Informe de inteligencia

Informe de inteligencia
Cárteles de la droga: su estructura empresarial, sus alianzas estratégicas
Martín Morita Cancino y Rosa Santana
Aunque varios de los más poderosos capos del narcotráfico en México han muerto y otros se encuentran en prisión, los principales cárteles del país no sólo mantienen sus actividades, sino que “han evolucionado en sus formas de operar, transformándose como si fueran empresas y estableciendo alianzas entre grupos”
En sus complejos organigramas, los consorcios criminales ahora tienen “gerentes”, “directores de área”, equipos especializados en transacciones financieras y, desde luego, cada vez más eficientes departamentos de “seguridad” en los que participan funcionarios, policías y militares
Tales son algunas de las revelaciones que hace un informe de inteligencia del gobierno mexicano, elaborado por expertos en seguridad nacional y en combate al crimen organizado, que lleva por título Panorama General del Narcotráfico en México y que en lo particular describe y analiza las estructuras de los cárteles de Juárez, de Tijuana, de Sinaloa y del Golfo
El informe, del que Proceso tiene copia, se funda especialmente en datos y líneas de investigación de los sistemas castrenses de inteligencia, y presenta nombres, innovaciones y detalles organizacionales de las bandas criminales más violentas del país
El cártel de Juárez
Este grupo, dice el documento, “es la organización criminal que más ha evolucionado, a pesar de la muerte de su anterior dirigente, Amado Carrillo Fuentes (a) El Señor de los Cielos En la actualidad, esta organización funciona como un ‘sistema empresarial’ y cuenta con una estructura muy semejante a la de un ‘Consejo de Administración’, en la que figuran como ‘gerentes’ Ramón Alcides Magaña (a) El Metro, que tiene el mando y control en el sureste y la Península de Yucatán; Ismael Zambada García (a) El Mayo, que controla la zona occidental del país, así como los estados de Sinaloa y Sonora; Juan José Esparragoza (a) El Azul, que opera en la zona centro del país y en Veracruz; Vicente Carrillo Fuentes (hermano de Amado) y Vicente Carrillo Leyva (hijo del Señor de los Cielos) controlan Chihuahua, Durango y Coahuila, es decir, lo que respecta al tráfico de cocaína en la frontera con Estados Unidos”
Y asegura:
El cártel de Juárez es la organización que tiene más presencia en el país, toda vez que sus operaciones abarcan más de 15 estados, como son Chihuahua, Coahuila, Durango, Michoacán, Jalisco, Colima, Nayarit, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Puebla, Morelos y el Distrito Federal
Como parte de su estructura “empresarial”, el cártel de Juárez cuenta con personas que se denominan “jefes” o “directores de área”, es decir, son los encargados de cuidar los intereses de los gerentes en cada una de las regiones En este plano se tiene ubicados a los siguientes sujetos: Adán Segundo Pérez (a) “El Gordo”; Carlos Colín Padilla, Joel González Quirarte, Eduardo González Quirarte, René González Quirarte, Miguel Palma Salazar (a) “El Micky” (hermano de Héctor Luis Palma Salazar, “El Güero Palma”) y Rodolfo Carrillo Fuentes (hermano menor de Amado y Vicente)
A pesar de que durante el sexenio del presidente Ernesto Zedillo el cártel de Juárez fue la organización más combatida, sólo se pudo desarticular lo que se denomina “esquema de seguridad” del grupo, formado por militares y agentes de la PGR dedicados a brindar protección a los capos
Así, en ese equipo de seguridad se ubicaban, por ejemplo, los generales Jesús Gutiérrez Rebollo y Jorge Mariano Maldonado Vega, además de los tenientes coroneles Óscar Cotero Orihuela y Miguel Angel Limón Rivera, quienes fueron detenidos y sometidos a juicio a partir del llamado “Maxiproceso” contra el cártel de Juárez
