10,000 millones en naves de todo tipo, casi sin usar

10,000 millones en naves de todo tipo, casi sin usar
El gobierno remata 750 aviones por no poder mantenerlos
Manuel Robles
El gobierno, obligado por la crisis económica, remata sus aviones
Son, por lo menos, 750 aeronaves, muchas de ellas adquiridas irracionalmente, cuando México despilfarraba Ahora, el gobierno ya no puede mantenerlas
Inactivos, en los hangares oficiales, aviones y helicópteros están en venta al mejor postor Los hay de 33 marcas y más de 200 modelos diferentes Con su venta, el gobierno espera obtener, conservadoramente, unos 10,000 millones de pesos
Golpeada por la crítica situación financiera nacional, la aviación oficial entró en picada desde febrero de 1982, cuando en la campaña de Miguel de la Madrid, en una reunión del IEPES, el coordinador de servicios aéreos de la Procuraduría General de la República, Enrique Hernández Ruiz, reconoció, en su ponencia La Aviación Oficial en México:
“hay fugas económicas excesivas; carencia de una política gubernamental en la adquisición de refacciones; falta de políticas o lineamientos gubernamentales que delimiten los campos de operación de las aeronaves; la no utilización de las aeronaves a su máxima capacidad y eficiencia; deficiencias en la Ley General de Vías de Comunicación; falta de coordinación entre las dependencias del subsector transporte aéreo”
Descritas estas deficiencias y anomalías, Hernández Ruiz demandó “incrementar la productividad, eficiencia y racionalización del gasto público”, mediante “una reducción en la cantidad de marcas y modelos de aeronaves y del equipo obsoleto que representa un alto costo de operación para la aviación oficial”
Además, señaló la necesidad de establecer centros de mantenimiento fuera del Distrito Federal, y propuso “reformas a los sistemas de importación de equipo aéreo y partes, a fin de que la aviación oficial tenga una mayor flexibilidad en su operación y mantenimiento”; la “implementación de políticas gubernamentales, a través de las autoridades aeronáuticas y las de Programación y Presupuesto, Comercio y Hacienda, para la adquisición de equipo aéreo”, así como “establecer un sistema de vigilancia y de costos de operación, tanto para aviones como para helicópteros de la aviación oficial”
Pero la crisis sobrevino y causó el colapso aeronáutico, tanto privado como oficial: Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) —organismo rector de la red aeroportuaria nacional— autorizó en enero pasado aumentos en los precios de la turbosina y gasavión: a 50 y 34 pesos el litro, respectivamente, cuando el precio anterior era de 17 y 12 pesos
Además, ASA aumentó el precio de todos sus servicios, como el de salas de espera, pasillos telescópicos, pago por conceptos de aterrizaje y aún el de estacionamiento de aviones
Todo ello provocó cierre de empresas y desempleo Cientos de pilotos de la aviación general están ahora sin trabajo Y empresas medianas y pequeñas, en quiebra Un ejemplo: en enero pasado cerró la empresa privada Transmex, que operaba vuelos de itinerario fijo Aguascalientes-México Su avión, un F-27, para 44 pasajeros, está en venta
Respecto a la aviación oficial, sus hélices quedaron perfiladas cuando el presidente Miguel de la Madrid envió al Congreso —en diciembre pasado— un decreto en el que anunciaba la “racionalización de los bienes públicos”: todos los aviones gubernamentales serían estrictamente controlados, para evitar que los funcionarios siguieran usándolos a su arbitrio, inclusive para viajes de placer
E inmediatamente la oficina de Despacho y Control de Vuelos del Seneam (Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano) ubicada en el Aeropuerto Internacional de la ciudad de México, vio reducido en más del 50% el número de operaciones diarias “Ahora tenemos tiempo para todo”, comenta, sonriente, Javier Vázquez, uno de los controladores
