiversidad; Ríos, lagos y océanos; Biodiversidad de Yucatán; Manto acuífero de Yucatán, y Cultura maya.

Las muestras estarán acompañadas de una agenda de conferencias y seminarios, con investigadores activos en un contenido sobre esa demarcación, el impacto, estudios geológicos de Yucatán, Golfo de México y aguas subterráneas, entre otros tópicos que, además de generar turismo académico, aportarán al cuidado del medio ambiente y al entendimiento de los fenómenos que ahora aquejan al planeta.

Las salas serán dotadas de pantallas interactivas, video mapping, áreas didácticas equipadas con microscopios e imágenes de alta resolución. En su segunda etapa, está planeado erigir un planetario.

El sitio ofrecerá también un área adicional para exponer otras temáticas de interés científico y cultural.

Se prevé además emplear nuevas tecnologías para administrar la energía en el lugar mediante dispositivos inteligentes conectados a una red de domótica que podrá controlar y regular, desde una consola central, el uso de la electricidad con sensores de movimiento e infrarrojos.

El recinto alentará nuevos estudios internacionales, multidisciplinarios y de largo alcance, con lo que se busca atraer la atención de una importante masa de investigadores de primer nivel, quienes contarán con las facilidades de acudir a las tierras del Mayab para realizar sus trabajos.

Lo anterior abrirá la posibilidad de establecer alianzas con diversas instituciones de educación superior de la entidad para emprender proyectos conjuntos.

Actualmente, desde Yucatán se están creando conocimientos sobre el sitio del impacto en Chicxulub y fenómenos que servirán para entender mejor la vida en la Tierra.

Por ello, expertos de diferentes partes del mundo están interesados en esta zona, uno de los únicos dos cráteres con una composición de anillos de picos, y que se encuentra bien preservada al estar la mitad en tierra y la otra en el agua.

 

Comentarios