Peligra construcción del santuario de los mártires

Guadalajara, Jal (apro)- Aunque sus constructores afirman que todo va en tiempo y viento en popa, el Santuario de los Mártires registra un retraso en sus obras por la escasez de recursos

Programada su inauguración para octubre del 2004, durante la celebración del Congreso Eucarístico Internacional, el retraso pone en riesgo su conclusión en los tiempos fijados

Sin embargo, los contratistas afirman que sólo bajaron el ritmo, pero que las obras no se han suspendido, por lo que el templo, proyectado para ser el más grande de América y uno de los de mayor simbolismo, estará terminado en tiempo y forma para la magna celebración en que se espera la venida del Papa y de cardenales, arzobispos y obispos de todo el mundo

El pasado 23 de junio, en la misa dominical que se celebra en la capilla provisional –un área circular preconstruida de 45 metros de diámetro, con capacidad para dos mil personas–, el sacerdote Gildardo Partida Núñez reconoció que las obras estaban paralizadas por falta de recursos económicos

Resaltó el vicario auxiliar del rector del santuario Oscar Sánchez Barba que la edificación “está paralizada porque no hay liquidez”, y reconoció que emprendieron un ritmo de construcción que era obvio que no podrían mantenerlo; pero invitó a los feligreses a que vieran todo lo que se ha hecho y veladamente solicitó su cooperación “Si no hay dinero, está visto que los constructores dejarán la obra”, advirtió

Según pudo constatarlo el corresponsal, la obra sólo está avanzada en terracerías –400 mil metros cúbicos de tierra y piedras removidas– y muros de contención que servirán al mismo tiempo de jardineras alrededor del montículo

Sin embargo, el desplante de las zapatas para la cimentación aun no empieza, aunque “los trabajos no están totalmente suspendidos, se están haciendo los muestres, los estudios topográficos y las inyecciones de concreto en donde se desplantarán”, comentó el arquitecto Gerardo Zaragoza de los Ríos, coordinador de las obras de terracerías

El perito y responsable total de la obra, el arquitecto Víctor López Salazar, declaró: “Sólo le bajamos al ritmo de los trabajos, pero el santuario sí estará concluido en octubre conforme al compromiso y a los ritmos de construcción que llevamos”

Antes, Zaragoza, había dicho que gran parte de la obra se hará con materiales prefabricados y modulares, por lo que, dijo, “estamos en tiempo y forma”

El padre Partida Núñez había dicho que no sabía si la suspensión sería temporal “Si nos quedamos solos los mexicanos y no se consiguen los patrocinios de fundaciones extranjeras, como está la promesa, entonces podríamos tardarnos 20 o 30 años en terminarlo y, a la mejor, por andar ateniéndonos no hemos podido avanzar”, lamentó Por eso el rector Sánchez Barba se encuentra de viaje por Europa en busca de apoyos económicos, agregó

La obra habría arrancado a fines de 1999; incluso, en una concurrida ceremonia a la que asistió el gobernador de entonces, Alberto Cárdenas Jiménez, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez colocó la primera piedra el 25 de octubre en el Cerro del Cuatro, a unos dos kilómetros del Cerro del Tesoro; pero resultó que los terrenos que habían sido donados por unos particulares estaban en litigio con ejidatarios y una comunidad indígena, por lo que la primera piedra tuvo que trasladarse, casi un año después, al lugar donde ahora se trabaja, en esta ocasión, no sin la protesta de los vecinos de una exclusiva colonia que se sintieron perturbados en su tranquilidad y en su entorno ecológico

El santuario estará dedicado a los 25 mártires originarios de Jalisco canonizados por Juan Pablo II en mayo de 2000 y que murieron antes y durante la Guerra Cristera

El templo y su área de construcción que incluye un convento adjunto, y en el futuro hasta un hotel, es un proyecto del arquitecto Manuel Gómez Vázquez Aldana y tendrá cupo para 20 mil personas cómodamente sentadas bajo una cúpula de 90 metros de diámetro y más de cien de altura Su costo ronda los 50 millones de dólares

Se financiará esencialmente con donaciones de las parroquias de la Diócesis, sobre todo de las más ricas y con aportaciones de varias fundaciones europeas que se comprometieron a dar fuertes sumas de dinero

Originalmente, el santuario fue proyectado por el arquitecto Federico González Gortázar pero de último momento no le gustó al rector Sánchez Barba y le encomendó otro proyecto al arquitecto José Manuel Gómez Vázquez Aldana, quien, en esencia, mantuvo los mismos elementos iniciales, tanto en espacio interior como en el exterior y la altura, y que será visible desde muchos kilómetros alrededor

Algunos han criticado el proyectado templo con el argumento de que se pretende competir o aun estar sobre la mayor obra religiosa aquí construida, que es el templo de la iglesia La Luz del Mundo, nacida en esta ciudad hace más de medio siglo y extendida ya en muchos países

El Arzobispado ha respondido que el santuario cumple con sus propias necesidades, sobre todo de tener un espacio para grandes celebraciones como la ordenación de sacerdotes o congresos

Comentar este artículo