Quienes están atareados ahora son los agentes encargados de vender las aeronaves oficiales El principal gestor oficial, Gilberto Suárez Herrera, quiere que los aviones y helicópteros del gobierno sean vendidos, sí, pero que permanezcan en México Sin embargo, no hay compradores mexicanos Así lo reconoció en recientes visitas al gremio sindical de pilotos de la Asociación Nacional de la Industria Aeronáutica, donde planteó la incertidumbre que agobia a la aviación oficial
Por su parte, el líder de la ASPA, Homero Flores González, lamenta:
“La verdad es que todos estos aviones se irán fuera de México, debido a la crisis económica Igual ha sucedido con los aviones privados, cuyos dueños están deshaciéndose de ellos”
Flores González acusa a ASA de ser una “empresa monopólica” y asegura que el aumento en el precio de los servicios aéreos “ha sido causa fundamental de la situación que priva hoy en la aviación De continuar con todas estas restricciones, aquí, en México, no habrá nadie que compre un avión”
Por lo pronto, en el aeropuerto de Laredo, Texas, el agente de ventas mexicano Federico A Peña, remata un lote de por lo menos 30 aviones privados mexicanos que salieron del país en busca de clientes estadunidenses
Consultado telefónicamente, Peña informa que tiene aviones para todos los gustos y presupuestos Entre ellos hay turbohélices “Comander”, “Citation”, “Lear Jets”, “Jets Star” y “Sanreliener”
Según el modelo, sus precios van desde los 210,000 hasta los 400,000 dólares para los turbohélices; 850,000 para los “Citation”, y 1,500,000 para los “Lear Jets”
La oferta especial de la semana pasada fue la de un “Sabreliner”, que se ofrecía con todo y hangar en la terminal aérea de la ciudad de México, a un precio inmejorable: 800,000 dólares (120 millones de pesos)
Se trata de un avión retenido a un cliente mexicano que, ante las sucesivas devaluaciones del peso, nunca pudo finiquitar el costo del aparato
Como Peña, son ahora decenas de agentes de ventas metidos de lleno en negocios de aviones mexicanos en ciudades norteamericanas como Houston, Dallas, Kansas, Colorado, Brownsville, Nuevo México y Laredo, a donde han ido a dar los aparatos nacionales
El agente mexicano Manuel Guillén, con muchos años en el negocio, afirma: “Los aviones mexicanos se irán a Estados Unidos El gobierno mexicano tendrá que venderlos allá, porque no puede mantenerlos por más tiempo”
En los hangares de la Aviación Oficial hay decenas de aparatos inactivos en espera del avalúo de las autoridades y de las ofertas del mercado
Los aviones son del Banrural, Fuerza Aérea Mexicana, la antigua SAHOP, Armada de México, Pemex y la Procuraduría General de la República, entre otros más
Sólo en el hangar del Banrural se exhiben diariamente cerca de 20 monomotores, aunque hay “Pipers” y seis turboreactores, que en el mercado estadunidense tienen hoy día un precio de 1100,000 dólares
En el local de la exSAHOP hay siete helicópteros “Lerma”, de los que se ignora aún su tarea específica: en el de la FAM están inactivos, por lo menos, un jet 727 y 737, y en el de la PGR se ve a un “Lear Jet” 25, que se remata en 1,500,000 dólares
En el medio aeronáutico del país se ignora cuándo se dará a conocer la convocatoria para el remate de aviones oficiales
La dirección de Aeronáutica Civil no puede entregar aún el avalúo de unos 12 aviones de la Unidad de Transporte Aéreo del Poder Ejecutivo Federal (UTAPEF), que han sido puestos en venta ¿La razón? No hay dinero El costo del avalúo es de poco más de 100,000 pesos
Pero es precisamente el caso de la venta de los aviones de la UTAPEF, con el que se hacen más conjeturas Una lista de 17 aviones y helicópteros, que circula desde diciembre pasado, anuncia su venta
La UTAPEF fue creada a principios del gobierno del expresidente José López Portillo, con dos principales objetivos: “reducir al máximo posible la inversión del sector público en la adquisición de aeronaves” y “reducir igualmente la salida de divisas al extranjero, por servicios de mantenimiento”
