Cae el narco Oscar Alonso Candelaria Escajeda

México, D F, 26 de abril (apro)- El narcotraficante Oscar Alonso Candelaria Escajeda, “La Gata”, quien en enero de 2006 generó un roce entre México y Estados Unidos cuando él y su grupo fueron filmados con vehículos y vestimenta que emulaba a militares mexicanos en territorio estadunidense, fue capturado al mediodía de hoy en Ciudad Juárez
La captura fue posible gracias a información de inteligencia proporcionada por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés)
“La Gata” lideraba, junto con su medio hermano José Rodolfo Escajeda Escajeda –”El Riquín” o “Z-1″— un grupo que domina el cruce de droga –principalmente marihuana— por el Valle de Juárez y que tienen su asiento en el municipio fronterizo de Guadalupe, Distrito Bravos
Este grupo es señalado como el responsable de varias ejecuciones y “levantotes” en Ciudad Juárez y Guadalupe, Distrito Bravos En este último punto, “La Gata” y su medio hermano imponían, incluso, un “toque de queda” y ordenaban la ejecución de quien no obedeciera
La célula de los Escajeda alcanzó notoriedad cuando el 24 de enero de 2006 varios de sus integrantes fueron captados en video y fotografiados por el jefe del condado de Hudspedth, Texas, cuando rescataban un cargamento de marihuana de una camioneta varada en el río Bravo, a la altura del poblado El Faro, en el Valle de Juárez, zona de influencia de la organización de Vicente Carrillo Fuentes
El secretario de la Defensa Nacional, Clemente Vega García, dio a conocer en conferencia la identidad de los jefes de esa organización, quienes, incluso, aparecen en las imágenes: José Rodolfo Escajeda, Oscar Alonso Candelaria Escajeda y de César Alonso Gándara Reyes, “La Lala”
Este hecho provocó un roce diplomático entre México y Estados Unidos, porque el jefe del condado, Arvit West, autor del video, aseguró que varios sujetos vestidos como militares mexicanos arribaron para cubrir al grupo mientras rescataban la droga, ya en suelo mexicano
En esa ocasión, según la información de West, los narcotraficantes se enfrentaron con policías de los condados de Hudspeth y El Paso, Texas, luego de una persecución, lo que los obligó a regresar a territorio mexicano
Sin embargo, la camioneta se atascó en la ribera del río Bravo, ya en el lado mexicano, por lo cual fueron auxiliados por otra camioneta, a la que pasaron el cargamento de droga e incendiaron el vehículo que quedó atascado
Todos los movimientos fueron seguidos de cerca por un vehículo y hombres con vestimenta con características similares a las de la milicia
En su edición 1526, el semanario Proceso documentó que un informe del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos registró 216 incursiones militares desde 1996 y hasta enero de 2006
Leo Samaniego, jefe de la Oficina de Alguaciles (sheriff) del condado de El Paso, dijo en entrevista con este semanario, que en noviembre de 2005, tuvieron otro incidente cuando detuvieron una camioneta con droga en la ribera del Bravo, pero en suelo estadunidense
Cuando los policías del condado y la Patrulla Fronteriza descargaban la camioneta, llegó un grupo “paramilitar” de 40 hombres armados con fusiles de asalto, que los apuntaron y los obligaron a retroceder, entonces con la ayuda de un camión engancharon la camioneta y la remolcaron hasta suelo mexicano
A fines de enero, cuando surgió la controversia entre México y Estados Unidos, autoridades locales estadunidenses afirmaron que los narcotraficantes podrían haber sido apoyados por militares mexicanos
Entonces la DEA, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR y el Ejército Mexicano iniciaron una cacería contra el grupo
A mediados de junio de 2006, un impresionante operativo de las tres fuerzas –incluida la DEA— tomó por asalto el poblado de Guadalupe, Distrito Bravos, en busca de los narcotraficantes, pero éstos recibieron un “pitazo” antes y lograron huir
En esa ocasión fueron cateadas diez propiedades y tres ranchos de los Escajeda y de las familias Gándara y Archuleta
En los ranchos, altamente equipados, fueron encontrados caballos de carreras, búfalos, llamas sudamericanas y leones Sólo fueron aseguradas dos personas relacionadas con esta organización
El 13 de diciembre pasado, un grupo de sicarios ejecutó a César Alonso Gándara Reyes, “La Lala”, en el interior de la clínica Zaragoza, ubicada en la calle Ramón Rayón, donde había ingresado luego de haber sufrido un primer atentado en las calles de la colonia Satélite, en Ciudad Juárez
El comando de sicarios ingresó a la clínica haciéndose pasar como agentes de la Policía Ministerial de Chihuahua, y sorprendieron al personal médico cuando preparaban para una intervención a Gándara Reyes, y lo ultimaron de diez tiros
Por la noche, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal presentó a Oscar Alonso Candelaria Escajeda, “La Gata”, en instalaciones policiales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), donde fue traído unas horas después de su captura

Comentar este artículo