la apertura eléctrica “ya se dió”

La apertura eléctrica ya se dio
Fernando Ortega Pizarro
Una buena parte de la población piensa que el anuncio del alza al servicio eléctrico obedece, por lo menos en parte, al propósito de convencer de que es necesaria la apertura al sector privado Un proceso que, de acuerdo con esta investigación periodística, ha ido avanzando de manera sigilosa, a tal grado que la industria resulta ya un jugoso negocio privado
Mientras los partidos políticos se preparan para discutir la reforma del sector eléctrico en el próximo periodo de sesiones del Congreso con posturas irreconciliables a favor y en contra de una eventual apertura al capital privado, la realidad ya los superó: grandes empresas trasnacionales cuentan con plantas de generación en el país y, en ciertos casos, han creado un mercado paralelo al de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)
Así operan, en la modalidad de generadores independientes, gigantes de la electricidad como InterGen (Shell Generating Limited y Bechtel Enterprises), EDF International, Électricité de France, Mitsubishi Corporation, AES Corporation, TransAlta Energy Corporation, Nichimen Corporation, Iberdrola y Unión Fenosa, los cuales han invertido 3 mil 200 millones de dólares para generar 7 mil 649 megawatts
Están obligados a entregar su energía a la CFE para que ésta, a su vez, brinde el servicio público, situación que algunos legisladores consideran anticonstitucional Se la venden a 27 centavos de dólar el kilowatt, en promedio, y la Comisión la revende a siete centavos de dólar
Esos consorcios tienen plantas de ciclo combinado de gas natural en los estados de Yucatán, Sonora, Tamaulipas, Coahuila, Guanajuato, Veracruz, Nuevo León, Campeche, Sonora y Baja California
En generación eléctrica ya no hay monopolio del Estado porque hubo una apertura desde 1992, en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, al permitir a los particulares ser productores independientes de electricidad, asegura el panista Juan José Rodríguez Prats, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Senadores
Además, al margen de la CFE se están realizando actos de comercialización entre particulares que producen electricidad En muchos casos, están interconectándose, mediante las figuras de cogeneración (producen energía utilizando vapores no utilizados en procesos industriales) y autogeneración (plantas para autoconsumo), señala el legislador
Advierte que lo anterior es muy peligroso Y ejemplifica: Una empresa extranjera se une, digamos, con Vitro para poner una planta, y Vitro a su vez da el servicio a sus socios, bajo la figura del autoabasto Esto nos puede llevar a un mercado competitivo, paralelo a la empresa pública, pero no con la plena rectoría del Estado Otra posibilidad es que se pongan de acuerdo un conjunto de clientes para importar energía El colmo sería que no pudieran instalar una planta en México y se vayan a la frontera
Visto así, considera que los legisladores tienen la obligación de anticiparse a los acontecimientos: Si el legislador no actúa, la necesidad también legisla, y el cambio no se detiene, pero será un cambio desordenado La historia nos ha demostrado que la necesidad es la legisladora más ágil, aunque a veces inconveniente
En las modalidades de autogeneración y cogeneración, los particulares han invertido 4 mil 700 millones de dólares y producen 7 mil 248 megawatts Sumadas al campo de los productores independientes, las cifras se elevan a 7 mil 900 millones de dólares y a 14 mil 997 megawatts El total de la generación privada equivale a 39% de la capacidad de la CFE, a 68% de las termoeléctricas que consumen hidrocarburos (combustóleo, gas natural y diesel), y sobrepasa con 5 mil 608 megawatts a las hidroeléctricas
Los operadores privados están en condiciones de vender electricidad a los 60 usuarios que consumen 25% de la energía eléctrica de México O bien, a los mil 200 usuarios que consumen 45%
El año pasado, el gobierno de Vicente Fox emitió un reglamento para que los autogeneradores y cogeneradores puedan incrementar sus excedentes, sin límite, y vendérselos a la CFE, a pesar de que básicamente deben producir para autoconsumo Según la Cámara de Senadores, el Ejecutivo invadió sus atribuciones, ya que con el nuevo reglamento estaba legislando, por lo que promovió una controversia constitucional que la Suprema Corte está por dictaminar
En cierto modo, apunta Rodríguez Prats, la reforma eléctrica ya se dio, y lo que ahora debe hacer el Estado es regular y organizar el mercado, para que las compañías privadas vendan al público y compitan con la CFE, actividades que formalmente prohíbe la Constitución
Y afirma que quienes se oponen a la privatización por la quiebra del consorcio Enron en California, Estados Unidos, desconocen al sector eléctrico mexicano
Con cualquiera de las compañías de electricidad extranjeras que existen en México ya corremos ese riesgo, al igual que China, Cuba, etcétera El 975% de los proyectos de generación en el futuro del país va a ser llevado por empresas extranjeras y particulares Eso ya está
Inclusive, dice, esas compañías han participado en programas energéticos del gobierno Por ejemplo, en noviembre de 1998, la Comisión Reguladora de Energía informó que Unión Fenosa llevaba más de tres años en México, colaborando en el Proyecto de Modernización de Luz y Fuerza del Centro
