Investigan al Banco Vaticano por lavado de dinero

Investigan al Banco Vaticano por lavado de dinero
Investigan al Banco Vaticano por lavado de dinero

MÉXICO D.F., 21 de septiembre (apro).—El presidente del Banco Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, está sujeto a una investigación por parte de la Fiscalía de Roma por supuestamente violar las normas sobre blanqueo de dinero, informaron hoy los medios de comunicación italianos.

    Según las investigaciones, Ettore Gotti, junto con otro importante directivo del Banco Vaticano, realizaron varias operaciones financieras sin proporcionar la información necesaria impuesta por la normativa sobre blanqueo de dinero.

    Concretamente, la Fiscalía de Roma indaga dos operaciones bancarias que preveían la transferencia de 20 millones de euros al banco de negocios JP Morgan, de Frankfurt, Alemania, y de otras tres entidades a la Banca del Fucino.

    Los responsables del Banco Vaticano no indicaron las generalidades referentes a los sujetos por cuenta de quien ejecutaban las operaciones, también omitieron dar información sobre el objetivo y la naturaleza de las mismas.

    Debido a esto, la jueza María Teresa Covatta ya decretó la incautación preventiva de 23 millones de euros que el Banco Vaticano depositó a su nombre en una cuenta corriente del banco Crédito Artigiano.

    Por su parte, la Santa Sede emitió hoy mismo un comunicado en el que expresa su “perplejidad y asombro” por la investigación que realiza la fiscalía, y agrega que hay “clara voluntad” y “plena transparencia” por parte del Banco Vaticano, cuyo nombre formal es Instituto para las Obras de la Religión (IOR).

    Dice el comunicado:

    “La Santa Sede manifiesta perplejidad y asombro por la iniciativa de la Fiscalía de Roma, teniendo en cuenta que los datos informativos necesarios están ya disponibles en la oficina competente del Banco de Italia, y operaciones análogas tienen lugar actualmente con otras entidades de crédito italianas”.

    Esta no es la primera vez que el IOR –o Banco Vaticano—se ve envuelto en un escándalo; a principios de la década de los 80, se vio implicado en la quiebra del Banco Ambrosiano, de Roberto Calvi, quien fue encontrado ahorcado bajo un puente de Londres, en 1982.      

    El Ambrosiano, del que el IOR tenía el 16% del capital, quebró ese mismo año, debido a un “agujero” de cerca de 600 millones de dólares, cantidad que fue desviada a fondos para usos privados y para la subversiva logia masónica Propaganda Dos (P-2), de Licio Gelli.

Comentar este artículo