Acusación por despojo y fraude

Una denuncia penal y otra civil contra el arzobispo Norberto Rivera y el rector de la Basílica, Diego Monroy, relacionadas con la comercialización ilegal de la imagen de la guadalupana, están revelando la verdadera cara de los máximos jerarcas de la Iglesia católica Incluso, ambos ya fueron citados por un juez a declarar, pero no se presentaron a la diligencia
Voy a llegar hasta las últimas consecuencias Obligaré al cardenal Norberto Rivera a decir la verdad ante los tribunales judiciales No le queda otra salida”, amenaza el impresor Othón Corona Sánchez, principal afectado por la comercialización de la imagen guadalupana que, dice, sigue realizando la Basílica de Guadalupe a través de la empresa estadunidense Viotran
Agrega, enfático: “La soberbia y la desmedida ambición del cardenal, así como la del rector que impuso en la basílica, Diego Monroy, me orillaron a recurrir a las instancias judiciales ¡Me robaron! ¡Me engañaron! Y aparte le están mintiendo a todo el pueblo de México Ahora sólo muerto podrán detenerme”
El impresor hizo la imagen digitalizada de la guadalupana y de San Juan Diego También diseñó el logotipo de la última visita del Papa a México Tiene un contrato que lo beneficia por la venta de sus impresos Sin embargo, hoy está irritado porque ambos prelados vendieron a la trasnacional Viotran, por 125 millones de dólares y en “exclusividad”, los “derechos de propiedad” de estas imágenes, ignorando así el contrato pactado con él (Proceso 1371 y 1372)
Prosigue Othón Corona: “Ahora, el cardenal Rivera y Diego Monroy lo están negando todo Incluso caen en contradicciones que han hecho públicas; aquel dice que jamás se vendieron los derechos de propiedad de la imagen guadalupana, y éste reconoce que sí se vendieron, sólo que por un corto período
“Ya no saben qué hacer Piensan que sus delitos van a quedar impunes sólo porque son sacerdotes Aparte de ladrones, resultaron ser unos mentirosos Ellos y Viotran todavía siguen lucrando ilegalmente con la imagen de la Virgen Tengo todas las pruebas”
—¿Qué tipo de pruebas?
El impresor pone sobre el escritorio una serie de artículos religiosos con sus respectivas facturas Luego responde:
“Mire, estoy comprando estampas, veladoras, plumas, medallas, llaveros Todas traen imágenes sacadas de mis archivos digitalizados Se siguen vendiendo en los templos, en varios establecimientos comerciales de México y seguramente del extranjero Traen como etiqueta a la Virgen Aparte, me he puesto en contacto con algunos fabricantes de estos productos que continúan dando comisión a Viotran Esto se llama piratería En Tepito ya se hubiera hecho un operativo de decomiso”
—El rector Monroy fue quien vendió los derechos a Viotran ¿Por qué acusa también al cardenal Rivera?
—Porque de él depende directamente la Basílica Es más, en agosto del año pasado, yo personalmente le informé al cardenal que se ignoró mi contrato con la Basílica, un contrato que se hizo por recomendación suya También le dije que el rector había vendido a Viotran la exclusividad para explotar la sagrada imagen El cardenal me comentó que ignoraba lo del contrato con la trasnacional Supe que le llamó la atención al rector
“Sin embargo, el cardenal después no hizo nada Más bien se dedicó a negar los hechos y a mentir Todo esto resulta muy extraño, puesto que yo fui testigo cuando el rector Monroy le presentó al cardenal a la representante en México de Viotran, María Teresa Herrera Este encuentro fue en la sede del Episcopado Mexicano, poco antes de la visita que, en julio, realizó el Papa a México
“Es raro que el Episcopado, que también tiene injerencia en la Basílica, tampoco haya hecho nada Monroy sigue enriqueciéndose impunemente en el cargo El Vaticano también permanece pasivo, a pesar del posible delito canónico de simonía Tal vez estén coludidos porque hay multimillonarias tajadas de por medio No lo sé Por lo menos, el cardenal es responsable de omisión y negligencia La verdad saldrá a relucir en los tribunales”
—¿Hay posibilidades de que, incluso, el cardenal y el rector sean llevados a la cárcel?
