Tras los restos de Juan Diego

* La investigadora Asunción García Samper asegura haber descubierto el lugar donde está enterrado el indígena
México, D F, 8 de agosto (apro)- La antropóloga Asunción García Samper, investigadora de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), dará a conocer en breve el sitio exacto donde, dijo, se encuentran los restos del indio Juan Diego
En entrevista telefónica con apro, la autora del libro “Juan Diego El mensajero indígena de la Virgen de Guadalupe” (Centro de Estudios Mesoamericanos AC, 2002), junto con la historiadora Rossana Enríquez Argüello, explicó que hace años el exabad de la Basílica de Guadalupe, Guillermo Schulenburg, mandó excavar en la cuarta y tercera capillas de indios, pero nunca encontraron los restos, porque “obviamente no se encuentra bajo tierra”
Según la investigadora, el indio –canonizado por Juan Pablo II el 31 de julio de 2002– falleció en la Capilla de Indios en 1546 a la edad de 74 años, pero que sus restos se cambiaron de lugar en la época cristera
Narró que a través de testigos que estuvieron presentes cuando los restos fueron cambiados, así como de un acta notarial y otros documentos, han identificado el lugar donde ahora se localizan no sólo los restos del santo, sino también los de su esposa María Lucía y su tío Juan Bernardino
“Estamos haciendo la segunda parte de la investigación, que es comprobar a través de toda la cuestión documental dónde se localizan los restos Si los sacan o estudian competerá a otras direcciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH): Arqueología, Antropología Física y Monumentos Históricos; a nosotros ya no nos compete”, aclaró
Dijo también que no puede adelantar dónde están exactamente los restos, sino hasta que concluya el estudio, pero que no tardará en notificarlo a través de alguna publicación o en la misma BNAH, donde realiza el trabajo:
“Vamos a documentar probando que los restos realmente corresponden a él”
–¿Cómo fueron a dar a la Villa de Guadalupe?
–Él murió en la Capilla de Indios, ahí tenía un pequeño cuartito que le mandaron a construir los de Santa Clara Coatitla, ahí en Ecatepec Vivió ahí limpiando la capillita, el Nican Motecpana lo informa así
Aseguró que primero murió su tío en Tolteplac, donde se afirma fue la quinta aparición de la Virgen de Guadalupe, y lo enterraron en la primera Capilla de Indios Al morir Juan Diego sucedió igual Al construirse la segunda capilla se trasladaron a ella los restos, pero posteriormente pasaron a la antigua Basílica de Guadalupe:
“En los años de 1919 o 1922 hubo un bombazo dentro de la Basílica y cambiaron el entierro a la misma Capilla de Indias, pero esto lo informaremos cuando tengamos completo el estudio fundamentado y se los haremos llegar”
–¿Falleció con el reconocimiento de que fue la persona a quien se le apareció la Virgen?
–Exactamente Si nos metemos en las cuestiones religiosas, él tenía ya una veneración de la gente, lo reconocían, tanto que en la actualidad con uno de los documentos que nosotros trabajamos que es la tradición oral, mucha gente del pueblo de Tolteplac, a través de sus abuelos y tatarabuelos ha llegado a esa veneración que se le tenía en la época en la que vivió
“Mucha gente lo iba a ver, incluso españoles que iban a visitar la Capilla de Indios para pedir un milagro, se encontraban ahí con Juan Diego que era terciario e iba vestido de franciscano y se ocupaba de cuidar la capilla y a la Virgen”
García Samper está convencida de la existencia de Juan Diego y de que fue nieto de Nezahualcóyotl Entre los documentos en los que basa su estudio se encuentra un códice que muestra un plano en el cual aparece el indio repartiendo sus propiedades
“Nos interesó mucho demostrar con estos documentos que el personaje realmente había existido, que no es nada más un cuento Empezamos a indagar y a hacer toda la genealogía y encontramos muchos documentos que apoyan la evidencia histórica de Juan Diego”, explicó
Fotocopia de esos 900 documentos que han encontrado fue lo que monseñor Enrique Salazar llevó al Papa Juan Pablo II en el año 2001 para apoyar la canonización
–¿Hay posibilidad de que los documentos se refieran a un Juan Diego homónimo y no al de las apariciones?
–Hemos encontrado documentos con homónimos; pero éstos se refieren al vidente del Tepeyac Este es un estudio muy complicado que nos llevó a lo largo de cuatro años a estar en varios archivos e ir desechando documentos, incluso del siglo XVI, que son falsos, con un criterio que se llama de verdad crítica, pudimos desechar lo que no es válido y contar con lo que sí
–¿El demostrar que Juan Diego existe, significa que como investigadora avala la aparición de la Virgen?
–Nosotros avalamos la existencia de Juan Diego, obviamente que sin él no hubo milagro, pero llegamos nada más a demostrar que Juan Diego existió, lo demás queda en manos de la Iglesia
–¿Sin la relación con la Virgen, Juan Diego tendría importancia histórica?
–Como personaje indígena de su tiempo, como personaje histórico, sí la tendría dentro de la historia local de Ecatepec y de la Villa de Guadalupe como un gobernante, pero realmente lo que le dio la importancia fue precisamente su relación con la Virgen de Guadalupe

Comentar este artículo