La lista incluye un F-27, de la exSAHOP, en la que el gobierno federal invirtió siete millones de dólares; un F-227, que perteneció al PRI; otros dos aviones “Islander”, para ocho y diez pasajeros, que hace tres años costaron cada uno cuatro millones de dólares
Lo cierto es que cada sector aeronáutico hace conjeturas sobre la venta de los aviones de la UTAPEF Se habla de tres helicópteros, entre los que figura un “Bell 212″, de la empresa norteamericana “Bell Textron”, que diseñó hace años el gobierno de ese país para la guerra de Vietnam, y que tuvo un costo de 1,400,000 dólares
El gobierno vende, además, aviones “Shorts Skyman”, que permanecieron casi siempre subutilizados Los aparatos fueron solicitados desde hace tiempo para el desarrollo de las cooperativas pesqueras de Baja California, por su excelente trabajo al nivel del mar
En cambio, se sabe que la empresa sigue operando con cargueros “Curtis” y “Douglas”, fabricados durante la Segunda Guerra Mundial, y cuyo costo de operación resulta altísimo ahora
En igual situación están tres helicópteros “Puma”, que el gobierno compró a la compañía francesa “Aerospatiale”, pero que serán revendidos por la firma francesa
Una cláusula específica del convenio aéreo bilateral México-Francia establece que la venta de los aviones en México deberá realizarse precisamente con los constructores franceses que, de esta manera, aseguran una segunda operación
El gobierno francés había pagado con helicópteros “Lama” parte del intercambio tecnológico suscrito con Méxcio Diez de estos aparatos, que Uramex debía destinar a la búsqueda de uranio en todo el país, están parados
El costo de cada uno de los “Lama” fue calculado hace tres años en 350,000 dólares
Otro caso similar es el ocurrido con la venta de dos helicópteros “MBB Bolkow”, de fabricación alemana, que el Banrural pone en oferta, a pesar de que la Secretaría de Marina anunció ya su deseo de poder contar con ellos
Pero el Banrural no sólo remata estos aparatos, sino otros dos “Jet Ranger Bell” y dos más “Huges 500″, que le causaron a la empresa costosísimos gastos de operación
Porque para el mantenimiento de estos tres tipos de helicópteros, la empresa debió contratar personal especializado, principalmente mecánicos y pilotos
“Ahora estamos de rodillas”, sostiene Manuel Ruiz Romero, gerente de la Asociación de Taxis Aéreos y Aviones Ejecutivos de la República Mexicana, la referirse a la situación de la aviación general
“Hemos dividido a México en muchos mexiquitos desde el escritorio de cada uno de los funcionarios que se sienten con algo de poder ¿Y el país? El país nos vale sorbete”
Al referirse, por ejemplo, a la creación de la UTAPEF, Ruiz Romero afirma que “no satisfizo a nadie” y que, a pesar de ello, “el gobierno continuó con una irracional compra de aviones”
Dice más: “La verdad es que a ningún secretario de Estado le gustaba utilizar un servicio militarizado De ahí que sistemáticamente se rentaran aviones, inclusive de otras dependencias públicas, como Agricultura y Recursos Hidráulicos, Banrural, ASA, Aeronáutica Civil y aun del Banco de México
Ruiz Romero lamenta que la UTAPEF ponga en venta los dos aviones “Islander”, de unos 30 millones de pesos cada uno, que “son ideales para el sobrevuelo en sierras y selvas del país y que cargan hasta una tonelada de peso”
Y critica, además, la venta de aviones incautados por la Procuraduría General de la República, como en el caso de los “Comander”, ante las necesidades inmediatas del país
La crisis en la aviación oficial ocasionó que fuese abordada en los foros de consulta popular, en donde se expuso que, en virtud de los altos costos de operación, “la transportación del personal gubernamental debía realizarse en los vuelos regulares de las dos compañías nacionales” (Aeroméxico y Mexicana)
Se propuso inclusive la creación de una empresa de “taxi aéreo oficial” —que liquidaría de hecho a la UTAPEF— en lugares en donde no hubiera servicios aéreos específicos

Comentar este artículo