“Descomposición”

MÉXICO D.F., 16 de diciembre (apro).- En julio de 2008 el Colectivo Escénico Seres Comunes estrenó en el Foro Quinto Piso uno de sus trabajos más atractivos: Descomposición, obra escrita y dirigida por Alfonso Cárcamo, y desde entonces se ha presentado con mucho éxito en diversos espacios alternativos.

 Sus más recientes representaciones se llevaron a cabo en el Foro A Poco No, teatro-cabaret ubicado en la calle de Cuba 49, a espaldas del Teatro de la Ciudad.

 En este nuevo espacio escénico que tiene una capacidad promedio de 60 personas, los actores Antonio Rojas y Mario Eduardo D’ León ofrecieron una excelente clase de actuación a través de una propuesta desnuda de toda parafernalia escénica, para ofrecer al espectador la esencia del teatro: el texto y el histrión.

 Carlos y Francisco son los personajes protagonistas de una historia que inicia en la adolescencia, cuando entablan amistad a pesar de su diferente origen social y visión del mundo. Inicia así un tránsito de mentiras y traiciones mutuas que se dan de manera “natural”, a pesar de la amistad.

A través de este proceso vamos conociendo las motivaciones internas y externas que lleva a estos personajes a la “descomposición” emocional, humana, espiritual, casi sin darse cuenta. La búsqueda del “éxito” los conduce al vacío, al nihilismo, a un sin sentido del que, a pesar de todo, sólo su amistad los puede salvar, aunque la consecuencia sea la muerte.

Esto que pudiera parecer una historia común, con un toque casi cursi, adquiere un sentido profundo a través del contacto íntimo y cercano con el público, que desde el primer momento se convierte en cómplice del montaje.

La ficción se redimensiona al romper las convenciones de tiempo y espacio para crear atmósferas de la nada, sin necesidad de escenografía, y con la iluminación natural del espacio de representación. Unos cuantos objetos y la intervención sonora de Arthur Henry Fork que incluye ruidos extraídos del entorno cotidiano en la Ciudad de México, son los únicos elementos que soportan el trabajo histriónico.

De esta forma, Descomposición ofrece una metáfora del proceso de putrefacción que, como se menciona en algún momento de la obra, deriva en una vida que termina antes de la muerte, tanto en el ámbito personal como en el social y político, mostrando así diferentes caras de la corrupción.

El año próximo Descomposición realizará una nueva temporada en el Foro A Poco No, en febrero, con funciones viernes, sábado y domingo; una gira por España en marzo, y una temporada en Nueva York con versiones en español e inglés, bajo la producción de Play Company en julio de 2010.

 

Comentar este artículo