—No lo sé Eso no depende de mí, sino de las autoridades Mis abogados y yo nos estamos limitando en este momento a entregar todas las pruebas Será el Ministerio Público el que califique los actos delictivos Ya se verá si son puestos tras las rejas
Othón Corona es entrevistado precisamente en el despacho de sus abogados, Consultoría Jurídica Empresarial, situado en lo alto de un moderno edificio enclavado a las faldas del Ajusco Carlos Ruz, Guillermo y Rodrigo Cruz Rico —los tres abogados— están atentos a la charla procurando que su cliente no haga comentarios que puedan entorpecer la cuidadosa estrategia legal que han planeado
“Nos estamos enfrentando con tipos maquiavélicos de la peor ralea, que además se mueven en las altas esferas políticas y sociales De ahí que seamos muy cuidadosos con lo que decimos a la prensa, para que sus abogados no nos cierren algunas puertas”, comenta Carlos Ruz
Los citatorios
Hasta el momento, y en un hecho inusitado en la historia reciente del país, los abogados del impresor lograron que el Juzgado 27 de lo civil, por vía de la “jurisdicción voluntaria”, citara a comparecer al rector Diego Monroy y al cardenal Rivera Carrera, considerado como probable sucesor del Papa Juan Pablo II Los citatorios fueron publicados en el Boletín Judicial número 49, fechado el 12 de marzo
La solicitud que hizo Othón Corona ante el juzgado para que compareciera el papable, dice textualmente después de narrar los hechos:
A pesar de lo anterior, el C Norberto Rivera Carrera ha sido omiso en ese sentido, probablemente incurriendo en negligencia y posible encubrimiento de las autoridades eclesiásticas subordinadas que vienen realizando la comercialización de imágenes
De esta manera, los actuarios del Juzgado 27 acudieron a la Basílica de Guadalupe y a las oficinas del arzobispado —ubicadas en Durango 90, de la colonia Roma— para entregar los citatorios a los prelados A Rivera Carrera le dieron siete días de plazo para “rendición de cuentas” Y 15 días a Diego Monroy Sin embargo, el plazo se venció y ninguno acudió al juzgado
Ante este desdén, dice el abogado Carlos Ruz: “Se entiende que un gran defraudador o un pillo consumado no acuda a este tipo de rendición de cuentas Pero es incomprensible que lo hagan personas que tienen una investidura sacerdotal y que predican la moral ¿Por qué no se presentaron ante el juez? Creo que lo hicieron por soberbia y porque sienten que su investidura está por encima de las leyes humanas
“Dentro de nuestra estrategia legal, no importa que no hayan asistido Finalmente estos citatorios fueron un acto preparatorio de índole civil Nos servirá para que, en un futuro, el cardenal y el rector no puedan argumentar que desconocían la situación Esto nos sirvió para medir fuerzas y poder recurrir a otras instancias”
Los abogados revelan que abrieron dos procesos, uno en la esfera civil y otro en la penal Actualmente, en la penal están “allegándose todos los elementos” para ponerlos a consideración tanto del Ministerio Público Federal como del Fuero Común, puesto que, dicen, “las conductas” de los prelados competen al ámbito de estas dos instancias
En sus pesquisas han descubierto, por ejemplo, a varias empresas productoras de artículos religiosos que utilizan, ilegalmente, el logotipo de la visita papal, creado por Othón Corona pero comercializado por Viotran Entre estas empresas figuran Will & Baumer de México e Industria San Juan Diego
Y muchos de los productos en el mercado incluyen aún los llamados “certificados de bendición”, mediante los que se avala que Diego Monroy o Rivera Carrera los bendijeron, según se pactó en el contrato con Viotran (Proceso 1371) Inclusive, en algunos comercios que venden carteles de San Juan Diego se anima a los consumidores a comprarlos con una foto en la que aparece el Papa Juan Pablo II bendiciendo la imagen oficial del santo, hecha por el impresor
—¿Habrá un operativo para decomisar estos productos piratas? —se pregunta a los abogados
Responde Guillermo Cruz: “Al igual que en la industria fonográfica y de videocintas, aquí también se está cayendo en lo que coloquialmente se conoce como piratería, que obviamente es un delito Sin embargo, no está en nuestras manos determinar si habrá o no decomisos Eso lo determinará el Ministerio Público en su momento, como también calificará otros delitos Nosotros sólo exponemos los hechos”
—¿Qué irregularidades perciben en los actos del cardenal y del rector?
