Paramilitares en México: Cuerpos de Defensas Rurales, de Sedena

*Suman 12 mil campesinos de la tercera edad; actúan en 21 estados
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 29 de diciembre (apro)- Por caminos rurales, armados con viejos mosquetones, a pie o a caballo, unos 12 mil campesinos de la tercera edad, adiestrados por el Ejército Mexicano, colaboran en tareas federales Son el único cuerpo paramilitar reconocido por las instituciones oficiales
Tienen presencia en 21 de los 31 estados del país, y forman parte de los llamados Cuerpos de Defensas Rurales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)
Su historia se remonta a los tiempos del gobierno del presidente Benito Juárez cuando, en 1861, éste ordena la creación de cuatro cuerpos de campesinos rurales, bajo la autoridad del Ministerio de Gobernación “para desempeñar funciones de policía y combatir el bandolerismo”
Así, los campesinos sobrevivieron hasta el inicio de la Revolución mexicana cuando ya había 12 cuerpos rurales diseminados principalmente por regiones del centro del país
Durante el siglo pasado fueron cambiando de nombre: se les llamó Guardias Rurales, Elementos Agraristas y Cuerpo de Exploradores, hasta que, en 1974, integraron los Cuerpos de Defensas Rurales
Y aunque su existencia se había dado a conocer en algunas publicaciones impresas –en el marco de la polémica de si existían o no paramilitares en México–, con la actual Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, la Sedena se ha visto obligada a liberar información que, por años, fue considerada reservada o confidencial
Poco a poco se ha ido conociendo cuántos son y cómo operan en el país los Cuerpos de Defensas Rurales
Michoacán es el estado con el mayor número de guardias rurales, con mil 472 elementos, seguido por Chiapas, con mil 314; Chihuahua, con mil 286, y Durango, con mil 42
En otros 17 estados del país el número de esos campesinos no pasa los mil El estado que menos tiene es Aguascalientes, con 163 Defensas Rurales
Le siguen los estados de Oaxaca, con 166; Tlaxcala, con 183; Sonora, con 187; Colima, con 204; Quintana Roo, con 2005; Morelos, con 208; Hidalgo, con 209; Puebla, con 321; Coahuila, con 417; Nuevo León, con 437; Tamaulipas, con 476; Zacatecas, con 502; Guanajuato, con 717; San Luis Potosí, con 767; México, con 859, y Jalisco, con 866
En la estructura orgánica jerárquica del Ejército mexicano, dependen directamente del alto mando de la Sedena, y están a la par de la Policía Militar, de las Fuerzas Especiales, de las Aerotropas y de los Guardias Presidenciales
Según la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, esos grupos “se forman con personal voluntario de ejidatarios mexicanos por nacimiento que no adquieran otra nacionalidad… mandados por militares profesionales, de acuerdos con su planillas orgánicas particulares, y tienen como misión cooperar con las tropas en las actividades que éstas lleven a cabo, cuando sean requeridos para ello por el mando militar”
De acuerdo con el artículo 116 del Capítulo VI referido a los cuerpos de defensas rurales, esos grupos “estarán permanentemente organizados en unidades armadas, equipadas y adiestradas”
Otros artículos explican que se les considera, “para todos los efectos legales”, en igualdad de condiciones que el encuadrado en Unidades del activo; que los mandos en los Cuerpos de Defensas Rurales que no se cubran con personal profesional del Ejército, lo serán con personal de rurales elegidos por los componentes de la Unidad De igual forma, dicen, el personal de ejidatarios que integran dichos cuerpos, “quedará sujeto al fuero de guerra, cuando se encuentre desempeñando actos del servicio que le sean encomendados”
Si bien, a solicitud del reportero, la Sedena negó que esos campesinos reciban pago alguno por sus servicios, “de conformidad con el instructivo para la organización, funcionamiento y empleo de los Cuerpos de Defensas Rurales”, en el Capítulo I Bases Generales, en su artículo 6, cita que los servicios serán prestados sin retribución alguna”
Si embargo, el artículo 121 de la Ley Orgánica menciona que los ejidatarios miembros de éstos cuerpos, cuando desempeñen los servicios para los que sean requeridos, “tendrán derecho a las retribuciones, prestaciones o estímulos, conforme a las previsiones presupuestales”
En la estructura orgánica, los 12 mil elementos del Cuerpo de Defensas Rurales que hay en el país, dependen de una Dirección General de Redefensas Rurales, que encabeza el general de brigada Moisés Melo García, cuyos más cercanos colaboradores son: el subdirector general brigadier Rubén Pérez Ramírez; el jefe de la sección administrativa, el teniente coronel de Infantería Saúl Pascual Álvarez Rubio, y otro militar que aparece sin cargo en el gabiente castrense: el teniente coronel ingeniero industrial Benigno García Hernández
Según el Reglamento Interior de la Sedena, se somete a consideración del titular de la dependencia, Clemente Vega García, el despliegue de las unidades de defensas rurales; programas de instrucción cívica para incrementar la moral del personal de los Cuerpos de Defensas Rurales; se proponen innovaciones de adiestramiento para las unidades de defensas rurales; se programan visitas de supervisión a los cuerpos de defensas rurales, e innovaciones en la organización y funcionamiento de las unidades de defensas rurales
