Marta Sahagún: se acabó

México, D F, 8 de julio (apro)- La extensa carta que Alfonso Durazo hizo pública al renunciar a los cargos que ostentaba en el gobierno de Vicente Fox ha tenido efectos tan devastadores como los videos que exhibieron la corrupción de políticos perredistas, y la principal damnificada es Marta Sahagún
No podía ser de otro modo: La historia política de la señora ha estado asociada al uso inescrupuloso del poder, pequeño o a nivel presidencial, aun antes de su matrimonio con el presidente de la República, de cuyo comportamiento no se podía esperar menos si se repasa su gobierno de cuatro años en Guanajuato
Fox y su mujer han sido víctimas, en el ejercicio del poder presidencial compartido, de sus propias ineptitudes y ambiciones Y la lesión que han infligido a las instituciones de la República habrá de registrarlo la historia, que incluirá el mérito de haber encauzado la alternancia en el país
Independientemente del anuncio que la próxima semana haga la señora Sahagún, que está por verse si corresponde a lo que Fox garantizó el martes 6 en el sentido de que no participará en la búsqueda de la candidatura presidencial, su destino político y no político está asociado al fracaso
El propósito de Sahagún siempre fue, en la lógica que llevó a su marido a la candidatura panista, adelantarse a todos para llegar a la Presidencia de la República, montándose, además, en los instrumentos del poder y del dinero, como la estrategia para dejar fuera a Andrés Manuel López Obrador
El matrimonio le permitió zafarse de la rendición de cuentas como servidora pública y usar su fundación “Vamos México” para catapultarse, mediante la obtención de recursos de diverso origen y la mercadotecnia instrumentada desde la propia Presidencia de la República
“Yo nací para la política Me apasiona Me siento de maravilla”, le dijo hace poco más de un año al doctor Ernesto Villanueva Y a cada momento lo hacía evidente, aun a contrapelo de su esposo quien, por ejemplo, en marzo descartó la candidatura y ella le dio una interpretación interesada
Desde mayo, funcionarios del gobierno federal, de la Secretaría de Gobernación y de la Presidencia de la República, proporcionaron al reportero información en el sentido de que Fox y su esposa, en realidad, diseñaron desde su matrimonio una estrategia para “proteger” a los prospectos panistas, “porque no crecen”
Y en esta lógica, alentar la especialización sobre los apetitos presidenciales de Sahagún era en realidad un “pararrayos” que evitaba el golpeteo a Santiago Creel o a Felipe Calderón, o cualquier otro prospecto que, en efecto, no crecían y no crecen
Aun sin hacer eco de lo expuesto por Durazo en su carta, en la que imputa a Fox un respaldo absoluto a la eventual candidatura de Sahagún, y si sólo nos atenemos a lo que esos funcionarios han asegurado, es obvio que esa estrategia, dotada de un alto grado de perversidad, ha fracasado
En es sentido, aunque Sahagún jure reiteradamente que no buscará la candidatura y apoyará al que el PAN designe, su vida política no tiene mayor futuro, ni siquiera a través de la fundación “Vamos México”, desacreditada por su propia promotora, independientemente de las consecuencias jurídicas por el manejo de recursos públicos
Y aun en el caso extremo de que Marta se lance a la candidatura presidencial por una nueva fuerza política, que podría ser la agrupación política nacional Coordinadora Ciudadana convertida en partido, que preside su asesor Guillermo Velasco Arzac, estará condenada a la nada
Quedan pendientes todavía los asuntos que tienen que ver con los negocios de sus hijos, cuyos escándalos detonarán antes de que concluya el sexenio
Y Marta no tendrá ni siquiera vida personal en el rancho San Cristóbal, adonde dice Fox que ambos irán a ¡escribir!
Ella sabe que la familia del presidente la desprecia
Comentarios: delgado@procesocommx

Comentar este artículo