CINCO AÑOS SECUESTRADOS

CINCO AÑOS SECUESTRADOS
Señor director:
Nosotros, los familiares de los ciudadanos mexicanos: Marco Antonio Arana Murillo, Irineo García Valenzuela, Román Barrón Gurrola, Jesús Abel Uriarte Borboa, Eduardo Echeverría Gastélum, Juan Enrique Barreras, Gonzalo Esquer Corral, Juan Mendívil, queremos hacer saber a la opinión pública que a partir del 30 de abril de 1981 se intensificó una persecución policiaca contra nuestros hijos, a quienes sin orden de aprehensión ni requerimiento legal alguno se les sometió a una verdadera cacería humana, que culminó con la detención de cada uno de ellos, por agentes del “Grupo Jaguar”, comandados por Arturo Durazo Moreno y Sahagún Baca, en combinación con otras corporaciones policiacas Desde esas fechas nuestros hijos se encuentran desaparecidos, es decir secuestrados, en una cárcel clandestina, al igual que lo están los más de 500 desaparecidos políticos que hay en el país
Durante ya más de 5 años hemos realizado gestiones ante las autoridades civiles y militares, estatales y federales en las ciudades de Hermosillo, Guaymas, Cd Obregón, Navojoa y México, siendo en todos lados ignorados o repelidos con evasivas e incluso con veladas amenazas de muerte y de nuevas desapariciones de otros de nuestros hijos
De esta manera hoy sabemos que los secuestros de nuestros hijos no son sucesos aislados, irreflexivos, espontáneos o casuales, sino producto de un plan cuidadosamente planeado por las más altas autoridades de la Secretaría de Gobernación e implacablemente ejecutado por el “Grupo Jaguar”, en colaboración con la DFS, Judicial Federal, Judicial del Estado e, incluso, la Armada de Guaymas y Hermosillo Cada uno de estos secuestros son parte de un plan sistemático que tiene por fin desaparecer a todos los ciudadanos que manifiesten su repudio e inconformidad con el régimen político existente en este país
Todos nuestros hijos coinciden en que como normalistas, universitarios, profesores o trabajadores, se destacaron por su gran solidaridad hacia las personas humildes y trabajadoras y su desprecio por todo aquel que aprovechándose de su poder pretendían mantenerlos en la ignorancia y en la miseria Todos ellos coincidía en su confianza de que todo sería algún día mejor para las personas humildes
Atentamente
Consuelo Murillo, María C de Esquer, Juan Barreras Avila, Natalia Vda de Mendívil, Edelia Echeverría de Alvarez, Yolanda de Barrón, Ma Antonia B de Uriarte, María Valenzuela de García

Comentar este artículo