Información reservada
En Chiapas, los mil 314 miembros de los Cuerpos de Defensas Rurales se encuentran agrupados en dos grupos diferentes, que dependen de la VII Región Militar, donde los mandos inmediatos son el coronel Luciano López Galeana, comandante del 7º Cuerpo de Infantería de Defensas Rurales de Tapachula, y el coronel Filadelfo Martínez Piedra, comandante de 16º Cuerpo, con sede en Chicoasén
La Sedena se negó a proporcionar información sobre en qué municipio se encuentra ese grupo y cuántos son los elementos de Defensas Rurales, con el argumento de que esa información es reservada:
“(esa información) forma parte del despliegue operativo del Ejercito y Fuerza Aérea Mexicanos, lo cual compromete la seguridad nacional y la seguridad publica Difundir esta información, además, pone en riesgo la vida del personal integrante de las unidades de defensas rurales”
En cambio, explicó que su estructura orgánica se integra con un Mando, Grupo de Comando, Grupos de Defensas Rurales, Compañías, Secciones y Pelotones
En el adiestramiento, los campesinos reciben primero un curso teórico práctico, que incluye legislación militar, Plan DN-III-E, “instrucción de orden cerrado” y conocimiento del armamento, entre otros aspectos Se les asigna para patrullar los caminos rurales un mosquetón calibre 762 milímetros
La mayoría de ellos no tiene más de 70 años de edad, tope máximo para contratar a los campesinos
Para reclutarlos, en el caso chiapaneco, los coroneles López Galeana y Martínez Piedra, tienen que enviar previamente, a la Oficina Central de Reclutamiento, fichas dactilares y tarjetas índice “para verificar que los aspirantes a ingresar a dicho Cuerpo no sean desertores del Instituto Armado o no hayan causado baja por sentencia ejecutoriada dictada por los Tribunales Militares”, según el Reglamento de Reclutamiento de Personal para el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos
En Chiapas, los Cuerpos de Defensas Rurales han sido noticia en más de una ocasión, no sólo por sus acciones en la destrucción de plantíos de mariguana e intercepción de traficantes de ilegales, sino por sus roces con los cuerpos policiacos locales, como sucedió en el municipio de Jiquipilas
El reportero del diario Cuarto Poder, en Cintalapa, Roberto del Solar, documentó un incidente entre miembros de la Policía Sectorial y de una sección de las Defensas Rurales, en ese municipio
Policías estatales, encabezados por el comandante del sector 13 con base en Cintalapa, Helimanzur Díaz Morales detuvieron a una sección completa de Defensas Rurales, a la que trasladó a Tuxtla Gutiérrez Sus miembros fueron acusados de estar armados sin permiso para la portación de armas de fuego
Ese grupo de Defensas Rurales era encabezado por Hernán Vázquez Argüello, un veterano comandante de la sección de Defensas Rurales en Jiquipilas
Pese a la insistencia de los campesinos armados — parecían más civiles mal armados que fuerzas rurales oficiales–, de que dependían del Ejército Mexicano, el cual les da las armas y los adiestra en su uso, los policías los desarmaron y remitieron al cuartel policiaco
Luego de varias investigaciones, tuvo que intervenir la Sedena, a través del coronel Filadelfo Martínez Piedra, comandante de 16º Cuerpo, con sede en Chicoasén, pero el forcejeo provocó tensión ente ambas corporaciones, la policiaca y la militar
“Al menos que parezcan que son guardias rurales, no que parecen civiles”, alcanzó a decir, molesto, a sus superiores el jefe policiaco, quien los detuvo cuando custodiaban al representante del programa de Oportunidades de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que cada dos meses paga los recursos que le entregan en Telecomunicaciones de México
En mayo pasado, hubo otro incidente que publicado nuevamente por Cuarto Poder Una nota que pasó inadvertida dada cuenta de la formación de otros 62 pelotones en la costa del estado
“El coronel comandante del VII Cuerpo de Infantería de Defensas Rurales de Tapachula, Luciano López Galeana, entregó armas a un grupo de pobladores de la zona Costa”, decía la foto de Francisco Castillo, donde se veía al jefe castrense entregado armas a un campesino
“Al realizar la entrega de armas a integrantes de la reserva rural de la comunidad, la línea del municipio de Arriaga, en compañía del síndico municipal Julio César Cisneros Mandujano, el coronel comandante del VII Cuerpo de Infantería de Defensas Rurales de Tapachula, Luciano López Galeana, mencionó que estos grupos –conformados por habitantes de las mismas comunidades, donde se tenía el reporte de alta incidencia de delitos–, han permitido la disminución de la delincuencia”, apuntaba la nota de Castillo
Las Defensas Rurales, cuerpo paramilitar del Ejército mexicano, siguen ahí sigilosos, cooperando en la tareas que le ha asignado la Sedena en el país
Para Gilberto López y Rivas, exdiputado federal perredista y analista político, “en las actuales circunstancias políticas y de supuesta transición democrática, no es posible aceptar que se trata de cuerpos de defensas rurales, pues no queda claro dónde termina la frontera entre éstos destacamentos, con reminiscencias de las sangrientas represiones porfirianas, ni dónde se inician los grupos de civiles armados”

Comentar este artículo