ENRIQUE ALONSO, “CACHIRULO”, ATACA DE NUEVO: MONTA “CHIN CHUN CHAN”, REVISTA MUSICAL DE 1904

ENRIQUE ALONSO, “CACHIRULO”, ATACA DE NUEVO: MONTA “CHIN CHUN CHAN”, REVISTA MUSICAL DE 1904
Ramón Saburit
En septiembre, Enrique Alonso estrenará Chin chun chan, revista musical mexicana (1904) de Luis G Jordá Siguiendo su tradición de Dos tandas por un boleto, estará unida a Las musas del país de Federico Méndez Velázquez, estrenada en 1913, ambas con libreto de Pepe Elizondo y con una dramaturgia de Vicente Leñero
Enrique Alonso habló a Proceso del proyecto:
“Con Chin chun chan me han pasado muchas cosas grandes y maravillosas; en primer lugar hace años que yo la hice, en mi debut en 1948, haciendo un pequeño papel, cuando yo quise reponerla en el Teatro Iris —hoy mal llamado Teatro de la Ciudad
“Chin chun chan resulta trascendente porque marcó un hito en la historia del teatro mexicano Nosotros siempre recibimos teatro de importación y lo seguimos recibiendo, antes vía España y ahora vía Manolo Fábregas nos llegan todas las obras extranjeras Pero, ¿qué teatro importábamos en la Colonia? Pues el español Llegó la zarzuela que era española y vino 1810 y nos separamos, pero la influencia teatral siguió siendo la misma Las primeras zarzuelas o revistas mexicanas estaban escritas en un tono de construir las frases al estilo español En Chin chun chan por primera vez se dice haiga y truje y cosas así Entonces se desespañoliza el género y de ahí parte que después las revistas mexicanas ya se inspiraran en eso, en los modelos de las personas, los personajes típicos que habitan nuestra capital, y que sobre eso se construyera todo lo demás Es importante también porque fue la primera obra mexicana que pasó y sobrepasó muchísimo de las cien representaciones Llegó casi a las 2,000 en una época en que México no contaba con tantos habitantes Esto fue antes de la Revolución, no sé cuántos pero no éramos tantos habitantes, un millón cuando mucho Sostener hoy día una obra durante 1,000 funciones nos parece un heroísmo, pues ahora imagínate en esos momentos”
—¿Cómo nace la idea de reponerla?
—Alejandro Luna, cuando estuvo en la jefatura de teatro del INBA, me lo propuso Se decidió que hiciera yo un libreto más largo Sugerí presentarla unida a otra revista, Las musas del país, estrenada en plena efervescencia huertista Me pareció interesante que las dos obras hayan sido estrenadas bajo la dictadura, por decirlo así: una durante la dictadura porfirista y otra en la de Victoriano Huerta Se le pidió a Vicente Leñero que hiciera una dramaturgia A mí en lo personal me gustaba mucho pero sentía que estábamos alargando el espectáculo, que ya de por sí es grande porque son dos obras de una hora y pico
Pero el proyecto se empantanó Y actualmente el INBA volvió a recoger la idea
“Luis primero me dijo que había hablado con Leñero y que le parecía muy sano que él escribiera una dramaturgia Las dos obras tenían que ir, entonces sé hacerle dramaturgia a la dramaturgia Pensé que yo no cometía ningún pecado de leso autor y creo que quedó bien Me preocupa que sea un buen espectáculo Creo que la dramaturgia de Leñero va a ser muy aplaudida porque no hice más que hervirla, hervirla a fuego fuerte”
Alonso convocó como repartir a 40 actores y 10 comparsas “regados por toda la sala, que son el público que va vestido de época naturalmente, y se va a intervenir no como el público de ahora sino como el público de antes”
Incansable al extremo, Alonso realiza simultáneamente un sinnúmero de actividades, entre las que se encuentra la puesta en escena de la opereta La viuda alegre, de Franz Lehar:
“Es una loquera que quieran hacer Enrique Vidal y Rubén Lara Ellos pensaron en hacer una Viuda alegre así pasajera para reabrir el Teatro Lírico Lo están reconstruyendo, cosa que ya le hacía falta Pero se ha ido como complicando la cosa, se han ido enamorando de la idea y ahora se trata de hacerla un poco más grande En principio se pensó en Angélica María, lo que me parece muy bien, aunque no sea soprana como para cantar La viuda alegre, aunque muchas que la han cantado tampoco lo eran Se requiere mucho de la actuación en la opereta y no nada más salir a gorgojear, y eso de la actuación a Angélica le sale muy bien Estábamos a toda prisa pero creo que lo del Lírico se ha atrasado y los presupuestos han aumentado, ya la pasaron de octubre hasta finales de noviembre y yo creo que será en enero, porque estrenarla en diciembre es como de locos Sin embargo espero que no quede en archivo”
—¿Ya ha trabajado en ella?
—Hice una pequeña adaptación, que no dramaturgia, a la Viuda, reduje algunas cosas, yo me paso haciendo chiste de eso, debo tener alguna ascendencia de los nativos de Brasil, traté de darle más dinámica, más rapidez, porque la forma de escribir de entonces era muy buena pero daba vueltas y demasiadas explicaciones a lo mismo; hoy el público ya es muy rápido y no le gusta perder el tiempo en esas cosas
En la casa que Cachirulo habitó por años en la calle de Durango se está instalando el Centro Cultural Enrique Alonso
“Ese proyecto no es mío, yo siempre proyecto pero éste no, fue una idea de Roberto Comaduran Como yo me cambiaba de esa casa para irme al sur, él se puso a hacer eso La casa estaba ya en muy mal estado, había que hacer muchas reparaciones, no ha podido terminarla, el proyecto puede ser interesante porque es un centro cultural, y dar talleres, seminarios, clases, exposiciones, librería, discos y una pequeña cafetería, que es lo que está funcionando ahora Yo calculo que eso se echará a andar a finales del año, principios del que entra Que se llame Enrique Alonso no me gusta, no es por falsa modestia pero esas cosas le llegan a uno cuando ya se va a morir y no tengo pensado morirme Yo le hubiera puesto María Conesa o Margarita Mendoza López, mis grandes amigas, pero no dependía de mí Roberto se lo echó todo a cuestas, es él quien lo está haciendo y pues me pidió mi nombre y no se lo podía negar Falta decir que en estos momentos trágicos de mi vida, en que todo me ahoga y me agobia, estoy trabajando como esclavo vendido en Lotería de mis amores, para Imevisión, lo cual me ocupa verdaderamente muchas horas Me satisface porque creo que ha tenido éxito, yo no me fío de los raitings, yo me fío en cuando camino en las banquetas, en las calles, cuando una gente me empieza a decir que me vio El otro día uno me gritó, en vez de ¡Adiós amigos!, que era lo consabido, me gritó `¡Lotería!’ Eso es señal de que se está viendo mucho el programa”

Comentar este artículo