Alarma aumento de comisión de delitos en Tijuana por estadunidenses

* Con mayor frecuencia incurren en delitos graves como robos, venta de drogas, introducción de armas y asesinatos
Tijuana, B C, 14 de octubre (apro)- Bajo la idea de que en México las leyes se pisotean con mayor facilidad, el número de ciudadanos estadunidenses que cometen delitos o accidentes creció sensiblemente en el año, al grado en que han incurrido en robos, falsificación de moneda, venta de drogas, introducción de armas y crímenes graves
Así, ciudadanos de Estados Unidos cometen en esta frontera asesinatos de policías o prostitutas con mayor frecuencia que en cualquier ciudad de California, de donde proceden
El problema se agrava con el fenómeno de la deportación de mexicano-americanos que cuentan con antecedentes penales en Estados Unidos, y que en Tijuana se han sumado a las actividades delictivas, afirmó en entrevista el comandante de la Policía Municipal en Tijuana, Francisco Arellano
El jefe policial citó el caso del asesinato del oficial Pablo Chico Zamudio, quien junto con su pareja Víctor Hernández Ramírez, se enfrentó el pasado mes de julio del 2004, a un grupo de mexicano-americanos deportados, al sorprenderlos en el momento en que realizaban una transacción de droga
Pero no sólo “delincuentes profesionales” delinquen impunemente en territorio nacional, sino que ahora se suman ciudadanos comunes, para quienes las leyes mexicanas son más fáciles de transgredir que las de su país
El pasado lunes 12 de octubre, una mujer proveniente de San Diego que conducía en estado de ebriedad, causó la muerte de dos personas al embestir un vehículo con la camioneta en que viajaba a alta velocidad
El saldo de la tragedia fue de dos muertos, un policía municipal y un acompañante de la mujer, quien salió disparado por el parabrisas de la camioneta, así como cinco lesionados graves, entre ellos la hija de tres años del oficial fallecido
La responsable de los hechos es Susana Aguilar, de 22 años, residente de San Diego, quien tripulaba una camioneta Ram Charger 2003 a alta velocidad bajo los influjos del alcohol Al intentar rebasar a un automóvil Geo 1990 en que viajaba el policía Rubén Morales, lo impactó contra el tanque de combustible de un trailer, el cual explotó con el golpe
En otros hechos y el mismo día, tres estadunidenses fueron detenidos en Tijuana por la Procuraduría General de la República, acusados de la posesión ilegal de armas de fuego reservadas para el uso exclusivo del Ejército
Los detenidos son Julio César Arrez Fernández, conocido como “Little Lonely”; Rafael “Ralph” Rivera Martínez; y David Melgoza, quienes viajaban a bordo de un carro Lincoln Towncar, a bordo del cual transportaban dos pistolas 9 milímetros y un revólver Mágnum 357, así como tres cargadores, 20 cartuchos, algunos expansivos y un paquete con 45 gramos de droga sintética “cristal”
El mismo día, fue aprehendido un ciudadano de origen estadunidense de nombre José Manuel Avial, alias Daniel Hernández, en posesión de varias credenciales, pasaportes, licencias y otros documentos que resultaron falsos, así como de varios billetes igualmente apócrifos
Para el consulado de Estados Unidos en Tijuana, la comisión de delitos se ha elevado al punto en que a lo largo del 2004, se atendieron 6 mil 048 casos de detenciones de ciudadanos estadunidenses implicados en alguna irregularidad
La cifra representa el 25 por ciento, la cuarta parte, de todas las detenciones de estadunidenses que se registran en todos los países del mundo, fuera de territorio de Estados Unidos, afirmó la coordinadora del United States Information Service de la oficina consular, Lorena Blanco
Aunque la mayor parte de estas detenciones corresponde a faltas relativamente menores, como el escandalizar en la vía pública bajo los efectos del alcohol, ya se empiezan a registrar otras actividades ilícitas como la posesión de drogas, la venta de armas y, en algunos casos, delitos muchos mayores que incluyen la pornografía y explotación sexual, hasta el asesinato, lo que ha llevado a que un total de 250 estadunidenses se encuentren recluidos en las cárceles del estado

Comentar este artículo