la reforma política en el distrito federal

La reforma política en el Distrito Federal
Enrique Semo
La propuesta de reforma política del Distrito Federal ha recorrido todos los pasos legales para su aprobación, menos uno El Gobierno del Distrito Federal, el Gobierno Federal y los partidos representados en la Asamblea del Distrito Federal y la Cámara de Diputados han coincidido en un proyecto en el cual se garantizan a la vez la autonomía en el régimen interior del gobierno local y las facultades que deben conservar los poderes federales que residen en la entidad
El voto a favor en la Asamblea Legislativa del DF fue unánime y en la Cámara de Diputados de 93% Sólo falta su discusión y aprobación en la Cámara de Senadores De ser aprobado en el próximo período de sesiones, sería el segundo logro importante en materia de reforma política conseguido en los primeros dos años del nuevo gobierno Una pequeña luz en el gran pantano de la muy esperada reforma política Un paso significativo en el rompimiento de un estancamiento que parece hasta ahora insuperable
La propuesta es un avance en un proceso que lleva tres lustros y en el cual se han visto envueltos ciudadanos, partidos, organizaciones no gubernamentales y expertos en la materia Su objetivo: avanzar en la restitución a los habitantes de la gran ciudad, de los derechos democráticos locales, preservando las atribuciones del gobierno federal Como se recordará, esos derechos fueron suprimidos el 10 de enero de 1929 cuando se abolieron los municipios, últimos gobiernos representativos de la entidad, y se facultó al presidente de la República a gobernar directamente a través del Departamento Central Así, una nueva gema venía a agregarse a la corona de la Presidencia imperial El argumento que el PRI esgrimió durante seis décadas para justificar la situación, es que no podían existir dos gobiernos en una misma entidad Argumento insostenible ante la experiencia internacional que demuestra la viabilidad de la convivencia entre un gobierno nacional y uno local, incluso de signos políticos diferentes
Los primeros reclamos fueron presentados por partidos de oposición en las audiencias públicas que antecedieron la reforma política nacional de 1977 El PAN y el Partido Comunista se declararon por la restitución de los derechos políticos de los defeños y la creación del Estado 32 de la República, sin éxito alguno Nueve años más tarde, en plena efervescencia preelectoral, se aprobó, el 10 de octubre de 1987, una primera reforma que permitió la elección, el 6 de julio del siguiente año, de la primera asamblea de representantes En la Cámara de Diputados, los partidos de oposición abogaron por la creación del Estado de Anáhuac, mientras que el PRI se pronunciaba por un órgano colegiado de elección popular con facultades muy restringidas Finalmente, el Congreso aprueba la creación de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal con facultades restringidas a la aprobación de bandos y ordenanzas, gestoría ciudadana, supervisión limitada de recursos públicos y aprobación del nombramiento de magistrados
La primera Asamblea aprobó 10 reglamentos La segunda, elegida en 1991, consiguió, además, que el Congreso ampliara en forma limitada su capacidad para intervenir en la elaboración de la iniciativa de la Ley de Ingresos y Egresos y ratificar el nombramiento de funcionarios públicos y delegados
En 1993, la cercanía de las elecciones volvió a poner en marcha al movimiento El 21 de marzo se realizó un plebiscito convocado por nueve asambleístas, en el cual participaron 330 mil ciudadanos que, en su gran mayoría, se declararon a favor de un gobierno propio, democráticamente elegido El regente Manuel Camacho hizo una vigorosa campaña a favor de una nueva reforma y se creó una mesa de concertación de los partidos El PRD, el PAN y otros partidos de oposición volvieron a plantear, sin éxito, la creación del estado 32 de la República, mientras que el PRI aceptaba, por primera vez, la necesidad de un gobierno propio de la entidad y la ampliación de las facultades de la Asamblea, sin dejar de insistir en que éstas debían subordinarse a la soberanía del gobierno federal
Finalmente, el Congreso aprobó que el Gobierno del Distrito Federal dejara de ser una dependencia del Gobierno Federal y se transformara en gobierno autónomo de la capital Además, se otorgaron a la Asamblea de Representantes algunas facultades legislativas que no invadían las facultades federales
La reforma constitucional de 1996 introdujo la elección directa del jefe de Gobierno capitalino, que se llevó a cabo por primera vez en la historia de la entidad, el 6 de julio del año de 1997 Sin embargo, mantuvo la facultad del Senado de removerlo “por causas graves que afecten las relaciones con los poderes de la Unión o el orden público en el DF” y aprobó la elección de jefes delegacionales, difiriéndola hasta el año 2000 Estableció también la Asamblea Legislativa, otorgándole nuevas facultades, entre ellas la de legislar en materia electoral, civil, penal y de seguridad
En su primer período ordinario de sesiones, la Asamblea Legislativa que se inició en 1997, aprobó siete leyes, decretos e iniciativas y un proyecto de reformas al estatuto de gobierno, suprimiendo la facultad del presidente de la República para iniciar leyes en el DF y elevando de 17 a 27 las facultades de la propia asamblea Entre ellas, una nueva ley de participación ciudadana para crear los comités vecinales e instaurar las figuras de referéndum y plebiscito Luego, entre 1988 y 1999, la Asamblea entró en una actividad afiebrada aprobando más de 100 leyes de nivel local que abordaban multitud de temas vitales para el DF
La reforma que ahora se propone es la culminación de ese largo proceso De sus detalles se podrá hablar cuando se inicien en la Cámara de Senadores los debates Mientras tanto, lo que beneficia a todos, es asegurar su presentación en septiembre

Comentar este artículo