Escamotean autoridades datos sobre secuestros en el país: De la Barrera

MÉXICO, D. F., 4 de marzo (apro).- El director del Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI), Luis de la Barrera, se quejó abiertamente de la poca disposición de las autoridades para dar información sobre los secuestros, y denunció la falta de profesionalismo, ineptitud y negligencia en el combate a ese delito.
Al presentar el estudio “El secuestro en México”, De la Barrera afirmó que hay una resistencia generalizada de múltiples procuradurías estatales para otorgar información sobre el tema.
De las 32 instituciones que operan en el país, dijo, sólo las procuradurías de Baja California Sur, Nuevo León, Sinaloa, Jalisco, Veracruz, Oaxaca, Quintana Roo y Durango accedieron a dar la información solicitada.
De acuerdo con el expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, la falta de transparencia de las procuradurías impide conocer la incidencia real del delito de secuestro.     
“Ante un fenómeno tan grave, los ciudadanos ni siquiera podemos saber su magnitud porque las procuradurías (fiscalías) de los 32 estados del país no proporcionan información o ni siquiera la tienen disponible”, puntualizó.
    En los hechos, agregó, “no existen cifras oficiales confiables” sobre la incidencia del secuestro.
    En noviembre de 2008, el ICESI inició una investigación sobre la situación del secuestro en el país, con base en análisis de datos oficiales, federales y estatales, así como en mil 200 noticias periodísticas de 33 diarios y en testimonios de víctimas colocados en el portal www.notecalles.org.mx.
    Y ante la opacidad en la información sobre la incidencia del delito, el instituto que dirige De la Barrera consideró necesario instrumentar diversas medidas para combatir el secuestro con mayor eficacia, entre ellas agilizar la creación de las unidades antisecuestro en todas las entidades federativas.
Asimismo, promover la pronta expedición de la ley general contra el secuestro y reforzar en todas las procuradurías los mecanismos de denuncia anónima, además de ingresar a los secuestradores en reclusorios de alta seguridad y limitar de manera estricta sus contactos con el exterior.
    De la Barrera sostuvo que todos los secuestradores, sin excepción, deben ser internados en reclusorios de alta seguridad, respetando estrictamente sus derechos humanos, y que se evite que la corrupción en las cárceles les ayude a contar con “privilegios o facilidades que les permitan seguir delinquiendo”.
El presidente del ICESI mencionó que en la actualidad el 80% de los casos de secuestro express tuvieron como víctimas a adultos de 26 años en adelante, mientras que en el plagio, la mitad de las víctimas fueron menores de edad.
    La mitad de los secuestros express, añadió, se cometieron en horarios nocturnos, es decir, de 18:00 a 24:00 horas, mientras que el 60% de los plagios se hicieron a plena luz del día, de las 06:00 a las 18:00 horas, y en el 12% de ellos estuvieron involucrados policías o expolicías.
    Detalló que hombres y mujeres tuvieron la misma probabilidad de ser víctimas del secuestro exprés, no así en el plagio, en el que la proporción fue de ocho hombres por cada dos mujeres.
    Sobre las bandas dedicadas al secuestro, expresó que en ocasiones se organizan por células basadas en la división de funciones, cuyos integrantes no conocen a los de otras células, lo que dificulta la acción de la policía.

Comentar este artículo