AJEDREZ: Para jugar mejor

México, D F, 8 de diciembre (apro)- Siempre que leo en los medios acerca de los nuevos prodigios del ajedrez, me pregunto lo mismo: ¿qué hacen estos pequeñines para jugar al nivel que juegan? Tenemos el caso de Karjakin, hasta donde sé, el gran maestro más joven de la historia, o bien, de Katerina Lahno, la cual tiene una fuerza sorprendente y una agresividad en el tablero notable
Son jugadores de un nivel extraordinario para su edad y es evidente que sus triunfos no son obra de la casualidad, sino de un trabajo constante en el tablero, amén de tener cualidades innatas para el juego ciencia
¿Qué nos queda entonces a nosotros, jugadores apasionados pero que no podemos, o no tenemos ya el tiempo, de dedicarnos en cuerpo y alma, además de que probablemente no hayamos nacido con estas capacidades inherentes para el ajedrez? ¿Se puede progresar y adquirir un nivel “decente”?, es decir, un nivel en el cual podamos enfrentar a todo género de jugadores y crear una que otra partida más o menos bien jugada, sin burdos errores y con cierta riqueza de planes En mi opinión, creo fervientemente que esto es posible, aunque claro, lleva tiempo y trabajo Nada en esta vida (y menos en el ajedrez) es fácil, pero con dedicación se pueden tener logros aparentemente imposibles para muchos de nosotros
En primera instancia debemos reconocer que el ajedrez no es sólo para los Garry o Vladímir que existen en el mundo (que son pocos, muy pocos) Todos podemos obtener placer en jugar y estudiar nuestro juego, aunque nuestro nivel sea muy bajo Guillermo González, un alumno aventajado de mi padre (que es guitarrista clásico), me decía un día que la guitarra no tenía que ser sólo para los guitarristas profesionales Si alguien rasga el instrumento y lo estudia una hora a la semana, pues qué mejor El hacer música le proporcionará placer y en el fondo esto es lo que cuenta Lo mismo pasa en el ajedrez y no debemos olvidar algo fundamental: es un juego y no debemos perder esta concepción
Y en el mismo tenor, Guillermo me dijo algo más: que desde que empezó a estudiar con mi padre (siendo Guillermo ya un guitarrista notable), se dio cuenta que la actitud ante el instrumento, que mi padre abordaba (y lo hace aún), es de una completa obsesión al instrumento Un frenesí por estudiar horas eternas practicando escalas y repitiendo una y otra vez las obras que se han de tocar ya en la sala de conciertos (incluso considerando que mi padre ya se ha retirado de esta actividad pública) En el ajedrez es igual
La obsesión por el juego es un detonante de las actividades relacionadas, como el ir a torneos, como el estudiar horas y horas partidas de otros, o bien jugar en la red Internet o incluso, con estos pequeños monstruos de software como Fritz o Shredder, que nos apabullan con su precisión fría y calculadora
Así, pienso que hay maneras de obtener un nivel razonable en ajedrez (claro, jamás llegará al del campeón del mundo), y que podrá el lector obtener gozo constante del juego He aquí los pasos a seguir:
Un estudio sistemático y cotidiano de la táctica ajedrecística Siendo un juego en donde se repiten las posiciones, es claro que hay patrones establecidos cuya práctica nos hacen reconocer posiciones para ganar o encontrar unas tablas con un recurso extraordinario
Szusza Polgar dice en relación con la pregunta de alguien de cómo mejorar su juego: “Sugiero que estudie tácticas del medio juego y técnicas del final Hay muchos libros con problemas de táctica de los cuales aprender Yo le diría que empiece con entre 10 y 20 ejercicios por día Estos pueden ser mate en 1 o 2 jugadas, o tácticas que involucran clavadas, dobles jaques, ataques al descubierto, etcétera En la medida que se convierta en mejor jugador y más eficiente, puede incrementar el estudio a entre 30 y 40 ejercicios por día Mientras más ejercicios resuelva (teniendo el tiempo, desde luego), mejor será”
Trabajo obsesivo en el tablero El GM Nigel Short, en su columna del Telegraph habla de las virtudes de la esclavitud, preguntándose: “¿Cómo se supone que se puedan producir obras de arquitectura monumental y además pensar filosóficamente si uno tiene que hacer las compras, limpiar la casa y cortar el césped?” Así, se necesita disponer de tiempo para el ajedrez Esto es sin duda fundamental Si sus obligaciones no le dan para más de un par de horas a la semana para nuestro juego, pues ni modo, pero no las desperdicie Cuántas veces vemos televisión por horas y al final solamente perdimos el tiempo Planee lo que va a estudiar y empiece sin más dilación
Estos son, en mi opinión, los dos puntos fundamentales Claro que se pueden desmenuzar en temas acerca de qué estudiar, qué partidas ver, cómo sacar provecho de la tecnología, la búsqueda de información (partidas ilustrativas modernas), etcétera De estos temas hablaremos en otra ocasión

Comentar este artículo