Las Misiones de Querétaro, para la lista de Patrimonio Mundial

El Centro INAH Querétaro espera para 2003 la declaratoria como Patrimonio Mundial de las misiones de la Sierra Gorda
Son cinco templos franciscanos del siglo XVIII fundados por fray Junípero Serra: Santiago de Jalpan, Nuestra Señora del Agua de Landa, San Francisco del Valle de Tilaco, San Miguel Concá y Nuestra Señora de la Luz de Tancoyol
Se retomó la idea del historiador Miguel León Portilla, quien señaló en una conferencia magistral que dio en Jalpan (para conmemorar los 250 años de la llegada a México de Junípero Serra) la conveniencia de hacer trabajos para que las misiones de la Sierra Gorda sean reconocidas
Según Diego Prieto Hernández, director del Centro INAH Querétaro, se van a cumplir tres años de trabajo:
“El gobernador se convenció de este planteamiento y hacia mediados de 2000 se integra una comisión interdisciplinaria auspiciada por el gobierno del estado de Querétaro para armar el expediente técnico que defienda, fundamente y apoye la postulación
“Iniciamos este trabajo con la asesoría de la dirección general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, ya con Sergio Raúl Arroyo, y particularmente del arquitecto Francisco León Morales, director de Patrimonio Mundial del INAH”
Prieto Hernández señala en entrevista telefónica desde la ciudad de Querétaro que son interesantes estas misiones, edificadas entre 1744 y 1770, porque representan una evangelización tardía (se trataba de instruir a los pames y los jonaces), y “en ellas hay una mezcla de simbolismo indígena y simbolismo católico”
En el libro El patrimonio de México y su valor universal Lista indicativa, editado por el Conaculta, el INAH y la UNESCO, se lee sobre estos cinco templos:
” presentan características del estilo barroco del siglo XVII y XVIII, observadas en su planta de cruz latina, dividida en cinco tramos Sin duda alguna, son las portadas de dichos templos uno de los máximos valores de este conjunto, pues en ellas se admira la fusión ideológica de formas y símbolos en un mestizaje cultural, en el que el barroco se reinterpreta localmente, imprimiendo gran movimiento a los elementos iconográficos, provocando juegos de luces y sombras que se suman a la sorprendente policromía Estas portadas cumplen totalmente con el objetivo didáctico predeterminado de enseñar a los naturales los elementos básicos de la doctrina católica”
En mayo de 2001, el Centro INAH presentó el primer borrador del expediente técnico a la Dirección de Patrimonio Mundial del mismo instituto
Ahí “se plantea con toda claridad cuáles son los elementos que nosotros tenemos que acreditar para lograr este nombramiento, y uno de ellos expone que son bienes únicos, irrepetibles, y su pérdida constituiría una situación irreparable para la humanidad”
En el segundo semestre de 2001 se formularon planes de desarrollo urbano para las localidades donde se encuentran estas misiones:
“En julio se produce un decreto estatal en el que se declaran formalmente patrimonio cultural del estado de Querétaro las cinco misiones franciscanas y se declaran sus zonas de conservación correspondientes Se tuvo que hacer este trabajo para garantizarle a la UNESCO que estos bienes se están conservando Hay que considerar que desde 1999 hasta 2002 se han invertido alrededor de 13 a 14 millones de pesos en acciones de restauración, mantenimiento, imagen urbana, planeación y desarrollo de instrumentos jurídicos”
Se concluyó el expediente en noviembre de 2001 y se presentó al siguiente mes al comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO En agosto de 2002, la comisión evaluadora de la UNESCO visitó los templos
“Estuvo con nosotros -resalta Prieto Hernández- la arquitecta Isabel Rigol, integrante del comité directivo del ICOMOS a nivel mundial Quedó impresionada del estado que guardan las misiones, de su importancia desde el punto de vista de los valores estéticos, artísticos y arquitectónicos”
Tiene confianza en que se logre el nombramiento en junio próximo en China, durante la reunión ordinaria del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO l

Comentar este artículo