El Metro: Hostigamiento sexual

México, D F, 8 de octubre (apro-cimac)- El gobierno del Distrito Federal puso en marcha el pasado día 4 la campaña “Viajamos seguras Acoso Cero”, con el que las autoridades capitalinas pretenden disminuir los elevados índices de abuso sexual contra mujeres que se cometen recurrentemente dentro de las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo (Metro)
Es el segundo intento oficial por proteger a las mujeres de las agresiones sexuales de que son objeto dentro del Metro El año pasado, decidieron reservar tres trenes para uso exclusivo de las mujeres en horas pico, pero dicha medida no tuvo los efectos esperados porque “nadie las respeta”, se quejan las mujeres
Las estadísticas así lo demuestran: después del robo sin violencia, el abuso sexual ocupa el segundo lugar en la incidencia de delitos dentro del STC Según el gobierno de la ciudad, en 2006 fueron presentadas 395 denuncias por ese motivo; es decir, una diaria en promedio
Actualmente, la legislación penal tipifica el “manoseo”, como un delito menor, pero éste adquiere el rango de delito “grave” cuando se comete en el transporte público De acuerdo con la ley, la pena para el infractor es de tres a seis años de prisión
Aun así, el abuso sexual contra mujeres en el Metro, que transporta a cinco millones de personas diariamente, sigue, según refieren las propias víctimas
Griselda, de 41 años, dice: “Iba en el Metro y un tipo me comenzó a decir de cosas No eran piropos; eran cosas vulgares Cuando me bajé, me siguió Entonces, encontré a un policía, y le dije que lo agarraran porque me venía insultando Pero los polis, como mensos, no hacían nada; me decían que si lo agarraban iba a perder todo el día en la declaración; que mejor lo dejara ir
“Me aferré y les grité que lo atraparan, y me empezaron a tomar mis datos para la declaración, pero el tipo sacó una libreta y comenzó a anotar todo Les dije a los policías que hicieran algo, y me dijeron que no podían hacer nada
“Finalmente llegó una patrulla de la delegación Ellos sí se portaron amables, y el tipo se quedó encerrado un día Ellos le quitaron la libreta donde había anotado mis datos Me dijeron que si quería, lo refundían, siempre y cuando dijera que me iba tocando, pero para qué decía yo mentiras; nada más me dijo de cosas…”
Otro testimonio es de Angélica, de 19 años: “Tenía como 12 años Iba con mi mamá en el Metro, pero venía platicando con una amiga Yo ya había notado algo raro, pero, como estaba lleno, no me podía mover mucho Cuando menos vi, el tipo ya estaba a mi lado y me tocó con toda la mano en mis genitales Yo no sabía que hacer, pero lo que me dio más coraje es que, como mi mamá estaba platicando, no se dio cuenta…”
Claudia, de 22 años: “Iba para la escuela Como estudiaba gastronomía, iba con mi uniforme No traía puesta la filipina, sino una blusa blanca Iba sentada en los (asientos) de cuatro, en una orilla De pronto, sentí algo en el hombro, pero no le puse atención Volví a sentir, pero con tanta gente que había supuse que era alguna mochila o una bolsa de mandado que me habían recargado Pero después sentí que se movía muy extraño Fue cuando voltee y vi a ese cerdo asqueroso que se sacó su cosa y me la puso en el hombro No me quedé callada, me paré y le di un puñetazo en la cara y, luego, otros señores lo sacaron del vagón…”
Diana, de 21 años: “…pues me quedé de ver en Coyoacán con unas amigas Me fui en Metro Cuando llegué, me dijeron que traía una mancha blanca en el pantalón, y todavía venía fresca Me dio mucho asco y miedo porque no me di cuenta como pasó”
Violencia urbana
Según datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2006 (Endireh), la Ciudad de México ocupa el tercer lugar en incidencia de violencia contra mujeres, apenas debajo de los estados de Jalisco y México
Sin embargo, ocupa el primer lugar en violencia comunitaria; es decir, todas aquellas agresiones cometidas en espacios abiertos, sea en la calle o el mismo transporte público
Por ejemplo, del millón de mujeres que reconoció haber sido víctima de violencia en 2006, 550 mil dijeron que fue emocional y 312 mil sexual
En el caso del STC-Metro, una investigación realizada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) arrojó que, en los seis primeros meses del año, las estaciones Pino Suárez, Balderas, Hidalgo, Pantitlán y Martín Carrera, son consideradas las más peligrosas para las mujeres
Y es que en dichas estaciones se registran siete de cada 10 ataques de carácter sexual
El estudio indica también que la mitad de las agresiones a mujeres ocurre dentro de los vagones Además, que el 24 por ciento sucede en los andenes; 11 por ciento en pasillos; 9 por ciento en accesos, y 4 por ciento en vestíbulos del Metro
“Los varones ya no tenemos que dar por sentado que los cuerpos de las mujeres nos pertenecen, por supuesto que no”, advirtió el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, durante la puesta en marcha del programa contra el hostigamiento sexual de mujeres dentro de las instalaciones del Metro
Añadió: “Los que tenemos que poner el ejemplo somos los varones Tenemos que cambiar la cultura, persuadir y cambiar al individuo; ese es un tipo de acción El otro es para el señor que no entendió, que cree que estamos jugando Se va a meter en problemas serios porque es un delito, porque hay persuasión, pero también sanción”
Ebrard apuntó que la “complacencia y tolerancia al abuso, consecuencia de la forma de pensar de nuestra sociedad” infieren en la posterior violencia sufrida por las mujeres
Por lo pronto, anunció que, en lugar de tres, serán cuatro ahora los vagones destinados para uso exclusivo de las mujeres en el Metro Añadió que en Paseo de la Reforma circularán dos autobuses únicamente para mujeres, como parte de un programa piloto para protegerlas del hostigamiento sexual

Comentar este artículo