Marcos, en la mira de Zedillo

*Revela Max García el informe que le salvó la vida al subcomandante

Una vez identificado el subcomandante Marcos como Rafael Guillén Vicente, el 9 de febrero de 1995, el presidente Ernesto Zedillo decidió aniquilarlo, sin saber exactamente quién era, con la sola presunción de que era un guerrillero peligroso, relata Max García Appedole, quien en ese entonces fue llamado por la Secretaría de Gobernación para elaborar de urgencia un informe sobre la identidad del hombre que acabó con el mito de la paz social en México

“A mí me preocupó mucho saber que lo tenían rodeado El cuadro que yo veía era que lo iban a desaparecer El se había convertido en el símbolo de la derrota de un gobierno que estaba de rodillas y que, además, no sabía qué estaba pasando Al revelar la identidad del subcomandante, Zedillo quería demostrar que no era tibio, que era un hombre de acción Vio en esto un golpe de timón para demostrar su constancia y patriotismo”, revela

Con su informe, García Appedole demostró que el expresidente iba a matar a un hombre pensante, a un pacifista en el fondo, a “un intelectual que estaba cansado, molesto, por la injusticia que hay en México, en especial con los indígenas, y no a una persona irracional, dispuesta a entrar en una acción militar, a poner a todo México en la vorágine guerrillera”

Convenció al entonces secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, de que si se le eliminaba acabaría con la labor de contención que había realizado Marcos, intencionalmente o no, entre los grupos radicales de izquierda que existen en México, los cuales se sienten desahogados con el movimiento, mientras él mantiene la vía negociadora

El subcomandante, dice, “tiene capturada a la izquierda, a la iglesia y a los intelectuales Los ha manipulado de una manera magistral Si quitan a Rafael Guillén, los grupos radicales de izquierda, los rudos, tomarían el movimiento A la violencia responderían con violencia Empezarían los atentados terroristas, los secuestros y las actividades beligerantes Entraríamos en una espiral muy peligrosa, en la que podríamos llegar a situaciones muy graves, porque no sólo existe malestar en Chiapas, sino en muchos lugares de México”

En los archivos históricos de la Comisión Nacional de Intermediación (Conai), que se dieron a conocer el pasado 10 de julio, aparece un documento que revela la sorpresa y el temor que provocó Moctezuma, el anuncio de la identificación del subcomandante Marcos y las órdenes de aprehensión en contra de los integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), hecha por el presidente Ernesto Zedillo el 9 de febrero de 1995

En reunión privada, Esteban Moctezuma confió a gente cercana al obispo Samuel Ruiz que el presidente Zedillo no lo tomó en cuenta en la decisión del gobierno mexicano de lanzar una ofensiva policiaco-miltar en contra de los zapatistas, porque “si yo (la) he sabido, yo la paro”

Su reacción inmediata fue renunciar, pero rectificó porque pensó que podía parar las hostilidades –”chingaderas”, dijo textualmente—y “otros ya no podrían, ya no, porque entrarían sobre la base de que eso es imparable El tiempo está a favor de los duros”

La investigación de García Appedole

A Max García Appedole le fue relativamente fácil identificar al subcomandante Marcos porque simple y sencillamente fue su compañero de banca en el Instituto Cultural Tampico, de jesuitas, donde cursaron la secundaria y la preparatoria

García Appedole es hoy empresario y político Desde el PRI, contendió como precandidato de este partido a la presidencia municipal de Tampico, Tamaulipas en el 2001 Asegura que, a través de personas cercanas al presidente Vicente Fox, se le propuso ser el negociador de la paz en Chiapas, pero no aceptó porque consideró que el subcomandante ya ganó otra vez, como en los gobiernos de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo

“El presidente Fox dijo que iba a arreglar el conflicto chiapaneco en quince minutos Vamos a ver terminar este sexenio y vamos a escuchar a Rafael Guillén decir: ¿que les parecieron sus quince minutos?”

En entrevista, refiere que luego de que un grupo de chiapanecos se levantó en armas en 1994 –hecho que le pareció fuera de tiempo—, y al leer el manifiesto zapatista, se dio cuenta de que el texto ya lo conocía Supo que era un tema hecho por su amigo Rafael Guillén Vicente, con el que participó en un concurso escolar de literatura

“Fue un magnífico estudiante, muy competitivo Estudiábamos juntos, hacíamos las tareas juntos, casi todos los días Fuimos vecinos de banca, muy buenos amigos Nos gustaban muchas cosas, tenemos muchas afinidades en cuanto a literatura, poesía, oratoria, escritura, teatro y desarrollo social”

Recuerda que a los 17 años de edad, le dijo: “Me voy a iniciar una revolución para tomar el poder”

