Los socios de Raúl Salinas se contradicen en declaraciones a la PGR

La llegada a México del expediente sobre el dinero que Raúl Salinas de Gortari depositó en Suiza ha causado expectación y ha generado que crezcan las dudas sobre su origen, de acuerdo con un reportaje de la revista Proceso en su número 1336

Para algunos testigos, la prueba de que el exdirigente de la Conasupo tenía vínculos con cárteles de la droga es la declaración que hizo el hermano “incómodo” del expresidente Carlos Salinas acerca de que los poco más de 130 millones de dólares que investigaba la justicia suiza provenían de un fondo de inversión creado por empresarios

El reportaje de la edición de Proceso que empieza a circular el domingo 9 de junio, cuenta la historia del tumultuoso caso de Raúl Salinas, preso en el penal de Almoloya de Juárez por la autoría intelectual del asesinato, en 1994, del secretario general del PRI José Francisco Ruiz Massieu

El trabajo de Proceso también muestra las contradicciones en las que incurrieron los empresarios que crearon ese fondo de inversión para hacer presuntos negocios cuando terminara el sexenio de Carlos Salinas de Gortari Entre ellos destacan Carlos Peralta, dueño de Iusacell; Carlos Hank Rhon, hijo de Carlos Hank González; Adrián Sada, exdueño de Serfin y Roberto González, dueño de Maseca

Comentar este artículo