Conquistando a mi suegro

México, D F, 2 de mayo (apro)- La figura más representativa de la generación teenager, aunque él ya se encuentre cerca de los 28 años, parece tener pila para rato Su nuevo programa Punk’d, en MTV, su reciente película Muy parecido al amor (A Lot Like Love, EU, 2005), y por su puesto Conquistando a mi suegro (Guess Who, EU, 2005), lo colocan como una estrella rentable dentro del mundo del entretenimiento
Sin llegar a ser una gran comedia, Conquistando a mi suegro logra generar las suficientes risas como para no echar esta película a la basura, aun cuando conserva chistes mal logrados
La cinta trata sobre una pareja interracial: una chica afroamericana, Theresa Jones (Theresa Saldana) y un joven blanco de futuro brillante, Simon Green (Ashton Kutcher) La pareja parece ser de lo más sólido, sin embargo, el padre de Theresa, Percy Jones (Bernie Mac) no piensa lo mismo
El conflicto comienza cuando Theresa invita a su novio a conocer a sus padres sin informarles que es blanco Como si lo anterior no fuera suficiente, Percy descubre un pequeño secreto de su yerno, un secreto que Theresa desconoce y que podría romper la confianza de la joven hacia su Romeo
Así pues, Percy se pasará la cinta tratando de desenmascarar a Simon, mientras que el chico procurará ganarse la simpatía de sus suegros, algo parecido al Padre de la novia (Meet The Parents), estelarizada por Robert DeNiro y Ben Stiller
Por supuesto que la cinta tocará temas espinosos que tienen que ver con los tabúes de una relación interracial, pero no a la manera de Sidney Poitier en la cinta de 1967, Adivina quién vino a cenar (Guess Who’s Coming to Dinner), una cinta que planteaba una situación similar, al menos al principio, en donde una chica blanca lleva a su novio de color a cenar con sus padres, lo cual, en aquella época era un escándalo Presumir que en el 2005 esto no ocurre también sería demasiado pero por supuesto que no tiene el mismo impacto
Es por eso que Conquistando a mi suegro es mucho más simplona y sencilla, tanto que a veces se llega a pasar, y en consecuencia, las risas no llegan nunca, pero gracias al talento de Bernie Mac –no tanto a Kutcher, quien no ofrece nada brillante– la comedia sale a flote

Comentar este artículo