En cuanto a la próxima discusión sobre la reforma eléctrica, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, Manuel Bartlett, dice: Nosotros vemos bien la globalización Pero como globalizadores, no globalizados Esos mostrencos del gobierno piensan que lo moderno es ser globalizado Entonces, si tenemos una gran empresa nacional, hay que dejar que se la lleven otros, en lugar de que conquiste América Latina, como lo hacen los españoles
¿Por qué no estamos en España con nuestra empresa nacional ganando dinero para México? Por la mentalidad de esclavos que tienen estos funcionarios foxistas, que lo único que quieren es entregar el patrimonio nacional No tienen la capacidad ni la visión de Estado para decir: Esto es nuestro y podemos hacer una enorme empresa mundial, que es lo que debemos hacer, y no convertirnos en los enanos de sus patrones, intelectuales y físicos
El senador perredista Antonio Soto Sánchez, cuyo partido trabaja con el PRI para presentar una iniciativa alterna de reforma al sector eléctrico, augura que la de Fox tendrá el mismo derrotero que la reforma fiscal: No pasará O va a pasar con una cantidad de modificaciones tales que no ponga en riesgo la rectoría sobre los energéticos
Gloria Lavara, senadora por el Partido Verde Ecologista de México, está a favor de la inversión extranjera, pero en el campo de la energía renovable, porque los combustibles fósiles, como el gas natural y el petróleo, se van a terminar en un plazo de 40 a 60 años
Cambios en aras del TLC
Con la suscripción del Tratado de Libre Comercio (TLC) en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, México se reservó el derecho de generar, transmitir y distribuir energía eléctrica Pero hizo tres excepciones: la autogeneración, la cogeneración y la generación independiente de electricidad, pues no las considera servicio público
Para sostener lo negociado en el marco del TLC, Salinas presentó al Congreso, en 1992, una iniciativa de reforma a la ley del servicio público de energía eléctrica, que se aprobó con el voto mayoritario de los legisladores del PRI El PRD y el PAN la rechazaron porque consideraron que la figura de generadores independientes era contraria a la Constitución
No hubo objeción a los conceptos de autogeneración y cogeneración, pues los legisladores dijeron que eran para el autoconsumo de particulares Por ejemplo, un cine, una ranchería o una empresa pueden producir su propia electricidad Es decir, no generan para el servicio público, sino para el autoconsumo
Sin embargo, la polémica se centró en los generadores independientes Para que no fueran considerados anticonstitucionales, el gobierno de Salinas determinó que su producción fuera vendida íntegra a la CFE Argumentó que lo que estaba prohibido no era la generación en sí, sino hacerlo para el servicio público Esta función, indicó, seguiría en manos de la CFE El PRD y el PAN sostuvieron que los productores independientes estaban generando para el servicio público y, por tanto, era anticonstitucional
En 1997, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) otorgó el primer permiso para generar energía bajo la modalidad de productor independiente Este esquema implica que los inversionistas privados financian, construyen, operan y mantienen la central generadora durante más de 20 años, que son renovables Es muy parecido al que Pemex pretende implantar con los Contratos de Servicios Múltiples en la explotación de gas y petróleo
Hasta agosto de 2001, la CRE había concedido 15 permisos, todos a trasnacionales, y para instalar plantas de ciclo combinado, usando gas natural como combustible
De mayo de 1994 a noviembre de 2001, la CRE otorgó 122 permisos de autogeneración y 34 de cogeneración, que en conjunto dieron lugar a la producción de 7 mil 248 megawatts, con inversiones por 4 mil 770 millones de dólares Las autorizaciones se han concedido a empresas particulares, nacionales y extranjeras, así como a Petróleos Mexicanos
Las compañías más importantes son Electricidad de Veracruz (651 megawatts, con 325 millones de dólares de inversión); Energía Industrial Río Colorado (470 mw, con 225 millones); Enron Energía Industrial de México (284 mw, con 142 millones); Electricidad de Veracruz II (279 mw, con 139 millones); Termoeléctrica Peñoles (260 mw, con 260 millones); Termoeléctrica del Golfo (250 mw, con 325 millones), y Carboeléctrica Sabinas (198 mw, con 234 millones de dólares de inversión)
Estas compañías dan servicio a sus conglomerados de empresas, pero su actividad poco a poco se va extendiendo a sus clientes y proveedores, con lo que van creando un mercado paralelo al de la CFE, pues realizan transacciones comerciales independientes
Por ejemplo, la CRE otorgó a Energía de Veracruz y Energía de Veracruz II el permiso más importante de autoabastecimiento concedido hasta ahora Mediante esas compañías, el consorcio Ispat —de origen indio, el mayor exportador de acero y uno de los más importantes productores de laminados del mundo— y sus socios podrán generar hasta 930 mw
Estos socios son Kimberly Clark, en sus plantas de Orizaba, Bajío, Ramos Arizpe, Tlaxcala y Naucalpan: Servicios Siderúrgicos Integrados; Consorcio Minero Benito Juárez Peña Colorada; Crisoba Industrial, en sus plantas de Ecatepec y Texmelucan; Procesos y Desarrollo, y Celulosa y Papel de Michoacán
