El poeta maldito deplora decisión de la SCJN

* En México, más fácil ser narco, gobernador corrupto o pedófilo declarado, que escritor incómodo, acusa
Campeche, Cam , 6 de octubre (apro)- Satanizados sus versos, el poeta maldito, como ya se le etiqueta, el escritor campechano Sergio Hernán Witz Rodríguez –procesado penalmente por el delito de ultraje a los símbolos patrios– calificó la postura que en torno a su caso fijó ayer la Suprema Corte Justicia de la Nación –al negarle el amparo– como una muestra de “cómo se las gasta la ultraderecha en el poder”
“El mensaje que a través de mi caso están mandando al colectivo es terrible Este es un acto intimidatorio de censura, que pone en vergüenza y en entredicho el derecho universal que tenemos de pensar”, comentó
E insistió en que el fallo que emitió ayer la SCJN, en sesión que siguió vía Internet, “es una vergüenza para el derecho mexicano Es totalmente una decisión arbitraria, aberrante, que aniquila los logros en la lucha por el derecho a expresarse libremente No es un asunto personal Va más allá, es un asunto que repercutirá en colectivo”
Witz Rodríguez nació en la ciudad de Campeche en 1962 Estudió la licenciatura en Español en la Escuela Normal Superior del Instituto Campechano, el mismo por cuyas aulas transitó José Vasconcelos Ha obtenido entre otros reconocimientos el primer lugar en el Certamen de Poesía Tabasco 1984, y el tercer lugar nacional en el Certamen de Poesía del Crea, en 1995 En 1990 fue becario del Fonca
Sujeto a proceso judicial por el delito de ultraje a los símbolos patrios, el controversial escritor recibió en abril pasado el Premio Nacional de Literatura “Efraín Huerta” que, a través de su dirección de Educación y Cultura, otorga el ayuntamiento de Tampico, Tamaulipas
El galardón, en el género de poesía, es por su libro titulado “De cómo la mercadotecnia privatiza al poeta”, por su más reciente obra, en la cual, comenta, “se explora con imaginación e ironía cómo será el futuro poeta y sus obsesiones” Es autor de varios libros Como hierba ardiente, Ciudad de paso y Mi odio por los barcos
Con la cruda moral que le dejó el rechazo a su solicitud de amparo, dijo que ahora que se reactivó su proceso, el juez que conozca su caso seguramente tendrá que dictarle una sentencia condenatoria
Y aseguró que aunque alcance fianza, “no la voy a pagar”
“Se me quiere castigar por una supuesta afrenta, subjetiva, cuando la corrupción, violencia, desigualdad, narcotráfico, pobreza e impunidad son prueba de que la patria se encuentra entre mierda, a pesar de cualquier fallo que pretenda ocultarlo mediante la censura
“La bandera, los símbolos patrios son una cuestión puramente nacionalista, un nacionalismo falso y equivocado, todo es subjetivo, es una manipulación”, insistió, y resaltó que en México “es más fácil ser narco, gobernador corrupto o pedófilo declarado, y andar libre, que ser escritor incómodo”

Comentar este artículo