Asegura que no sabía que él fuera el subcomandante “Yo sabía que el que hizo el manifiesto era un amigo mío Después me entero que el que lo escribió era él mismo; pues concluí que era él”

En su círculo de amistades –dueños de bancos y de empresas y personajes de la política–, comentó que conocía al subcomandante La prueba de que no le creían era que nadie le preguntaba su nombre

Pero después A finales de 1994, el comandante zapatista Salvador Morales Garibay delató la identidad del subcomandante Marcos Luis Maldonado, entonces subsecretario de Gobernación, llamó a su amigo Max García Appedole para mostrarle fotografías de Rafael Guillén, pero no lo pudo reconocer porque tenía muchos años sin verlo, aunque estaba seguro de que era su compañero de clases Maldonado le pidió desarrollar una investigación y análisis con el propósito de documentar su hipótesis de manera contundente

La sorpresa que se llevó Max García fue que no había, oficialmente, ninguna información sobre el subcomandante Seguridad Nacional estaba perdida

El 9 de febrero de 1995, luego de que el presidente Zedillo reveló la identidad de Marcos, el subsecretario Maldonado lo buscó con urgencia para que apresurara su investigación y supieran qué estaba sucediendo García Appedole decidió colaborar con rapidez, porque percibió que el gobierno de Zedillo iba a eliminar a su amigo Guillén Vicente

Realizó un trabajo arduo en el que definió la personalidad de Rafael, sus amigos y su familia Fue el primero que esbozó una tesis sobre las raíces del movimiento zapatista, sus vínculos con grupos guerrilleros históricos, la participación del obispo Samuel Ruiz y sus fuentes ideológicas

No considera haberlo delatado, porque su propósito era defenderlo, cuando se hizo público su nombre

“Yo creo que hice lo correcto No nada más porque estaba defendiendo a un amigo, sino porque en la práctica esa era la decisión que el país necesitaba Tu no matas a los líderes de tus enemigos Esa es una actitud de simios La actitud inteligente es negociar Si matas a los líderes de tus adversarios, antagónicos tuyos, ¿con quien firmas la paz?”

El EZLN, “movimiento armado del salinismo”

García Appedole tuvo la colaboración decisiva de su amigo Edén Pastora, su amigo y socio en un negocio que comercializa pescado, quien fue el Comandante Cero de la guerrilla nicaragüense contra el dictador Anastasio Somoza Pastora fue traido de urgencia a México A partir de su experiencia y conocimientos, concluyó que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) no era “una verdadera organización militar”, ni parecida a la organización sandinista ni otra que lo sustituya

Proceso cuenta con una copia del texto de respuestas que dio Edén Pastora a una serie de preguntas que se le formularon sobre el EZLN Pastora consideró que la ocupación militar de cuatro ciudades chiapanecas de manera simultánea no fue una acción militar, sino una acción propagandística Observó falta de oficio y estrategia militar Dijo que un punto desfavorable del EZLN es que no tiene retaguardia y que el ejército mexicano lo puede destruir y eliminar fácilmente

“Carecen de retaguardia Tiro que hagan no lo pueden reponer (Si se le quiere eliminar) hay que aislarlos para que mueran de hambre, enfermedades y soledad El ejército debe correr a la prensa, todos los periodistas son proclives al zapatismo, hay que declarar Zona Militar y que no entre nadie”

Sobre el papel de “Marcos”, señaló que era obvio que no contaba con una formación militar, ya que las municiones que cargaba en sus cananas no coincidían con las armas que portaba “Supongo que fue seleccionado por su gran capacidad de comunicación y propaganda, es un clásico intelectual dirigiendo un movimiento político-militar”

Reveló que durante la estancia de “Marcos” en Nicaragua, éste no realizó ninguna actividad de tipo militar, sino que participó en la organización de cooperativas con los campesinos, ayudando con servicios de salud y actividades sociales

Se le hizo la pregunta clave:
–¿Qué sucedería si muere Marcos?
–Se puede escapar de control el movimiento La izquierda puede pasar de estar manipulada a dirigir el movimiento y que se establezca una dinámica sin control, contestó

Pastora sostuvo la tesis de que el EZLN “es el movimiento armado del Salinismo” Fundó su dicho en que el subcomandante no tenía la fuerza para llevar, militarmente, un movimiento revolucionario Consideró que las armas del EZLN –de tipo soviético y americano— provenían de Nicaragua, así como sus uniformes (pantalón verde olivo y camisa café, idénticos al de las milicias sandinistas, conocidos como “Chocolitas”) Estimó que en virtud de su cantidad y costo, y del control estricto y minucioso sobre las armas, su traslado a Chiapas debió requerir de un consentimiento al más alto nivel, tanto en Nicaragua como en México

Aventuró la hipótesis de que Salinas recibió la ayuda de su “íntimo amigo y biógrafo Tomás Borge, una persona maquiavélica, conspirador por naturaleza”