Al respecto, llama la atención el caso del teniente coronel retirado Florentino Morato Cruz, quien también figura en el informe como miembro del “esquema de seguridad” del cártel de Juárez Detenido a principios del año pasado en Mérida, Yucatán, por su presunta vinculación con un cargamento de droga incautado a una embarcación en el puerto de Progreso, resultó liberado a los pocos días, y continúa libre aun cuando el mismo informe consigna:
Se tienen datos precisos de que el teniente coronel Florentino Morato Cruz fue quien sacó a Amado Carrillo Fuentes del rancho “El Huamuchilito”, cuando se tendió el operativo militar para su captura
Sí fueron, en cambio, detenidos, por su presunta vinculación en el llamado “Caso Cancún”, Fabián Campos Martínez y Ramón Báez Márquez, comandantes de la Policía Judicial Federal que operaban como miembros del mismo cuerpo de seguridad
En la estructura del cártel de Juárez, después de los “jefes o directores de área”, el organigrama registra “lavadores” (de dinero), “distribuidores” y “jaladores”, es decir, los especialistas en “transacciones financieras”, en la distribución del “producto” en los mercados y en el traslado de los cargamentos
El cártel de Sinaloa
El estudio habla de “una gran afinidad” entre el cártel de Juárez y el cártel de Sinaloa, menciona un posible pacto o alianza regional contra la banda de los Arellano Félix y, antes de que se produjera la fuga de El Chapo Guzmán, proporcionaba datos reveladores sobre este personaje
Dice el informe:
Aun desde la prisión de Puente Grande, el “Chapo Guzmán” y el “Güero Palma” siguen controlando al cártel de Sinaloa, a pesar de que sus principales lugartenientes, como son Tiberio Moreno Cota, Alberto Gómez García, José Luis Angulo López (a) “Mi Niño” y Rafael Avilés Quintero (a) “El Pony” también están en prisión Se sospecha que Guzmán Loera y el “Güero Palma” han establecido un pacto con el cártel de Juárez para enfrentar a los Arellano Félix, tomando en cuenta que Miguel Palma, hermano del “Güero Palma”, trabaja desde hace varios años para el cártel de Juárez, y el “Chapo Guzmán” tiene muy buenas relaciones con dos de los más importantes integrantes de esa organización, como son “El Mayo Zambada” y “El Azul”
De acuerdo con el documento, el cártel de Sinaloa mantiene su presencia en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Colima, Zacatecas, Sinaloa, Chihuahua e inclusive en Baja California, donde, en la lógica del mercado, protagoniza una violenta competencia con la corporación de los hermanos Arellano Félix
El cártel de Tijuana
Considerada como “la más violenta” de las organizaciones de narcotraficantes y como la segunda en importancia del país por la magnitud de sus operaciones (después del cártel de Juárez), el cártel de Tijuana disfruta de una fuerte protección
A pesar de que los principales lugartenientes de los hermanos Arellano Félix -Jesús Labra Avilés (El Chuy), Ismael Higuera (El Mayel) y Alfredo Navarro Lara- se encuentran en prisión, esta banda “cuenta con el más amplio apoyo de policías de todas las corporaciones, de funcionarios de todos los niveles e incluso de militares desertores, lo cual hace muy difícil poder penetrar en su estructura financiera y operativa y, sobre todo, lograr la captura de sus cabecillas, los hermanos Benjamín, Ramón y Francisco Javier”, dice el estudio
Curiosamente, en el cártel de Tijuana participa Ofelia Fonseca, hija de uno de los líderes históricos del cártel de Juárez: Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto Ella fue detenida en febrero de 1999 en Chetumal, Quintana Roo, acusada de haber introducido una fuerte cantidad de droga en una avioneta colombiana que fue hallada -sin la carga- en una comunidad rural
Respecto de este caso, el informe precisa:
En ese operativo, además de Ofelia Fonseca, fue detenido su esposo, José Manuel Rico Sánchez (a) “El Varilla”, quien de forma por demás sospechosa por parte de los funcionarios que estaban al frente de la Procuraduría General de la República, fue presentado con el nombre de José Manuel Padierna Sánchez y se le hizo pasar como integrante del cártel de Juárez, cuando en realidad se trata de uno de los hombres clave dentro de la estructura del cártel de Tijuana Es hijo de Miguel Ángel Rico Urrea (a) “Chichón”, quien hace años ordenó el asesinato en Tijuana del comandante de la Policía Judicial Federal, Jorge Ramírez
