Condenan a 25 años de prisión a Alfredo Ríos Galeana

MÉXICO, D F, 16 de junio (apro)- Alfredo Ríos Galeana, el famoso asaltabancos, secuestrador y homicida –que en la década de los 80 fue considerado "enemigo público número uno" en México–, fue condenado a 25 años de prisión por el delito de homicidio  
De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, el Tribunal Superior de Justicia notificó que el juez 29 penal del Reclusorio Preventivo Sur dictó la sentencia al célebre delincuente recluido en el Penal del Altiplano, estado de México
         El resolutivo judicial obliga a Ríos Galeana  a hacer una reparación del daño material; además, por su peligrosidad y por tratarse de un delito grave, se le negó cualquier beneficio
La sentencia empezará a contar a partir del 8 de febrero de 1985, pero se les descontará el tiempo que permaneció en prisión del 11 de enero de 1985 al 22 de noviembre de 1986, fecha en que se fugó del penal, rumbo a Estados Unidos
         El 8 de febrero de 1985, Ríos Galeana fue declarado formalmente preso, junto con sus cómplices Leonardo Mantiel Ruiz o Abel Prior Montiel, Eduardo Rosey Lira y Jacinto García Dávila o Gustavo Alberto Juárez Montiel, por el delito de homicidio calificado con ventaja en contra del policía preventivo Alejo Ramos López
         Dos décadas después, el 12 de julio de 2005, autoridades federales de Estados Unidos deportaron, por la garita internacional de San Ysidro, a Alfredo Ríos Galeana
Con cambios en el rostro, gracias a una cirugía plástica, y bajo el seudónimo de Arturo Montoya, el exjefe del Batallón de Radio Patrullas del Estado de México (Barapem) acudió en ese entonces a una oficina migratoria del condado de Los Angeles, California, con la finalidad de extender su residencia en Estados Unidos
         Al estampar su huella digital en el formato correspondiente, las autoridades migratorias estadunidenses se percataron de que correspondía con la marca dactilar del exmilitar y expolicía preventivo del estado de México, Alfredo Ríos Galeana
Para su fortuna, 15 de sus delitos ya habían prescrito Pero no así una  orden de aprehensión que se mantenía vigente por el delito de homicidio en agravio de un policía preventivo
         En la década de los 80, Alfredo Ríos Galeana no sólo era un  temido asaltante de bancos, secuestrador, violador y asesino, sino también un delincuente con la mejor organización delictiva, que le permitió fugarse en tres ocasiones de igual número de prisiones
         Además, se hacía pasar como cantante, y fue dentro de esa faceta cuando, en agosto de 1981, fue detenido por primera vez y enviado al Centro de Readaptación Social de Pachuca, Hidalgo, donde ingresó un mes después de su captura y, sin mayor problema, se fugó el 18 de de diciembre de 1982
         Un año después, el 16 de septiembre de 1983, tras perpetrar un  asalto al entonces Banco de Cédulas Hipotecarias, en pleno Paseo de la Reforma en la ciudad de México, Ríos Galeana volvió a ser detenido Esta vez fue enviado a la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla, donde supuestamente se había reforzado la vigilancia, luego de la fuga de Joel David Kaplán, un asesino y traficante de armas estadounidense, sentenciado a 28 años de prisión, quien huyó del penal el 18 de agosto de 1971, en un  helicóptero que descendió al patio central de Santa Martha
         Dos meses después de haber ingresado a la penitenciaria, Ríos Galeana pudo evadirse, protegido por custodios del penal y auxiliado por de policías preventivos
         En enero de 1985, el expolicía fue recapturado Sin embargo, la tarde del 22 de noviembre de 1986, mientras comparecía en una diligencia en el juzgado 33 del Reclusorio Sur, logró huir de la cárcel, luego de que un comando ingresó hasta la rejilla de prácticas y lanzó una granada que hizo un boquete en la pared por el cual escapó el delincuente
Así, de manera violenta, se concretó la tercera fuga del "enemigo público número uno"
         Y tuvieron que pasar 19 años para que Ríos Galeana volviera a prisión, por cuarta vez
Hoy, el célebre delincuente, fue  sentenciado a 25 años de prisión

Comentar este artículo