—No respetaron la obra artística de nuestro cliente, sus derechos de autor, protegidos por la legislación penal Hay también un incumplimiento del contrato que éste pactó con la Basílica Y bueno, una asociación religiosa como la Basílica no puede ser una empresa de índole mercantil Esto último trae por consecuencia una situación fiscal que va en perjuicio del Estado
—¿Evasión fiscal?
—Sí Ese tipo de evasión Porque estos señores, a través de una asociación religiosa, reciben ingresos comerciales sin pagar impuestos al fisco
—¿En México existe el fuero eclesiástico? ¿Pueden ellos recurrir a ese fuero?
—¡No! ¡No! Nuestras leyes no establecen ese fuero ¡Para nada! Ellos, como usted y como yo, no tienen patente de corso para hacer y deshacer No son como los diputados o senadores que están investidos de fuero para no ser perturbados en sus funciones De manera que tendrán que rendir cuentas
Los abogados indican que utilizarán incluso las declaraciones que han hecho a la televisión tanto Diego Monroy como María Teresa Herrera, en las que aceptan ser responsables de comercializar los artículos religiosos
“Diego Monroy declaró a Televisa que, efectivamente, vendió a Viotran los derechos de la imagen guadalupana Mientras que la señora Herrera, en una entrevista con Univisión, reconoció abiertamente que para ella es un excelente negocio que no va a dejar, pues tiene derecho a ganar dinero Tenemos grabadas estas declaraciones Para nosotros representan medios de prueba que vamos a utilizar”, dice el abogado Rodrigo Cruz
Aseguran que, aparte del cardenal y del rector, tendrán que presentarse ante el Ministerio Público todos los demás implicados, entre los que señalan a varios empleados de la Basílica, como Erick Hernández González, contador del santuario; Héctor Bustamante, secretario particular del rector; y hasta el abogado de la Basílica, José Dueñas Mejía
Las contradicciones
Otro dolor de cabeza para el papable mexicano es la denuncia que, por su lado, presentó la asociación civil Cronopolis ante la Procuraduría General de la República Dedicada a defender los bienes nacionales, Cronopolis sostiene que la imagen guadalupana es un “bien nacional” que no puede ser vendido por un “particular”, por lo que ya se abrió la averiguación previa número 40/FESPLE/2003 para investigar los “presuntos hechos delictivos”
En medio de estas impugnaciones, corren rumores de que la remoción de Monroy es inminente
Por lo pronto, Norberto Rivera acaba de quitar a su encargado de comunicación social, Alfonso Navarro, quien, al inicio del escándalo, emitió un comunicado en el que señalaba que el acuerdo con Viotran era sólo un “contrato-proyecto” que fue nulificado, por lo que la información difundida por Proceso era “absolutamente falsa”
Othón Corona supone que la remoción de Navarro tiene que ver con el mal manejo que, ante los medios, se hizo del asunto:
“La arquidiócesis cayó en varias contradicciones Llegó al extremo de entregar a los medios una supuesta nulificación del contrato con Viotran, un documento totalmente falso Sus argumentos no fueron convincentes Creo que a Navarro le echaron la culpa de todo Pero él no podía tapar el sol con un dedo Era imposible que pudiera encubrir los ilícitos de sus superiores”

Comentar este artículo