También resulta sospechoso que Rico Sánchez (a) “El Varilla” permanezca preso en un penal de mínima seguridad, como es el Centro de Readaptación Social de Chetumal, donde incluso se detectó a finales del año pasado la construcción de un largo túnel, mediante el cual “El Varilla” pretendía darse a la fuga
Al cártel de Tijuana se le atribuye ser el principal introductor de cocaína a Estados Unidos, y además de su control casi absoluto en Baja California, sus redes se extienden a Chihuahua, Durango, Sinaloa, Sonora e incluso Quintana Roo, donde compite por el mercado local con los cárteles de Juárez y del Golfo
El cártel del Golfo
Durante un tiempo se creyó que el Cártel del Golfo estaba a punto de ser desarticulado, luego de que su jefe, Juan García Ábrego, quedó preso en Estados Unidos (su hermano Humberto sigue prófugo) y fueron capturados los lugartenientes Óscar Malherbe León, Jaime González Gutiérrez y Raúl Valladares del Ángel
No obstante, el informe establece que, al parecer, el nuevo líder de la Organización es Julio César Longoria Narváez, alias Ramiro Longoria, un prominente “empresario” de Tamaulipas
A Ramiro Longoria se le ubica como el actual dirigente del cártel del Golfo No tiene antecedentes penales, aunque fue detenido el 24 de enero de 1992 en la estación repetidora de Televisa en Escárcega, Campeche, cuando en compañía de Carlos César Espinoza González, en ese entonces primer comandante de la Policía Judicial Federal, preparaban una compra-venta de cocaína
Además de tener casi el control total del tráfico de drogas en Tamaulipas y la frontera con Estados Unidos, el cártel del Golfo aún sigue teniendo una importante presencia en los estados de Veracruz, Tabasco, Distrito Federal, parte de Coahuila y Durango, Yucatán, Campeche y Quintana Roo
En otra parte del documento se registra que, en 1993, luego de que Juan García Ábrego ordenó la ejecución en Cancún, Quintana Roo, del entonces jefe del cártel de Juárez, Rafael Aguilar Guajardo, “ambas organizaciones criminales establecieron un pacto de no agresión y acordaron distribuirse la plaza, que ya para entonces era una de las principales rutas del narcotráfico internacional”
Y el reporte va aún mucho más allá:
Por parte del cártel de Juárez, la plaza del Caribe, concretamente Cancún, estaba en manos de un alto funcionario del gobierno, que incluso en la administración anterior (la del presidente Zedillo) ocupó un alto puesto Luego, como premio por haberle salvado la vida en el atentando del restaurante Bali-Hai de la Ciudad de México, Amado Carrillo Fuentes (a) “El Señor de los Cielos” le dio el control de esa plaza a Ramón Alcides Magaña (a) “El Metro”, quien hasta la fecha es jefe de esa organización en todo el sureste del país, teniendo a Cancún como centro de operaciones
Y dice también:
() En 1996, el exagente de la Policía Judicial Federal Óscar Benjamín Garcia Dávila (a) “El Rambo” fue reclutado como agente encubierto del sistema de inteligencia militar con el propósito de investigar las actividades de Alcides Magaña en Quintana Roo, pero García Dávila, quien es nieto de un reconocido militar, el general Marcelino García Barragán, terminó siendo un aliado del narcotraficante, que le daba un millón de dólares al mes por brindarle protección, ya que García Dávila se desempeñaba como subdirector de la Policía Judicial del Estado
Para luego revelar:
() Se ha podido comprobar que varios jefes de organizaciones criminales, como Alcides Magaña, Vicente Carrillo Fuentes y los hermanos Arellano Félix han contratado a militares desertores, en su mayoría elementos del Grupo Aerotransportado de Fuerzas Especiales (GAFES), que son el grupo más capacitado del Ejército Mexicano, mismos que les sirven como integrantes de sus equipos de seguridad

Comentar este artículo