“Corrupción del delegado Virgilio Muñoz y allegados a Carpizo”

“Corrupción del delegado Virgilio Muñoz y allegados a Carpizo”
Informes diplomáticos y de Víctor Clark, detrás de los ceses en Migración
Gerardo Ochoa Sandy
TIJUANA – Hace un mes, la embajada de Estados Unidos envío una queja diplomática al subsecretario de Relaciones Exteriores, Andrés Rozental, por los actos de corrupción de las autoridades migratorias en Tijuana La Secretaría de Gobernación, entonces, el miércoles 6 de julio, cesó al delegado Virgilio Muñoz, al que además denunció ante la PGR, junto con Gabriel Cuervo Paredes, delegado local, y Francisco Escamilla, jefe del grupo de inspección, por cinco delitos federales
La dependencia aceleró los ceses y denuncias debido a que en los días anteriores supo que el Centro Binacional de Derechos Humanos (CBDH), que preside Víctor Clark Alfaro, estaba por difundir su informe anual, dedicado precisamente a la corrupción de las autoridades migratorias
El informe del CBDH incluye, además, al exdelegado de Migración, Fabio Gaxiola Paredes, y a personas cercanas, por la profesión o por la amistad, a Jorge Carpizo: Arturo Ochoa Palacios, exdelegado de la PGR —hermano de Pedro Ochoa Palacios, director de Delegaciones Migratorias a nivel nacional—, lo mismo que a Alberto Lucero Antuna, representante de la Dirección General de Gobierno de la Secretaría de Gobernación y jefe de prensa del exdelegado de la PGR, entre otros
Gobernación intentó que el CBDH diera a conocer su informe días después de las denuncias El CBDH lo difundió el miércoles 6 a las 11 horas y, cinco horas después, la Subsecretaría de Población y Servicios Migratorios, que encabeza Antonio Navarrete Prida, dio a conocer el cese del delegado
El boletín respectivo dice que incurrió en los delitos de abuso de autoridad, usurpación de funciones en grado de complicidad, cohecho, ejercicio indebido del servicio público y posible peculado La Contraloría Interna de esa dependencia inició “el procedimiento administrativo correspondiente, que no excluye la posible responsabilidad penal en que ha incurrido el licenciado Virgilio Muñoz”, exdirector del periódico Diario 29, que fue propiedad de El Nacional
GOLPE PUBLICITARIO
Clark Alfaro informó de estos hechos:
“La queja de la embajada de Estados Unidos se debió a la disminución de las detenciones de extranjeros indocumentados por la Patrulla Fronteriza en Estados Unidos Eso significaba que cruzaban la frontera con la ayuda de expertos Esa queja debió haber tenido algún peso en el ánimo del doctor Carpizo, amigo de Virgilio Muñoz de muchos años atrás, cuando estuvo en la UNAM Finalmente, el miércoles 29 de junio, un grupo de funcionarios de Gobernación llegó a Tijuana y, al día siguiente, nos preguntaron qué sabíamos sobre la corrupción”
Clark les anunció lo del informe “Nos pidieron compartirlo, pero estábamos por concluirlo El viernes 1¼ de julio recibimos una llamada de un alto funcionario de la Secretaría de Gobernación, que nos pidió demoráramos la publicación del informe para dos días después del suyo Le respondimos que íbamos a considerarlo y decidimos sacarlo el miércoles a las 11 de la mañana A las dos de la tarde hablé con Antonio Navarrete Prida y me comunicó que en ese momento estaba poniendo a disposición de la PGR a Muñoz, Cuervo y Escamilla”
El antropólogo explica las causas posibles de la solicitud de Gobernación
“Me dio la impresión de que la Secretaría de Gobernación quería salir primero para dar el golpe publicitario del combate a la corrupción en fin de sexenio”
Clark le envió a Carpizo el informe, lo mismo que a la comisionada de Migración, Ruth Sponda, y a la actual delegada de la PGR, Irma García de Cuevas A Carpizo le mandó también una carta, en la que le comenta la “incomodidad moral” que le causó descubrir “altos niveles de corrupción, relación con polleros y venta de indocumentados” por parte de Muñoz, amigo de la secundaria de Clark y amigo también de Carpizo
“A los pocos días de haber sido nombrado Virgilio como delegado —escribió—, le comentamos la corrupción en la que el anterior delegado (Fabio Gaxiola Paredes) se había involucrado () Sin embargo, las cosas no mejoraron, sino que reforzó la estructura de corrupción y enriquecimiento” Lo mismo sucedió con Alberto Lucero Antuna, actualmente representante de la Dirección General de Gobierno de la Secretaría de Gobernación en esta ciudad y exjefe de prensa del delegado de la PGR en Tijuana, en el período de Arturo Ochoa Palacios
