Expertos de la ONU piden al gobierno de EU frenar deportación de defensora de migrantes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cuatro relatores de Naciones Unidas (ONU) condenaron la eventual deportación de la mexicana radicada en Estados Unidos, Maru Mora Villalpando, y pidieron al gobierno de Donald Trump que respete los derechos de la defensora de migrantes en esa nación.

Elina Steinerte, del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria; Felipe González Morales, relator especial sobre Derechos de los Migrantes; Michel Forst, de la relatoría sobre la Situación de Defensores de los Derechos Humanos, y Anita Ramasastry, del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la cuestión de los Derechos Humanos y las Empresas Transnacionales y otras Empresas, emitieron un pronunciamiento sobre el caso.

En el documento –fechado en Ginebra, Suiza– manifiestan su preocupación por la notificación que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) envió a la defensora de migrantes.

Mora Villalpando es originaria de la Ciudad de México, radicada en Estados Unidos desde 1996. A partir de 2014 encabeza la organización Northwest Dentention Center Resistence, luego de que migrantes asegurados iniciaron una huelga de hambre para protestar por el maltrato recibido en un centro de detención operado por una compañía privada.

Para los expertos de la ONU, “la notificación a la señora (Mora) Villalpando para comparecer en un proceso de deportación, recibida sin previo aviso, parece estar relacionada con su trabajo de defensa de personas migrantes detenidas”.

En ese sentido, solicitaron al gobierno de Donald Trump “proteger y garantizar” los derechos de la mexicana a ser defensora y a su vida familiar, pues Mora Villalpando migró a Estados Unidos sin documentos, pero su hija es ciudadana estadunidense.

“Las autoridades deben tomar todas las medidas necesarias para garantizar que no se adopte ninguna medida, incluida la detención y deportación como represalia contra la señora (Mora) Villalpando por denunciar casos de detención de inmigrantes y presuntas violaciones de sus derechos humanos, especialmente a la luz de las condiciones denunciadas en estos centros de detención”, consideraron los relatores de la ONU.

Y calificaron de preocupante la actuación de las autoridades federales, porque corresponde a un “patrón de intimidación y represalia contra las personas defensoras de los derechos de los migrantes en Estados Unidos”.

De acuerdo con los estándares internacionales, añadieron, “las personas que trabajan legítimamente para proteger los derechos de las o los migrantes no deben ser restringidas o silenciadas”, por el contrario, “sus derechos deben ser respetados para que puedan continuar ejerciendo su vital papel”.

Los expertos detallaron que Maru Mora Villalpando es madre de una ciudadana estadunidense de 20 años, y que ha cofundado un grupo que “visibiliza las preocupaciones de derechos humanos sobre el Centro de Detención del Noroeste en Tacoma, Washington”.

La defensora ha documentado los presuntos abusos ante el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, “alegando la participación de empresas en las violaciones de derechos humanos y expresando preocupación por las huelgas de hambre y la deportación de migrantes”.

Finalmente, llamaron al gobierno de Donald Trump a vigilar que el centro en cuestión “cumpla con los estándares internacionales de derechos humanos” y “ejerza una supervisión adecuada de las instalaciones privatizadas”.

Comentarios