A su modo de ver, el único beneficiado con el movimiento zapatista fue el PRI, “ya que en las elecciones para presidente de la República, mucha gente votó por ese partido, que además utilizó en su campaña el lema ‘Voto por la Paz’”

Salinas, percibió Edén Pastora, quería perpetuarse en Los Pinos
“La forma como ejerció el poder hasta el último día y se impuso en la designación del gabinete; sus acciones que rompieron con las reglas del sistema, al grado de hablar para criticar y culpar al gobierno de Zedillo de la situación económica conocida como el ‘Error de diciembre’, a escasos días de iniciado el nuevo gobierno, me indica que Carlos Salinas de Gortari tenía interés en conservar el poder”

–¿Qué opina del gobierno de Zedillo? Se le preguntó entonces a Pastora
— Siento en México un vacío de poder No veo fortaleza política en Zedillo Tengo la sensación de que no hay presidente Hay que fortalecer y consolidar al presidente Es obvio que el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu rompe con el esquema planteado por el expresidente Salinas y que a partir de ahí todo se reduce a una lucha entre Salinas y Zedillo por el poder en México

Otro detalle interesante que observó Edén Pastora es que al principio del conflicto, el subcomandante Marcos “aparecía como debajo de una autoridad y me dejaba la sensación de que lo consultaba todo Cosa muy distinta a la que aprecio ahora, en que él manda a otros a negociar, dándome la impresión de que es él quien resuelve y por eso no acude más”

García Appedole elaboró, entre otros documentos, un perfil psicológico del subcomandante Entre otras cosas, señaló:

“No se puede discutir con él (De estudiante) tenía el monopolio de la razón, imponía su criterio y se molestaba No sabe perder, se encoleriza y entra en ostracismo Es de convicciones sociales muy firmes y reales, no es sobornable Muy introvertido y solitario, siempre y cuando no tome la palabra Fantasioso en exceso Suspicaz, desconfiado, mentiroso y receptivo La trampa sólo es legítima cuando es útil para lograr sus objetivos mesiánicos No acepta errores, él nunca los comete, se siente predestinado Le gusta la historia, es muy culto Utiliza imperativos, habla en tercera persona de sí mismo No respeta al sistema, ni a sus instituciones, se burla de todo lo que represente autoridad Es irónico, todo lo critica Sus alter-egos son el Che Guevara, Fidel Castro, Carlos Marx, Edén Pastora, el sacerdote jesuita Gonzalo García Verea y Alfonso Guillén (su padre)”

Una vez concluida la investigación, García Appedole y el subsecretario de Gobernación, Luis Maldonado, hablaron con Moctezuma, al que le expusieron todos los puntos de vista, con base en el análisis documentado de los hechos reales

Moctezuma, a su vez, convenció al presidente Zedillo de que no debía matar al subcomandante, porque iban a entrar en una espiral delictiva, guerrillera, beligerante, inevitable Quitarlo a él, era lo único que contenía que esto sucediera

La labor de persuasión funcionó El Ejército Mexicano ya tenía cercado a Marcos en la selva pero lo dejó ir En su huida, el subcomandante dejó en una cabaña sus pertenencias: computadora, libros, discos, efectos personales y… su pipa

Después vinieron las negociaciones Con las recomendaciones de García Appedole, el subsecretario Maldonado se fue a negociar en secreto con Rafael Guillén a la selva Luego de algunos estiras y aflojas, determinaron los términos en que se realizarían las negociaciones, a través del comisionado para la paz en Chiapas, Marco Antonio Bernal, y que dieron lugar a los Acuerdos de San Andrés Larráinzar

Encuentro en Tampico

Pasó el tiempo García Appedole organizó en Tampico una cena a Esteban Moctezuma para promover su candidatura a Senador Invitó a la clase política de la entidad, incluyendo a Mercedes Guillén (a quien llaman Paloma), hermana del subcomandante, lideresa entonces del Congreso local y actual secretaria de Gobierno de Tamaulipas, en la administración de Tomás Yarrington Todo mundo saludó con afecto a Moctezuma, menos ella, quien se mantuvo seria todo el tiempo

Moctezuma comentó a García Appedole:
–¿Ella no sabe quién le salvó la vida a su hermano?
–Yo creo que no, contestó el anfitrión
–¿Tú sabes quién le salvó la vida?
–Bueno, yo se quien convenció al que le salvó la vida

Los dos rieron de buena gana
Poco tiempo después, refiere García Appedole, Paloma Guillén le dijo que se había enterado, por gente de muy alto nivel, de lo que realmente había sucedido para salvarle la vida a su hermano

El siguiente encuentro con Esteban Moctezuma, fue más afectuosa al saludarlo

Comentar este artículo