Clark cuenta que Héctor Lucero Antuna, hermano de Alberto, que murió por coma diabético hace ocho años, se acercó a Carpizo, cuando era rector de la UNAM, por su relación con Virgilio Muñoz, y posteriormente el propio Héctor vinculó con el actual secretario de Gobernación a su hermano Alberto, al actual candidato a senador del PRI por Baja California, Amador Rodríguez Lozano, y a Pedro y Arturo Ochoa Palacios De ese grupo de cercanos a Carpizo, Muñoz, Alberto Lucero Antuna y Arturo Ochoa Palacios son ahora responsables de actos de corrupción, según el informe del CBDH
Entre la lista de señalados por Gobernación como posibles responsables de delitos federales, al menos uno de ellos tiene lazos familiares con uno de los miembros de este grupo de amigos cercanos profesionalmente a Jorge Carpizo Se trata de Gabriel Cuervo Paredes, exdelegado local de Migración y cuñado de Rodríguez Lozano, amigo personal de Virgilio Muñoz, quien participaba en su campaña proselitista
En la conferencia de prensa, Carlos Estrada, asesor jurídico del CBDH, quien desde 1991 ha interpuesto denuncias contra 28 funcionarios del estado por delitos cometidos en la administración de justicia, de los cuales 18 han sido retirados de sus puestos, recordó que Ochoa Palacios nombró a “Salvador Irales comandante de la Policía Judicial, y al mes fue cesado por cuestiones de narcotráfico”
Por su parte, el exjefe de prensa de la delegación de la PGR en Tijuana, Alberto Lucero Antuna, alias El Choqui, actualmente representante de la Dirección General de Gobierno de la Secretaría de Gobernación en esta ciudad, tramitó en 1991 amparos a los dos polleros más poderosos de entonces, Armando Frausto Godina y Ponciano, y tiene relaciones con Pascual Muñoz Aguilera, El Pascual, y El Tello, que solía acompañarlo a las oficinas de Migración para recuperar vehículos decomisados a polleros por el grupo policiaco Beta
La lista del CBDH cubre dos períodos El primero, de abril de 1993 a febrero de 1994, lapso durante el cual fungió como delegado Gaxiola Paredes, y en el cual se involucra a Sergio Riedel Barocio, primero delegado local de servicios migratorios en Ensenada y posteriormente en Tijuana; Francisco Pérez Armenia, delegado local en el aeropuerto y la central camionera de esta ciudad, y Arturo Razo Santoyo, delegado local de la garita Mesa de Otay Lo mismo sucede con José Félix Díaz Alonso, jefe del grupo especial de inspección integrado por Héctor Garnica, Elías Castro, Manuel Alva, Jorge Ortiz Wilson, Ernesto Beltrán y Hugo Romero Sánchez, actualmente miembro del grupo Beta
El segundo período, de febrero a junio de este año, corresponde al de Muñoz e involucra a Gabriel Cuervo Paredes, delegado local; Sergio Riedel Barocio, exdelegado en Rosarito y asesor de Muñoz y de Cuervo Paredes; Jorge Bautista, delegado en el aeropuerto, y Francisco Escamilla, jefe del grupo de inspección
Según los informantes del CBDH, los agentes de migración del aeropuerto reciben 200 dólares por cada uno de los indocumentados o pollos El 50% de lo recaudado es para el delegado local de Servicios Migratorios, Francisco Pérez Armenta en el pasado, y Jorge Bautista en la actualidad El 25% se reparte entre los agentes, y el otro 25% se canaliza a la Policía Judicial Federal Un agente de la PJF, citado en el documento, declaró molesto al CBDH: “Pero aquí viene el engaño, porque a nosotros nos dicen que pasaron cinco indocumentados y pasaron 15″
En la central de autobuses ocurre algo similar Cada uno de los tres grupos de polleros de ese sitio paga entre 10,000 y 12,000 dólares al mes a las autoridades de Migración sólo para poder trabajar libremente
El negocio, finalmente, ha creado la modalidad del agente-pollero, es decir, agentes de Migración que trasladan a sus propios indocumentados por medio de polleros, revela el informe Simplemente el agente-pollero viaja, por ejemplo, a Cancún, y traslada de 20 a 30 personas al aeropuerto de Tijuana, donde paga la cuota a sus colegas y luego los cruza en su vehículo Uno de ellos es apodado “El Expreso de Oriente”, puesto que traslada a orientales desde Cancún hasta Estados Unidos

Comentar este artículo