Disturbios por intentos de despojo a ejidatarios; cargo de fraude a Del Mazo

Disturbios por intentos de despojo a ejidatarios; cargo de fraude a Del Mazo
TOLUCA – Los brotes de violencia en el municipio de Ocoyoacac y en el fraccionamiento residencial “El Dorado”, en Tlalnepantla, reflejan la inquietud de la población frente a los proyectos de expansión urbana del gobierno estatal y agudizan la inconformidad social por la tenencia de la tierra
Estos dos casos, considerados en apariencia hechos aislados, han resaltado recientemente en esta entidad por estar inodado el gobernador Alfredo del Mazo
La pretendida expropiación de 97 hectáreas del municipio de Ocoyoacac provocó, en la madrugada del 26 de diciembre, un enfrentamiento entre ejidatarios y la fuerza pública, al intentar ésta desocupar el Palacio Municipal, en poder del pueblo desde el domingo anterior
En la acción policial, más de medio centenar de personas fueron detenidas, aunque liberadas un día después a cambio de seis policías que habían quedado como rehenes
Previamente, el pueblo había desconocido al comisario ejidal, Roberto Ibarra, quien a través de contrataciones individuales comprometía a los ejidatarios a entregar sus tierras, recibiendo sólo diez pesos por metro cuadrado
Desde julio de 1982, surgieron las primeras versiones sobre la expropiación, propaladas por el comisario ejidal Sin embargo, un mes después, en una asamblea extraordinaria, el presidente municipal, Ricardo González Cabrera, sostuvo que sólo eran rumores
El propio presidente municipal, en septiembre, convocó a una nueva asamblea en la que, acompañado por representantes de Gobernación, de la Reforma Agraria y del gobierno del estado, hizo el anuncio de la expropiación, argumentando que la zona afectada sería para establecer el nuevo asentamiento humano para personas de escasos recursos Aunque el rechazo fue unánime, las autoridades ahí presentes advirtieron que el trámite expropiatorio seguiría adelante
Jorge Reyes Reyes, nuevo comisario ejidal, electo tras de la destitución de Roberto Ibarra, dijo que la experiencia sobre decretos expropiatorios ha sido nefasta y contraria a los intereses de los verdaderos propietarios que, con el tiempo, ven que sus tierras son convertidas en fraccionamientos de lujo
Expresó que el pueblo no se opondría a los proyectos del gobierno del estado si se pretendiera hacer uso de tierras ociosas Pero en este caso, dijo, son tierras cultivables que, de ser afectadas, afectarían la producción de alimentos
La expropiación, en su primera etapa, afectaría a más de 3,000 familias La primera etapa comprende la zona que colinda con la carretera México-Toluca, en los lugares conocidos como “La Quinta” y el “Pozo del Olvido”, pero sin afectar dos propiedades privadas: una de tres hectáreas, conocida como “El Rancho de los Barandales”, propiedad del expresidente municipal de este lugar y actual secretario B de Gobierno, Héctor Moreno Toscano, hijo del excandidato a la presidencia de la República por el Partido Social Demócrata, Manuel Moreno Sánchez, y otra de 20 hectáreas que comprende la exhacienda de Jajalpa
La segunda y tercera etapa, de llevarse a cabo, afectarían los poblados de Tepexoxuca, Loma Bonita y Plan de Labores, con las que sumarían en total 590 hectáreas
El nuevo comisario ejidal, Jorge Reyes Reyes, sostiene que esas tierras son el único patrimonio de los campesinos y por ello están dispuestos a defenderla hasta con su propia vida
El gobernador del estado, Alfredo de Mazo, atribuyó a la falta de comunicación los problemas suscitados en el lugar Para los ejidatarios el diálogo se inició en el momento en que se aceptaron la libertad de sus compañeros a cambio de seis policías que mantenían como rehenes
