El Carrizos, ladrón de expresidentes

MÉXICO, D F, 14 de octubre (apro)- Efraín Alcaraz Montes de Oca, El Carrizos, no aprendió la lección: A los 66 años de edad, regresó por enésima ocasión a la cárcel, ahora acusado del presunto delito de robo a casa habitación
Alcaraz Montes de Oca no es un delincuente común y corriente Su fama trascendió a tal punto que su historia criminal fue llevada al cine, por el director Everardo González Con el título Los ladrones viejos, la cinta se estrenó en México el año pasado
Célebre por robar las residencias de los expresidentes Luis Echeverría y José López Portillo, El Carrizos fue detenido, junto con Gustavo Aguilar Marcel El Mayer, de 48 años de edad, justo en los momentos en que robaba una casa en la colonia Pradera, delegación Gustavo A Madero
La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informó que al ser descubiertos en plena faena, El Carrizos y El Mayer amagaron con un desarmador al dueño de la casa habitación e intentaron escapar
No obstante, El Carrizos fue detenido por su propia víctima, quien previamente había solicitado el apoyo de la policía, que capturó al cómplice
El Carrizos alcanzó notoriedad dentro del hampa no sólo por su desfachatez y osadía, sino por su habilidad como “zorrero” (ladrón de casas habitación) Pocas veces fue detenido Oficialmente, sólo se le contabilizan tres detenciones, aunque se le atribuyen los asaltos a las casas del futbolista Hugo Sánchez y del exregente del Distrito Federal, Ernesto P Uruchurtu
Tan famoso como El Carrizos era su compadre, el comandante Luis Téllez Girón, El Drácula, quien logró un ansiado ascenso dentro del Servicio Secreto con la captura de Alcaraz Montes de Oca, tras el asalto a la residencia de Luis Echeverría, en San Jerónimo
La anécdota no tiene desperdicio: El Carrizos la hizo pública en una conferencia de prensa Aseguró que no fue consignado por el robo en la casa del expresidente, gracias a su compadre El Drácula
Un día después del asalto, recibió la llamada de su compadre quien le ordenó que “tenía que regresar la tele” El Carrizos respondió que no sabía de qué le hablaba Durante varios minutos discutieron hasta que El Drácula lo convenció de que no le pasaría nada
Le aseguró que ya estaba todo arreglado, pero que tenía que devolver todo el botín: joyas y valores que había logrado sustraer esa misma noche de otras dos residencias
Al día siguiente, acompañado de su compadre, se presentó en la residencia del expresidente, custodiada por personal civil y militar, a los que supo burlar no sólo para entrar, sino para salir sano y salvo
De inmediato lo hicieron pasar a un salón privado Depositó el botín en una mesa y sentó a esperar hasta que apareció María Esther Zuno de Echeverría En medio de gritos y órdenes, la señora sólo lo vio de reojo Fijo su mirada en las joyas y ordenó que se llevaran a El Carrizos “La vieja se quedó con todo Lo de ella era pura bisutería”, recordó el asaltante
Pero cuando creía que ya estaba libre, fue detenido por miembros del Estado Mayor Presidencial, quienes le reclamaban un aparato electrónico El Carrizos dijo que no sabía de lo que le hablaban, pero al final aceptó que lo había vendido El aparato era un radiotrasmisor que utilizaba Echeverría para estar en contacto con su familia
Del asalto nada se supo El Carrizo volvió a sus andadas, hasta que fue detenido por la gente de Arturo El Negro Durazo, por el robo a la residencia de la vedette Olga Breeskin
El Carrizos recordó que luego de su presentación a la prensa, El Negro Durazo metió la mano en un cajón, cogió muchas joyas y se las aventó a la cara Le dijo que era para su defensa
El Carrizos ha asegurado que no es un ratero, sino un ladrón, y ha cuestionado abiertamente a los delincuentes que “no tienen ética”
Parte de sus vivencias en el bajo mundo las pudo proyectar en la película Los ladrones viejos: Las leyendas del artegio, de Everardo González, que retrata el submundo criminal de México de los años 60 y 70; de las alianzas con los mandos policíacos que les permitieron salir adelante, las traiciones que sufrieron y el precio que finalmente pagaron por ello
La historia de esta generación de ladrones es contada mediante el testimonio de media docena de ellos y de algunos de los agentes del Servicio Secreto que los persiguieron
El documental sigue con especial atención a uno de los más exitosos y ambiciosos de todos: Efraín Alcaraz Montes de Oca, El Carrizos, conocido como El rey de los zorreros y cuya reputación entre los mandos policíacos hacía que sus repetidas aprehensiones causaran sensación
Llegó a ser un elemento tan relevante dentro del mundo criminal de su época que carreras enteras dentro de las corporaciones policíacas dependieron y se hicieron alrededor de los altibajos de su trayectoria delictiva, porque supo capotear la tormenta en muchas ocasiones y relacionarse con aquellos mismos que estaban encargados de perseguirlo y atraparlo
El Carrizos alcanzó su libertad apenas hace un año y medio Ahora volverá a prisión por los mismos delitos, con la salvedad de que podría alcanzar el beneficio del arraigo domiciliario para purgar la condena que le fuera impuesta por ser un adulto mayor o persona de la tercera edad Todo en caso de que no se configure el robo con violencia

Comentar este artículo