Repudian periodistas agresiones contra comunicadores

* En Nuevo Laredo hoy fue sepultada Guadalupe García Escamilla
* Piden a Fox atender recomendaciones de relator especial de ONU

Jalapa, Ver , 18 de abril (apro)- Los asesinatos cometidos contra reporteros –el último fue el caso de Guadalupe García Escamilla, quien falleció después haber sido víctima de un atentado hace once días– fueron repudiados por organizaciones integrantes de la Red Mexicana de Protección a Periodistas y Medios de Comunicación
Mientras, en Ciudad Victoria, este lunes fue sepultada la reportera radiofónica Guadalupe García Escamilla, quien falleció el sábado A su vez, el gobernador tamaulipeco Eugenio Hernández Flores dijo que existen indicios de que el caso está relacionado con el crimen organizado, por lo que pedirán sea atraído por la PGR
Por su lado, la Red solicitó al presidente Vicente Fox atienda los compromisos internacionales de protocolo de los derechos humanos, así como las recomendaciones del relator especial de la ONU para la Libertad de Expresión, “a fin de legislar en esta materia, investigar y sancionar a los responsables de estos asesinatos”
Los integrantes de la Red –en que participan organizaciones defensoras de la libertad de expresión, organismos de derechos humanos y gremiales– se sumaron hoy a las demandas manifestadas por agrupaciones similares, tanto nacionales como internacionales, a fin de exigir al Estado mexicano realizar una investigación a fondo sobre estos crímenes
“Se debe castigar a los autores materiales e intelectuales”, exigieron a través de un comunicado, difundido por Reporteros sin Fronteras, mediante el cual manifiestan su más enérgico repudio a los recientes asesinatos de periodistas y a las agresiones perpetradas contra informadores en varios puntos del país
La Red, al mismo tiempo, manifestó su consternación por el deceso de García Escamilla, reportera de la estación radiofónica XHNOE, Estéreo 91 de Nuevo Laredo
A la muerte de García Escamilla, refirió, se suma el artero asesinato de Raúl Gibb Guerrero, director del periódico La Opinión, editado en Poza Rica, Veracruz, ocurrido el 8 de abril, así como la desaparición del reportero Alfredo Jiménez, del Imparcial de Sonora
Estos hechos, subraya, “no dejan lugar a duda que la libertad de expresión en México se encuentra en un grave riesgo”, ya que en los tres casos, ocurridos en sólo una semana, “hay indicios de que pudieran estar implicadas personas vinculadas al crimen organizado”
Los grupos ligados a la delincuencia organizada, subraya, “se han constituido en una serie amenaza para el desempeño del trabajo informativo”, sin que el estado de derecho que el presidente de la República asegura existe en México, “pueda frenar esta oleada de agresiones que se han suscitado desde el 2004 en contra de los periodistas”
A las recientes agresiones, refiere la Red, se suman siete asesinatos de periodistas, cinco en 2004 y dos en lo que va de 2005, aunado a la desaparición del reportero Alfredo Jiménez, “por quien pedimos a las autoridades redoblar esfuerzos para localizarlo”
Sin embargo, puntualizan que no solamente el crimen organizado se ha convertido en una amenaza para la libre expresión, “sino también lo son funcionarios o servidores públicos que sienten afectados sus intereses con la información que publican los medios”
Los ejemplos son muchos, señalan, “ya que periodistas de distintos medios han sido amenazados y hostigados”, como por ejemplo el columnista de Milenio-Toluca, Juan Carlos Lara Escobedo, quien fue agredido física y verbalmente por el presidente municipal, Armando Enrique Flores
La agresión, explicó, “se originó por haber criticado en su columna, Primera Piedra, el salario que se asignó a la esposa del alcalde de Toluca”
En tanto, el 1 de abril, el periodista Gerardo Israel Montes, del periódico El Zócalo, “denunció haber sido hostigado por personal de la consejera María Elena Pérez, del Consejo de Transparencia del Distrito Federal, en el momento en que realizaba una entrevista”
Ante esta situación, la Red consideró que la mejor lucha contra las agresiones “es el combate de la impunidad y la corrupción”, por lo que reiteró su llamado a las autoridades federales a realizar una investigación pronta y expedita de los asesinatos recientes, “que no permita caigan en la impunidad”
Esta solicitud está firmada por la Academia Mexicana de Derechos Humanos, el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el Centro de Periodismo y Ética Pública, el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa y la delegación III de Radio Educación, entre otros
Acciones en Tamaulipas
Por su parte, el mandatario tamaulipeco fue abordado hoy por un grupo de reporteros que le entregaron una carta, en la que exigen el esclarecimiento del crimen de García Escamilla, así como que las autoridades pongan un alto al clima de violencia que prevalece en la franja fronteriza de la entidad, y que se ha convertido en una amenaza para el trabajo de los periodistas tamaulipecos
La reportera radiofónica fue herida por nueve disparos 9 milímetros la mañana del 5 de abril, cuando llegaba a las oficinas de la estación Stereo 91 Por varios días estuvo en el área de terapia intensiva de la Clínica de Especialidades de Nuevo Laredo y, cuando se daba por hecho que había sobrevivido al atentado, el sábado se presentó una complicación en el hígado que acabó con su vida, según los reportes médicos
Hernández Flores dijo que giró instrucciones a la procuradora Mercedes del Carmen Guillén Vicente para que trabaje “intensamente” en el esclarecimiento de este homicidio, y aseguró que su gobierno tiene toda “la voluntad política” para que así sea
“Desgraciadamente, nosotros, de acuerdo a como se dieron las circunstancias, pensamos que el homicidio de Lupita García está relacionado con el crimen organizado”, declaró, “en ese sentido, quien debe investigar el caso es la Procuraduría General de la República”
Por ello, manifestó que este mismo lunes se reunirá en la Ciudad de México con el procurador Rafael Macedo de la Concha, a quien le solicitará la atracción de todos los homicidios relacionados con el crimen organizado, entre ellos el de la reportera
“Ellos son los que deben estar compenetrados en las investigaciones de este tipo de homicidios”, recalcó
En la carta que fue entregada al mandatario, los periodistas de Ciudad Victoria señalan que con la muerte de la reportera neolaredense suman ya 102 los homicidios en lo que va de su gobierno, y que se presentan “enmedio de un clima de violencia, principalmente en la frontera, que alcanza ya niveles de alta preocupación”

