Ofrecen 4.9 mdd por “datos útiles” para hallar el submarino argentino perdido en el Atlántico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobierno de Argentina ofreció 98 millones de pesos (alrededor de 4.9 millones de dólares) a quienes “brinden información y datos útiles” para localizar el submarino San Juan, que el pasado 15 de noviembre desapareció con 44 tripulantes a bordo.

“Se considera pertinente la fijación de una gratificación de tipo económico para aquellos sujetos privados que brinden información y datos útiles que permitan dar con el paradero y la ubicación precisa del submarino San Juan”, indicó el Ministerio de Defensa en la resolución, antes de indicar la cifra.

Con esa recompensa, el gobierno de Mauricio Macri pretende incentivar la participación del sector privado en una búsqueda que ha registrado resultados “infructuosos”, pese a que ha contado con esfuerzos “materiales, humanos, económicos y tecnológicos” y con “compromiso y pericia tecnológica y material”, destaca el texto oficial.

Aquellos quienes tengan información deberán especificar “el informe integral de la búsqueda” con las características del equipamiento utilizado, datos crudos y procesados, y videos, fotografías y mosaico fotográfico georeferenciados derivados de la localización del submarino, entre otros.

El pasado martes 6 Macri ya había anunciado a los familiares de los desaparecidos que ofrecerían una “recompensa millonaria”, pero hasta hoy no habían publicado la cifra en ningún medio oficial.

Durante las primeras semanas de rastreo para hallar el buque, brindaron su ayuda países como Estados Unidos y Reino Unido, y en la actualidad solo Rusia sigue colaborando con Argentina para dar con la ubicación del San Juan.

De acuerdo con un despacho informativo de la agencia EFE, la búsqueda del submarino en el Atlántico se delimitó a 430 kilómetros de la costa patagónica, en torno a una zona donde varias agencias internacionales informaron de la detección de una explosión horas después de desaparecer la nave, cerca de donde se produjo la última comunicación.

Poco antes el comandante había informado a sus superiores que se había producido un incendio en un compartimento de baterías por la entrada de agua a través de un conducto de ventilación, un problema que según la Armada fue resuelto y el submarino pudo seguir su viaje hacia Mar del Plata.

En estos meses, además del caso abierto en la Justicia, en el que diversos familiares son querellantes, se abrió una investigación interna en el seno de la Armada y el almirante Marcelo Srur fue destituido por el gobierno como jefe del cuerpo castrense. También se creó en el Congreso de la Nación una Comisión Especial Investigadora.

Comentarios