Los Reyes la Paz, más de cien años conservando sus tradiciones

* Conmemora la derrota de los franceses durante la intervención
* Charras y charros, carros alegóricos, desfile de comparsas

México, D F, 20 de marzo (apro)– El Carnaval de los Los Reyes La Paz, Estado de México, efectuado del 9 al 12 de marzo, es una verdadera fiesta popular que se viene realizando año con año desde hace más de un siglo Durante los días llamados “carnestolendas”, los habitantes del municipio reciben la cuaresma a través de música tradicional, carros alegóricos, disfraces y trajes típicos de la región
En estos cuatro días cientos de personas, hacia las cuatro de la tarde, se aglutinaron impacientes en la plancha del Palacio Municipal de la demarcación Eran a amigos y familiares de los integrantes de las llamadas comparsas –nombre con que se reconoce a los grupos de bailadores por pertenecer a un grupo que se disfraza para una fiesta–, que desde muy temprano recorrían las calles del municipio vestidos de charro a desfilando a ritmo de la banda de viento
El primer día de carnaval la comparsa, acompañada de su orquesta e invitados, se reúne en un sitio seleccionado para efectuar el protocolo de salida, que puede ser en casa de un familiar El anfitrión comienza repartiendo naranjas y bebidas; en agradecimiento, la comparsa bailará las primeras piezas de la jornada de cuatro días
Las comparsas están integradas por 30 charros en su minoría, pues algunas alcanzan 130 integrantes La indumentaria de los participantes consta de un elegante traje de charro, que en realidad es una variante del traje original, cuantiosamente bordados con canutillo o hilo de fantasía en color oro y plata, además de llevar pedrería de colores, lentejuela y chaquira
Los diseños corren a cargo del propio charro y van desde figuras míticas, florales o animales como serpientes, águilas, caballos o toros En el caso de las mujeres, la vestimenta varía únicamente en que sus trajes son bordados en las orillas con alusiones florales y, en la espalda, se adorna con una herradura en cuyo centro despunta la cabeza de un caballo
El conjunto se complementa con un sombrero ribeteado de ala ancha, botas, guantes, camisa blanca de vestir de manga larga, corbata blanca de moño, cinturón de pita de maguey, pistola de juguete o real calibre 38 o 40, una pañoleta que se anuda en la cabeza y cae sobre la espalda, además de una máscara que asemeja el rostro de los franceses Se trata de una burla a las costumbres extranjeras que llegaron al país en la intervención de mediados del siglo XIX, y al mismo tiempo, edificar símbolos de identidad de la propia comunidad
Así mismo, la máscara tiene una connotación de origen religioso que manifiesta culto a los muertos: el personaje representaba a los espíritus, vestido de blanco y cubriéndose la cara con una máscara
Organización
Las mujeres comenzaron a participar aproximadamente en 1940, a pesar de los 66 años que lleva su participación dentro de las comparsas, su intervención es mínima, originalmente se requería que las bailadoras fueran señoritas –de ahí el nombre al baile de las virginias–, aunque este estereotipo está dejando de aplicarse
Así, la organización es eminentemente masculina, cada comparsa cuenta con un presidente, tesorero, representante y secretario que comienzan a recaudar fondos desde los meses de septiembre o agosto y administran el capital para pagar los gastos del carnaval, que son muchos
“Las cuotas que aportamos para solventar el pago de orquesta y carro alegórico van de mil a cino mil pesos El dinero no alcanza, en ocasiones el municipio nos ayuda, pero hay unos presidentes municipales que no les interesa”
Comentó a Apro don Emilio Molina Hernández, presidente de una de las comparsas más antiguas de la región Cantarranas Plus
Esta vez el municipio apoyó con 10 mil pesos a las 13 cuadrillas participantes –nombre como también se les llama a las comparsas por el tipo de baile que realizan en parejas de cuatro–, pero realmente los organizadores pueden llegar a aportar de 20 a 30 mil pesos, pues también hay que cubrir la decoración del carro alegórico Son hombres de negocio, tanguistas, arquitectos, de todo; pero juntos se esfuerzan para consumar su fiesta
No se lucra –sigue don Emilio– Es decir, la persona que quiera participar bailando con alguna comparsa da una cooperación voluntaria: cien, doscientos y en algunos casos es gratis cuando se trata de niños; el objetivo es dar facilidad para que todos participen y no se pierdan las tradiciones, aunque hay algunas que tienen cuotas fijas hasta de tres mil pesos, que son las cuadrillas más recientes
“Es una tradición que nos dejaron mis padres y nosotros la llevamos a cabo, es una alegría seguir con la fiesta del carnaval, mi padre siempre nos llevó a la festividad, y contribuíamos inicialmente con pequeñas cuotas para la organización y requerimiento de lo necesario el día de la fiesta”
El presidente de Cantarranas Plus tiene 40 años participando y piensa dejar de bailar “hasta que ya no pueda” Comenta que no hay límite de edad, ya que hay niños entre 7 y 9 años, e incluso se han visto casos donde adultos de 80 años salen a recorrer las calles
“Lo importante es conservar la tradición, así que se les da la facilidad a todo el que quiera entrarle”, dijo don Emilio
Los bailes típicos
Calle por calle los charros, entre parada y parada, por casa de algún amigo o familiar, ejecutan tres tipos de baile: “las cuadrillas“, “el de paseo” y “las virginias” En el paseo los danzantes, tomados del brazo, forman hileras y con pasos firmes y cortos, pasean valseando por las calles Las virginias se caracterizan por sus diferentes evoluciones: paseo, canasta, estrella, saludo, intercambio de parejas y figuras circulares que pasan de mano en mano
El director de cada comparsa, lleva en su mano una pequeña caja de madera, que al sonar marca los tiempos para que la orquesta cambie de ritmo, y para dirigir la conducción de los bailantes ante una nueva visita
Un día antes del cierre del carnaval, las cuadrillas se presentan ante los espectadores frente al Palacio Municipal: El club social, Los auténticos, Los gavilanes, Primera sección A El presidente municipal el licenciado Pablo Castellanos Miguel, también en traje de charro, les entrega un reconocimiento por su participación en el festejo
Las calles se llenan de luces pues a la explanada llegan las comparsas precedidas por su carro alegórico: apaches, dinosaurios, diosas griegas, sirenas y hasta el rey feo, aventando dulces al público, se plantan majestuosos con su monumental diseño en la plancha municipal Entretanto las comparsas que desfilan detrás se abren paso y muestran sus coreografías presumiendo orgullosas los bordados de sus trajes
El cierre del carnaval culmina con la coronación de su “graciosa majestad”, hacia las ocho de la noche del domingo, cuando los carros alegóricos desfilan entre las calles de Miguel Hidalgo, Pensador mexicano, Avenida del trabajo, Emiliano Zapata, Hombres ilustres y otras
La fiesta estaba por concluir, sin embargo el cansancio corporal no se expresa, fueron cuatro jornadas de diez horas cada una portando un traje de aproximadamente 20 kilos El gusto no termina y los charros y charras ejecutan sus últimas piezas antes de pasar al baile de clausura, alguna banda interpreta Los tamarindos, mientras otra La marcha de los soldados

Comentar este artículo