“Ante la situación actual, como ciudadanos tamaulipecos y como periodistas, respetuosamente exigimos frenar la situación de violencia que existe actualmente en la frontera del estado, y exigimos garantías para el desempeño de nuestro trabajo”, expusieron
También le solicitaron que la investigación que realice la Procuraduría local se haga con “la mayor seriedad, con apego a derecho y con el personal profesional para que se esclarezca el crimen y detener a los asesinos”
“El asesinato de Lupita García es el primero que ocurre contra compañeros de profesión en la actual administración que usted dirige, pero se une a otros cinco casos que se presentaron durante el sexenio de Tomás Yarrington Ruvalcaba”, recalcan
Y en la carta se mencionan los casos de Pablo Pineda Gaucín, reportero de La Opinión, Matamoros, asesinado el 9 de abril de 2000; Félix Alonso Fernández Gracia, director de Diario Nueva Opción, de Miguel Alemán, quien fue ejecutado el 18 de enero de 2002; Saúl Martínez, subdirector editorial del periódico El Imparcial de Matamoros, el 24 de marzo del 2001; Roberto Mora García, director de El Mañana de Nuevo Laredo, asesinado el 19 de marzo del 2004, así como Francisco Arratia Saldierna, en septiembre anterior
Reporteros, fotógrafos, columnistas y caricaturistas de esta capital ofrecieron una misa, y después de ello se instalaron en la plaza Juárez, frente a palacio de gobierno, donde guardaron un minuto de silencio en memoria de García Escamilla, y en señal de protesta por la violencia que ha prevalecido en esta entidad contra los trabajadores de los medios de comunicación en los últimos años

Comentar este artículo