Del Mazo, en una breve entrevista con varios reporteros, durante una gira por Ciudad Nezahualcóyotl, ofreció que se realizaría una consulta entre los pobladores del lugar para saber si seguían adelante ahí los programas de vivienda social progresiva, tendientes a establecer nuevos polos de desarrollo
Precisó que sólo sería “una pequeña parte la expropiada” y que se pagaría a 120 pesos el metro cuadrado Los campesinos del lugar recurrieron a un valuador bancario, quien determinó que el precio del metro cuadrado en esa zona es de 2,500 pesos Sin embargo, 75 ejidatarios, según confirmó el propio gobernador, ya habían aceptado el precio fijado por el gobierno de la entidad
Ante tal situación, los campesinos demandaron la intervención del presidente Miguel de la Madrid, a fin de que se impida que las tierras de cultivo terminen en fraccionamientos residenciales Advirtieron, asimismo, que no desocuparán la presidencia municipal hasta que el gobierno del estado desista de sus proyectos de expropiación
La actitud de los campesinos obligó al presidente municipal, Ricardo González Cabrera, a rendir su informe de gobierno en un local que le fue facilitado en la zona comercial de La Marquesa
El gobernador Alfredo del Mazo fue acusado de un presunto fraude por más de 1,000 millones de pesos en prejuicio de los colonos del fraccionamiento residencial “El Dorado”, en Tlalnepantla
Según el denunciante, Manuel Rosas Landa Ochetegui, quien el 15 de diciembre fue despojado de su casa, en Torremolinos 25, del mencionado fraccionamiento, el mandatario estatal está coludido con la empresa “Fraccionamientos Urbanos y Campestres, SA”, filial de FRISA (Fraccionamientos Residenciales e Industriales, SA) que construyó el citado fraccionamiento en el Ejido de Transfiguración de Tequesquinahua, aún en litigio
Landa Ochetegui explicó que de las 57 hectáreas que comprende el fraccionamiento, 20 son ejidales y 37 figuran como propiedad privada, conocida como La Providencia Las casas fueron construidas en la zona ejidal aun cuando el juez Vicente Munguía Díaz concedió un amparo a favor de posesionarios y ejidatarios para que les fueran devueltas sus tierras
Dijo que en lo oficial se dio cumplimiento al ordenamiento judicial, empero no así en lo material, ya que la constructora seguía fraccionando
Subrayó que lo más grave es que las escrituras de la fraccionadora correspondiente a El Dorado no se ubican en el fraccionamiento, sino en las calles de Fulton y amparan sólo un lote de 300 metros cuadrados
Landa Ochotegui, con su legajo de denuncias bajo el brazo, en las que no sólo se acusa a Del Mazo, sino que señala la presunta responsabilidad de altas autoridades del país, entre los que figura el Presidente de la Suprema Corte y hasta el mismo Presidente de la República, dijo que a toda costa se trata de ocultar este fraude, porque de llegar hasta sus últimas consecuencias se pondría al descubierto la serie de irregularidades sobre la tenencia de la tierra dentro de la entidad
Recordó que cuando él pretendió escriturar su propiedad, con el pago total de su adeudo a través de un préstamo del ISSSTE, la institución gubernamental rechazó signar el convenio por ser la constructora una filial de FRISA, que supuestamente desapareció el 22 de diciembre de 1978, cuando fue demandada por el Instituto Mexicano del Seguro Social por un adeudo de 65 millones de pesos La mencionada empresa, según Landa Ochetegui, sigue operando ahora como Compañía Administradora Omega
Sostuvo, asimismo, que Del Mazo, cuando era director de Banca Cremi, otorgó los créditos correspondientes a Fraccionamientos Urbanos y Campestres para la construcción de Residencial “El Dorado”, por ser él uno de los principales accionistas “Por su participación directa ha ocultado el fraude que sobrepasa los 1,000 millones de pesos en prejuicio de ejidatarios, colonos y el propio estado”, puntualizó

Comentar este artículo