Otro ejemplo es Transportadora Industrial de Gas (Tigsa), que recibió permiso para instalar una planta de 470 mw en la modalidad de cogeneración, para satisfacer las necesidades de energía eléctrica de una sociedad formada por 31 empresas, entre las cuales destacan Compañía Siderúrgica de California, Daewoo Orion Electronics de México, Fábrica de Papel San Francisco, Melco Display Divises México, Pims y Somex
Todos estos productores particulares operan en casi todo el territorio nacional —26 estados— utilizando la infraestructura de transmisión de la CFE
Las concesiones de Fox
Manuel Bartlett, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, dice que Ernesto Zedillo, no conforme con esa participación privada importante y con el hecho de que en el TLC no se comprometió una apertura mayor, decidió privatizar todo y acabar con el servicio público, que es una responsabilidad del Estado
Esa iniciativa no pasó, a pesar de la presión brutal del presidente Zedillo sobre el PRI y los legisladores priistas Tampoco la aceptó el PAN El PRD mantuvo su posición en contra, inclusive contra la reforma de 1992, porque la consideró un camino hacia la privatización
Cuando Fox ganó las elecciones de 2000, su equipo de transición empezó a presionar al Congreso para que se aprobara la reforma de Zedillo Cuenta el legislador: En el Senado, le dijimos que no la íbamos a aprobar porque implica toda una concepción, una visión, de lo que quiere Fox en el sector eléctrico
A finales de 2001, el PAN presentó una iniciativa de reforma constitucional para abrir el sector eléctrico al capital privado Sin embargo, dice, es igual a la de Zedillo, pero con una engañifa que consiste en que no se venden los activos de la CFE y de Luz y Fuerza, pero los hace competir Es decir, las convertiría en empresas comunes y corrientes para competir con las trasnacionales, que ya sabemos cómo operan
Mientras tanto, dice, el compromiso de privatizar de Zedillo, idéntico al de Fox, sigue empujando Han estado licitando y abriendo el sector a las trasnacionales y han obligado a la CFE a no invertir Es decir, están privatizando
Agrega que, el año pasado, el gobierno emitió un reglamento para la ley correspondiente a fin de que los autogeneradores y cogeneradores vendan todos los excedentes que quieran a la CFE Se entiende por excedentes lo que les sobre, 10%, pero no la mitad de lo que necesitan Le dan a estas modalidades una interpretación amplísima, de tal manera que ya no invierten en la CFE
Entonces, afirma, por la puerta de atrás, desde Zedillo y, a continuación, los mismos funcionarios que se han quedado ahí del régimen zedillista, neoliberal, siguen privatizando todo, violando el espíritu de la Constitución y la ley, que establece que quien tiene que dar el servicio público es el Estado mexicano, a través de la CFE, y que esas modalidades deben ser exclusivamente de autoconsumo, no para transformarlas en generadoras ¿Qué pasa si esto continúa? Pues se privatiza sin que se reforme la Constitución
Bartlett cuenta que ha viajado con legisladores para conocer la experiencia de otros países Asegura que no es verdad que se haya creado un mercado de la energía en América Latina y Europa, sino que más bien se han posesionado de él monopolios trasnacionales No bajan las tarifas, las suben, se las imponen al Estado, aprovechando su conexión con las fuentes financieras internacionales Se convierten en poderes trasnacionales por encima del Estado
Sostiene que es falso que la CFE no tiene dinero para invertir Más bien no la dejan invertir sus propios recursos Las empresas eléctricas viven de sus tarifas, no de su presupuesto Es una falacia decir que hay que sacar dinero del presupuesto para invertir en electricidad ¿Usted cree que no hay dinero en 100 millones de habitantes cautivos que necesariamente tienen que consumir electricidad? ¿Usted cree que vienen las empresas y esta presión internacional a perder dinero? El mercado eléctrico mexicano es un enorme negocio Nosotros tenemos que cuidar que no sea un negocio, sino un servicio público y que la renta nacional que da el gasto eléctrico de los mexicanos no se lo lleven, como en Argentina, que la saquearon
Rodríguez Prats cree posible que haya un acuerdo sobre la reforma eléctrica en el próximo periodo de sesiones, sobre todo porque el PRI presentará una contrapropuesta
Reconoce que Bartlett identifica a la iniciativa del PAN con la de Zedillo, pero recuerda que el 27 de agosto de 1999 el PRI publicó un manifiesto, firmado inclusive por Dulce María Sauri, en el que manifestaron estar de acuerdo con la reforma zedillista, que sí planteaba la venta de activos de la CFE
En cambio, dice, la reforma del PAN no plantea la privatización de los activos, aunque sí está de acuerdo con la de Zedillo en que se debe crear un mercado competitivo eléctrico de usuarios calificados
Niega que en la iniciativa del PAN se elimine el concepto de servicio público Bartlett, a veces, habla de temas que no sabe Si hubiera leído el proyecto del PAN que le entregué, se daría cuenta de que hay garantía plena de que se mantiene como servicio público

Comentar este artículo