Los Lacandones de Montes Azules, amenaza real para otros indígenas: Salazar

Tuxtla Gutiérrez, Chis (apro)- El gobernador Pablo Salazar afirmó que los lacandones son una “amenaza real” para el resto de las comunidades indígenas asentadas en la reserva de Montes Azules y que se resisten a abandonar ese territorio
En el marco de la celebración del 114 aniversario de la Batalla de Puebla, Salazar sostuvo que ya se le propuso a los lacandones — en realidad son mayas–caribes, pues los verdaderos desaparecieron hace cientos de años–, una tregua, pero éstos decidirán el si o el no a esa petición gubernamental en una próxima reunión que efectuarán este miércoles 7 de mayo
Ese mismo día, los indígenas lacandones se han propuesto como fecha para reanudar el proceso de “desalojo forzoso” contra decenas de comunidades indígenas choles, tzeltales y tzotziles, la mayoría comunidades prozapatistas que se encuentran de manera irregular en Montes Azules, corazón de la selva Lacandona
Sobre el emplazamiento que los líderes lacandones impusieron a los habitantes de los núcleos poblacionales que habitan en las más de 600 mil hectáreas de tierra dicen les pertenecen, el mandatario estatal señaló que se está dialogando con éstos desde hace varias semanas
“Ellos tienen una cita conmigo (), nosotros les pedimos que no realizaran ningún acto de fuerza hasta que platiquemos y eso lo vamos hacer el día 7”, corroboró el mandatario estatal
Pablo Salazar reconoció en la postura de los lacandones contra el resto de los habitantes de la reserva, “es una amenaza real” contra grupos que están haciendo algunas ocupaciones en la región
“La postura de las autoridades estatales –explicó–, es que se va a reconocer sólo a aquellas poblaciones que aún estando en la reserva, tienen documentos agrarios que justifiquen su posesión A los grupos recientes, a los nuevos que no tengan ningún sustento legal ni antecedente agrario, vamos a entrar con ellos en una etapa de negociación para que salgan voluntariamente, esos son los que se asentaron hace pocos meses”
–Los núcleos poblacionales que han sufrido intentos de desalojo por los lacandones ya han interpuesto demandas penales por la quema de varias viviendas en el poblado El Paraíso, ¿se va a actuar?
–Hay una serie de demandas mutuas, ahí en la región, tenemos una mesa agrario–ambiental que permanentemente funciona y que ha logrado distender esa región
–Entonces se descarta también actos de fuerza del gobierno para desalojar a los presuntos invasores
–Bueno, nosotros esperamos, yo quisiera que entiendan que hay zonas especialmente sensibles a donde cualquiera de los gobiernos (federal y estatal) que actúe, puede reincendiar una mecha que nadie quiere incendiar ahí Entonces tenemos que ser muy cautos, eso no quiere decir que habrá impunidad, que habrá desorden o que haya zonas de ingobernabilidad En algunos hay, de alguna manera, mayor cautela en el tratamiento de los problemas y eso es lo que está ocurriendo ahí, en esa región
Desde abril pasado los integrantes de la etnia lacandona –quienes se autonombran los “auténticos descendientes de los mayas”, y pretenden beneficiarse de un decreto presidencial de 1971 que les otorga la custodia de 614 mil hectáreas de selva– iniciaron el proceso de desalojo de unos 37 núcleos indígenas que se ubican en esa región, algunos de los cuales tiene más de 30 años de permanencia
A la fecha, los lacandones que conforman no más de 60 familias que habitan las comunidades de Frontera Corozal, Nueva Palestina, Lacanjá, Najá y Metzaboc; han incursionado de forma violenta en los poblados Nuevo San Isidro y Nuevo san Pablo También en el lugar llamado El Paraíso, donde incluso quemaron más de una docena de viviendas
De forma abierta y bajo el apoyo de dependencias como la Profepa y Semarnat –cuyos funcionarios los han acompañado en algunas de estas incursiones– los lacandones emplazaron para que a más tardar el próximo 7 de mayo, los poblados que se encuentran dentro de la reserva Montes Azules, inicien su desocupación 05/05/03

Comentar este artículo